Tras la firma del cese bilateral, así amaneció uno de los mayores símbolos de la guerra en Antioquia
Leer

Tras la firma del cese bilateral, así amaneció uno de los mayores símbolos de la guerra en Antioquia

Juan David Ortíz Franco - Junio 24, 2016

Los soldados de la Brigada Móvil No. 18 del Ejército en Ituango retiraron las trincheras que rodeaban la base.

Compartir
En esta esquina del parque principal de Ituango funciona la base de la Brigada Móvil No. 18 del Ejército. Las trincheras que protegieron el sitio durante años fueron retiradas el jueves. Foto cortesía.

El edificio está en una esquina del parque principal de Ituango. Durante varios años fue la sede de una universidad. Algunos de quienes hoy son maestros de los colegios del pueblo se formaron en sus aulas. Después, cuando el Ejército se asentó de forma permanente en el municipio, se convirtió en una base militar.

Fue en 2003. Para entonces, la Fuerza Pública trataba de tomar el control de cientos de municipios en todo el país que durante la década anterior habían enfrentado los años más crudos de la guerra. Ituango fue uno de ellos, pero lo que vino después no fue precisamente tranquilidad.

Se volvieron paisaje los hostigamientos, los atentados, los asesinatos, también las capturas masivas de habitantes del pueblo señalados por las autoridades de ser colaboradores de las Farc. En la actualidad, el Registro Único Nacional de Víctimas tiene 14.555 personas identificadas como víctimas del conflicto armado en esa localidad del Norte de Antioquia que por poco supera los 20 mil habitantes.

Los hostigamientos contra las tropas del Ejército y la Policía asentadas en la cabecera urbana llevaron a algunos pobladores de Ituango a pedir que se ubicaran en sitios donde los enfrentamientos armados no pusieran en riesgo a la población civil. Comerciantes, campesinos, educadores y líderes sociales del municipio insistieron durante años en que el edificio que todavía ocupa la Brigada Móvil No. 18 del Ejército fuera devuelto a la comunidad.

En 2014, el Tribunal Administrativo de Antioquia falló a favor de quienes pedían el retiro de la base. Ese tribunal le dio un año al Ejército para ubicarse en otro lugar. Pero en marzo de 2015, el Consejo de Estado revocó esa sentencia. Argumentó que, si bien el temor de los pobladores de Ituango estaba justificado, “tan repudiable situación no es consecuencia directa de la presencia de la Brigada Móvil 18 en el casco urbano del Municipio, sino de la execrable situación del orden público que registra la zona”.

El desmonte de las trincheras

Por la guerra, la estigmatización y la persecución de actores armados legales e ilegales que han tenido que padecer los pobladores de Ituango, la imagen del jueves en la noche de un grupo de soldados levantando las trincheras que rodeaban esa base, tiene un profundo significado.

“Es un acto muy simbólico que refleja una ruptura en la historia del conflicto. Una ruptura entre quienes se entendían por las armas. Ahorita estamos muy expectantes por todo lo que pueda pasar, pero sabemos que será mejor de lo que teníamos. La Fuerza Pública ahora puede entrar a cumplir otra función en un municipio que necesita otro tipo de presencia institucional para la educación, la salud y el progreso”, dice Edwin Arias, un politólogo nacido en Ituango, que en las pasadas elecciones regionales fue candidato a la Asamblea de Antioquia.

“A mí lo que me sorprende no es tanto que quiten las trincheras, sino ver a los soldados sin todos esos aparejos y sin todo el equipo que tenían que cargar. Antes, si un soldado quería salir a comprar un Bon Bon Bum, tenían que hacer toda una operación militar para poder salir de esas trincheras”, agrega Arias.

Los soldados desmontaron las trincheras pocas horas después del anuncio de un acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo. Foto @SoyDeItuango

Por su parte, Ananías Manuel Vega, presidente de la Asociación de Campesinos de Ituango, dice que el retiro de esas barricadas demuestra que existe voluntad política de todas las partes para empezar a construir paz en ese territorio.

“En Ituango, que ha sido un municipio tan golpeado por el conflicto, esto muestra que vamos por buen camino y que nosotros como ituanguinos podemos empezar a respirar un ambiente de paz”, dice Vega.

Ante la noticia de que ese será uno de los 23 municipios del país donde estarán zonas veredales transitorias de normalización, es decir, los lugares donde se ubicarán las unidades de las Farc para el cese al fuego y la entrega de armas, el líder dijo que ese será un orgullo para su pueblo: “Como campesinos nos sentimos muy contentos y muy orgullosos de que Ituango aporte para que empecemos a traer paz con justicia social”.