‘No habrá un país diferente sin involucrarnos en la política’
Leer

‘No habrá un país diferente sin involucrarnos en la política’

Staff ¡Pacifista! - Junio 6, 2016

Los acuerdos de paz proponen aumentar la participación, pero no será de mayor utilidad si los ciudadanos no lo hacen con entusiasmo y compromiso.

Compartir

Columnista: Rodrigo Sandoval

Tuve una conversación que inspiró esta columna. Empezó con la pregunta de por qué había dejado de trabajar en el Congreso y resultó en la retahíla que ya me sé de memoria: es que allá no se hace nada. Error, se hace un montón. Mi trabajo empezaba cerca de las 6:00 de la mañana y terminaba alrededor de la medianoche. En todo ese tiempo teníamos que repartir nuestro tiempo entre atender a la ciudadanía, hacer negociaciones, buscar aliados, construir consensos, investigar y ser innovadores. El trabajo soñado por la cantidad de oportunidades que había para cambiar este país.

La desconexión entre la percepción y la realidad no es gratuita. El principio de la democracia representativa se explica de manera resumida así: la soberanía reside en el pueblo pero como somos tantos, se la damos temporalmente a unos representantes; estos están obligados a hacer lo que nosotros, a través del voto, les encomendemos y, si no cumplen, debemos quejarnos y en últimas quitarlos de allí. Esto no es tan claro, la mayoría de la gente en el país vota y después ni siquiera se acuerda por quién lo hizo, mucho menos se preocupa por pedirle cuentas o hacer valer sus intereses como votante.

Entonces la queja de que los congresistas no hacen nada debería venir acompañada de una queja al ciudadano que no se involucra y no hace control social a la función de los políticos. Podríamos modificar nuestro obsoleto sistema electoral y cambiar a todos los políticos. Si los ciudadanos no asumimos el cambio, no habrá forma de pensar un país diferente.

Ahora, los acuerdos de La Habana vienen cargados de un componente que propone aumentar la participación ciudadana. No nos han explicado a fondo qué significa eso, pero estoy convencido de que no será de mayor utilidad si no logramos que sean los ciudadanos los que se apropien de nuevas formas de hacer seguimiento al Gobierno, que hagan parte del proceso electoral con mayor entusiasmo y compromiso.

Adenda: Me preocupa muchísimo el llamado que están haciendo en Brasil y en Venezuela para que los militares intervengan para evitar el descalabro. En el primero, son los usurpadores del poder los que han buscado que sean los cuarteles los llamados a callar el descontento popular por haber arrebatado el poder a la fuerza. En el segundo, el llamado es del gobierno y la oposición. A los que apoyan a Maduro les parece que es deber de las milicias mantener el status quo mientras que la oposición cree que es la única forma de encontrar el perdido equilibrio de los poderes. No se equivoquen militares, no los queremos cómplices de renovadas formas de tiranía.