Volvieron a destrozar el homenaje a Dilan Cruz, pero esta vez quedaron en video | ¡PACIFISTA!
Volvieron a destrozar el homenaje a Dilan Cruz, pero esta vez quedaron en video Suministrada a PACIFISTA!
Leer

Volvieron a destrozar el homenaje a Dilan Cruz, pero esta vez quedaron en video

Staff ¡Pacifista! - Enero 10, 2021

En la calle 19 con carrera 4, "el dueño" del lugar dio la orden de tachar el enorme mural esquinero que pintaron su familia y amigos. El sabotaje a la memoria de Dilan no termina ahí y es sistemático.

Compartir

Y volvió a suceder. Tal vez aprovechando que son los primeros días de enero de 2021, cuando Bogotá está más vacía y confinada por las nuevas restricciones a la movilidad, volvieron a borrar el enorme mural esquinero que se convirtió en un homenaje constante para la memoria del estudiante Dilan Cruz, asesinado en ese cruce por el capitán Manuel Cubillos Rodríguez, quien le apuntó y le disparó al joven en la cabeza en la tarde del 23 de noviembre de 2019, cuando se cumplía una jornada más del Paro Nacional.

“Esto se ha convertido en una lucha fuerte en el campo de lo simbólico”, le dice a PACIFISTA! uno de los miembros de la iniciativa artística y de memoria por Dilan. Ya perdieron la cuenta de la cantidad de veces que les han borrado o profanado sus homenajes en esa y otras calles de Bogotá. No es un caso aislado en el que el dueño de un local quiere proteger el estado de su fachada, esa la misma historia de borrones la han contado cientos de murales similares en Colombia, algunos tan reconocidos como “Quién dio la orden” o “Los están matando”, que dañan sistemáticamente.

La diferencia es que esta vez hay video, una rareza y también una casualidad. Uno de los jóvenes que apoya estos homenajes, se encontró con la escena mientras caminaba por el centro. Al encontrar a un habitante de calle, armado con un rodillo y pintura negra, y a su “supervisor”, le preguntó al segundo por qué estaban borrando el homenaje a Dilan. El hombre contestó con vehemencia que “el dueño lo mandó quitar” y que “eso es zona prohibida” y que “lo que hacen acá son unos vándalos (sic)” y que “vaya a quejarse a la Alcaldía”. Todo sucede mientras, casualmente, dos soldados armados vigilan el lugar.

Aquí va el video:

Si uno lo piensa, a los argumentos del señor no les falta razón, al fin y al cabo el espacio es propiedad de un privado y él está cumpliendo una orden, como también lo hace el habitante de calle. Nada sería llamativo en el asunto si el objetivo fuera remodelar, o montar un local, una vivienda o darle cualquier uso comercial al lugar. Pero el objetivo no es ese: es borrar, tachar, dañar, eliminar los mensajes y el arte que están contenidos en esa esquina, eliminar la misma memoria de Dilan Cruz. Quien haya dado la orden sabe muy bien por qué no se puso al frente de la operación en persona, y en cambio le encargó la tarea a un muchacho que solo necesita unos pesos. Quien haya dado la orden escogió a conciencia el color de la pintura y el trazo que necesitaba.

 

Calle 19 con Carrera 4. Suministrada a PACIFISTA!

 

Calle 19 con Carrera 4. Suministrada a PACIFISTA!

 

Primero mataron a Dilan, ahora van por su memoria

Desde el mismo 25 de noviembre de 20219, los familiares y amigos de Dilan Cruz, así como quienes apoyan la movilización social, llenaron con flores, velas y carteles la calle 19 con carrera Cuarta. Tras conocerse la noticia de su fallecimiento fue creado el Colectivo Dilan Cruz con el propósito de recordarlo y de convertir en un lugar de memoria el sitio donde le dispararon. De hecho allí instalaron una placa con el rostro del estudiante, una cerca y unas materas. Sin embargo, esa labor se ha visto atacada y amenazada en varias oportunidades.

