Las Farc le respondieron al frente guerrillero que se declaró en disidencia | ¡PACIFISTA!
Las Farc le respondieron al frente guerrillero que se declaró en disidencia
Leer

Las Farc le respondieron al frente guerrillero que se declaró en disidencia

Staff ¡Pacifista! - Julio 8, 2016

La guerrilla anunció la expulsión de un sector del frente Armando Ríos. Asegura que su oposición al proceso de paz es por intereses económicos.

Compartir
El departamento del Guaviare es la principal zona de influencia del frente Armando Ríos de las Farc. Foto Alcaldía de San José del Guaviare

Dice el Estado Mayor del Bloque Oriental de las Farc que la decisión de un “sector” del frente Armando Ríos, que se declaró en disidencia, responde a “la influencia de intereses económicos opuestos a la terminación del conflicto” y no a motivaciones políticas o ideológicas.

Así se pronunció la cúpula de la guerrilla ante un comunicado conocido esta semana por medio del cual el frente 1º —o por lo menos algunos de sus integrantes—, que opera en el departamento del Guaviare, anunció que no se desmovilizará en el marco de la negociación de paz de La Habana.

Vea también: ¿Por qué un frente de las Farc no dejaría las armas?

De acuerdo con la argumentación expuesta en el comunicado, esa unidad guerrillera no está satisfecha con los alcances de los acuerdos logrados por la delegación de paz de las Farc. Asegura, por ejemplo, que no dejará la lucha armada entre tanto persista “el actual modelo económico”.

Sin embargo, la dirigencia de las Farc no solo desautorizó esa postura, sino que por medio de otro comunicado llamó “exintegrantes” a quienes conforman esa disidencia y aseguró que  “declararse al margen de la Dirección pone por tanto a quien lo hace por fuera de las FARC-EP, no puede usar su nombre, armas y bienes con ningún propósito”.

Un negocio millonario en el Guaviare

Los intereses económicos que, según la cúpula de las Farc, motivan la disidencia de parte del frente Armando Ríos se sustentan en el control que hace esa agrupación de diferentes rentas ilícitas, principalmente en el departamento de Guaviare.

Si bien ese grupo no es considerado muy relevante desde el punto de vista militar, en la actualidad, sus redes le permiten financiarse de la extorsión a comerciantes, ganaderos y contratistas de obras públicas. Además, obtienen buena parte de sus recursos del narcotráfico y de la explotación de Coltán.

La cultivos ilícitos están en el centro de esos intereses. De acuerdo con un informe presentado en 2015 por el Ministerio de Justicia y la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, el 49% del territorio del Guaviare ha estado afectado en los últimos 10 años por cultivos de coca.

Algunos análisis coinciden con la postura que expone el Estado Mayor del Bloque Oriental y sostienen que esa disidencia puede haber sido motivada por jefes de finanzas que no están dispuestos a renunciar a los recursos que captan en la actualidad.

Con ese propósito, según dicen las Farc en su comunicado, los mandos que han promovido la disidencia ocultan información o les mienten a los combatientes. “El conocimiento de lo acordado en la Mesa de La Habana fue negado y tergiversado a los guerrilleros de base por los mandos implicados”, aseguran las Farc.

El reto de preservar las jerarquías

La posibilidad de que algunos frentes se declararan en disidencia frente al proceso de negociación se ha analizado casi desde la instalación misma de la mesa de conversaciones. Algunas lecturas sobre esa posibilidad, como la desarrollada por la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), ubican los mayores riesgos entre unidades guerrilleras que tienen a su cargo grandes volúmenes de recursos.

Esa posibilidad había sido negada en varias oportunidades por integrantes de la delegación de paz de las Farc, que habían asegurado que existían acuerdos entre todas sus unidades sobre los términos de la negociación. Sin embargo, la postura del frente Armando Ríos demuestra que la posibilidad de que existan disidencias en la recta final del proceso es real y obedece a diferentes factores.

No se trata de un problema exclusivo de la negociación con las Farc. En otros procesos de diálogo, como ha sido el caso de las guerrillas del EPL y el M-19, algunas pequeñas facciones se mantuvieron en armas pese a la instrucción de los mandos para desmontar sus estructuras.

Ese es el reto que tendrá esa guerrilla de cara a lo que viene: preservar la unidad y llevar esas disidencias a una mínima expresión. Su comunicado apunta en esa dirección al asegurar que “la expresión libre de ideas e inquietudes es un derecho de todos los guerrilleros de las FARC, siempre que se realice dentro de los mecanismos estatutarios descritos. Las decisiones se adoptan por mayoría y son de obligatorio cumplimiento para todos”.

Agrega esa organización que “si los mandos y combatientes involucrados tienen el deseo de lanzarse a una aventura incierta, les corresponde hacerlo tomando un nombre distinto al de las verdaderas estructuras de las FARC-EP”.

Por otra parte, la guerrilla informó que en la comandancia del frente 1 está alias “Gentil Duarte”, cuyo nombre real es Miguel Botache Santillana, considerado uno de los más antiguos guerrilleros de las Farc e integrante del mismo Estado Mayor del Bloque Oriental que produjo el comunicado en respuesta a la disidencia.

Ese guerrillero viajó a mediados de 2015 a La Habana e integró hasta hace poco la delegación de paz de las Farc. Es sobre quien recae ahora buena parte de la tensión que puede generar esa expresión de  disidencia de algunas de sus tropas frente al proceso de paz. Mientras tanto, la guerrilla asegura que “él y su Estado Mayor se hallan en el área del Guaviare, en cumplimiento de las tareas trazadas por Dirección Nacional de las FARC-EP, de conformidad con lo pactado en la Mesa de La Habana”.