Las cinco películas pacifistas que no se puede perder en el Festival de Cine de Cartagena | ¡PACIFISTA!
Las cinco películas pacifistas que no se puede perder en el Festival de Cine de Cartagena
Leer

Las cinco películas pacifistas que no se puede perder en el Festival de Cine de Cartagena

Staff ¡Pacifista! - Marzo 2, 2016

Una selección de la edición número 56 del Ficci. Violencia, memoria, destierro, guerra, conflicto.

Compartir
Foto: Ficci.

 

Por Daniel Montoya 

En tan solo cinco días, en Cartagena, se proyectan 154 películas. Del 2 al 7 de marzo la ciudad vive el 56º Festival Internacional de Cine de Cartagena (Ficci), el evento de cine más antiguo del continente. Las películas están en todas partes:  salas de cine, barrios, la muralla, sobre la playa…

Como abrebocas, le dejamos cinco películas sobre violencia, destierro y conflicto armado (aquí y en otras partes), para que no se pierda ninguna si es que anda por ‘La heroica’.

Siembra

Turco es un pescador del Pacífico colombiano que se ve obligado a huir de su pueblo. La película transcurre en la ciudad, después del desplazamiento. Mientras que Turco quiere regresar a su tierra porque la añora, su hijo Yosner tiene un desapego total, así que se quiere quedar a buscar nuevas oportunidades en la ciudad. Ese conflicto, entre retornar y quedarse, se desarrolla en este largometraje de Ángela Osorio y Santiago Lozano. Siembra se encuentra entre las finalistas al premio de mejor película de cine colombiano en esta edición del festival.

 

 

(Vea también: “Solo comprendiendo al otro se puede generar paz”, una entrevista con los directores de Siembra).

Oscuro animal

Esta es otra de las finalistas a mejor película de cine colombiano. Cuando se abre el tráiler estalla una música que lo hace agarrarse de la silla. No se sabe si es metal, punk o los dos ,o ninguno. Y así es la película: una tensión total. Tres mujeres son obligadas a abandonar su tierra y su familia para protegerse y empezar de nuevo. Oscuro animal busca contar la guerra en Colombia desde el cuerpo de sus protagonistas. El director Felipe Guerrero retrata la violencia en un largometraje con pocos diálogos y muchos gestos, primeros planos y una fotografía de la guerra impresionante.

 

 

Cartas do guerra

Este año se estrena una versión portuguesa que le da vida al cruce de cartas entre António Lobo Antunes y su esposa desde el frente de batalla en la guerra de Angola (1961-1974). António es un médico y escritor portugués enviado a una guerra de la que se siente ajeno. Entre sus reflexiones por tener que cargar con la historia colonial de su país, y la melancolía que le causa estar lejos de su esposa, cada vez se va convirtiendo en un mejor escritor. Ivo Ferrero, director de la película, dibuja la nostalgia del protagonista en blanco y negro para quitarle peso a la guerra. Cartas do guerra está nominada a quedarse con el premio a mejor película en el Ficci 56.

 

 

Noche herida

Blanca es una anciana que vive en los tugurios de Bogotá con sus tres nietos. El mayor, un día, sin más, decide irse. La película muestra la constante lucha de Blanca, aferrada a su fe, por buscar y cuidar del nieto que se fue y encontrar la manera de que los dos que le quedan no se pierdan. Con este largometraje, Nicolás Rincón Guille, director de la obra, logra colarse también entre las finalistas a mejor película en la categoría de cine colombiano.

 

 

Taxi

Jafar Pahani, el director de esta película, fue sentenciado por las autoridades iraníes a seis años de arresto domiciliario y a veinte sin hacer películas. Todo por atreverse a “hablar en contra del sistema”. No le importa. De manera clandestina Pahani graba la realidad de Irán a través de los pasajeros de taxi. Se muestra todo: la censura, la violencia contra las mujeres y el tenso clima político . Es el relato de un país desde las opiniones de sus ciudadanos, bastante desprevenidos, que van soltando lo que piensan en un taxi.