El 30 de noviembre, cuatro días después de la muerte de Dilan, un integrante del colectivo fue llevado por un policía a la Unidad Permanente de Justicia de Puente Aranda luego de negarse a recoger unas flores y unos carteles en el sitio donde le dispararon a Dilan. Ese mismo día, otros policías intentaron detener a otros miembros del colectivo.

Luego de esos hechos, los ataques al espacio de memoria de Dilan y a quienes lo protegen han sido frecuentes. La placa, la cerca y las materas fueron dañadas al menos siete veces en los últimos casi diez meses. Además, los murales que se pintaron alrededor también han sido borrados en repetidas ocasiones. El colectivo y la familia de Dilan aseguran que ninguna entidad del gobierno nacional está actuando a favor para conservar este espacio.

 

materas_dilan2
Una de las materas que dañaron en el espacio de memoria de Dilan. Foto: familia de Dilan Cruz.

 

“Es evidente que hay una organización detrás de eso. Al principio pensamos que podía ser un accidente, pero han sido recurrentes los daños en el espacio”, asegura un tío de Dilan, quien coordina el colectivo. A mediados de febrero de este 2020 el colectivo y la familia de Dilan denunciaron daños en el espacio de memoria. Lo mismo pasó en mayo, junio y agosto, meses en los que Bogotá estuvo en cuarentena obligatoria a causa de la pandemia del Covid-19. Con las calles casi vacías es difícil encontrar testigos que ayuden a dar con los responsables de los daños.

La familia de Dilan y el colectivo también denuncian que usualmente los destrozos al espacio ocurren días antes del 23 de cada mes, fecha en la que se conmemora el asesinato del estudiante.

Tras cada ataque, dice el tío de Dilan, el colectivo y la familia se reúnen en el espacio para restaurarlo. Agrega que la Policía se presenta solo para observar quiénes están en el sitio. Sin embargo, él recuerda que el año pasado, en los primeros plantones y velatones en memoria de Dilan, llegaron policías “a burlarse y a provocar luego de que el agente que le disparó a mi sobrino diera una entrevista en televisión”.

 

materas_
La placa, la cerca y las materas fueron dañadas al menos siete veces en los últimos casi diez meses. Foto: familia de Dila.

 

Pero el asunto no se queda en la continúa destrucción del espacio de memoria de Dilan. En contra del colectivo han llegado intimidaciones y amenazas por parte de desconocidos. Por ejemplo, en diciembre de año pasado, luego de semanas de haberse conformado el colectivo, uno de sus integrantes renunció por las repetidas amenazas. Y en febrero de este año, el tío de Dilan fue abordado por dos hombres en motocicleta cerca a su casa cuando se dirigía al lugar donde su sobrino fue asesinado. Comenta que lo intimidaron y le dijeron que no insistiera en reparar el espacio de memoria.

“Qué tal los bandidos tirándole a la autoridad”, esa fue una de las frases que le dijeron al tío de Dilan. A pesar de que este hecho y las demás amenazas fueron denunciadas ante la Fiscalía, aún se desconocen a los responsables.

La familia y el colectivo creen que miembros de la Policía están detrás de los continuos daños al espacio de memoria y de las amenazas. “Yo sé que son ellos, cuando hablo de ellos me refiero a la Policía. Yo sé que nos les gusta que uno les recuerde que asesinaron a alguien”, afirma el tío de Dilan.

Ya se presentaron las denuncias contra los daños al espacio de memoria y se pidió el acceso a las cámaras de seguridad de la zona para esclarecer quiénes son los autores de los destrozos, pero aún no hay respuestas de las autoridades. La familia, el colectivo y el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación hicieron las solicitudes y denuncias ante la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad de Bogotá. Están a la espera de que les contesten.

 

restauracion_espacio_dilan
Foto: familia de Dilan Cruz.