“Victoria Sandino” nos describió el nuevo movimiento político de las Farc
Leer

“Victoria Sandino” nos describió el nuevo movimiento político de las Farc

Staff ¡Pacifista! - Septiembre 23, 2016

"Si hay que responder ante la Jurisdicción para la Paz lo vamos a hacer, pero primero está la amnistía", dijo.

Compartir

Por: Carlos Alberto Mejía Walker

Especial para ¡Pacifista!

“Victoria Sandino” es una de las comandantes con más visibilidad en las Farc. Foto: Jennipher Corredor.

En las Farc las conferencias son la máxima instancia deliberativa. Tan importantes son que durante ellas ni el Secretariado ni el Estado Mayor Central están por encima: quien “manda” es la Conferencia misma. En ellas, delegados de los distintos bloques y frentes se reúnen a discutir los temas que cada coyuntura exige. En esta ocasión, la paz, la refrendación interna de lo acordado con el Gobierno y los detalles del tránsito harán una vez dejen las armas, han sido los asuntos que convocaron a más de doscientos representantes guerrilleros e invitados especiales al campamento El Diamante, en los Llanos del Yarí.

¡Pacifista! dialogó con la comandante Victoria Sandino, integrante de la Subcomisión de Género de esta organización guerrillera y una de las delegadas para esta Conferencia.

¿Qué se está discutiendo en esta Conferencia? ¿Por qué es tan importante para las Farc?

Dos cosas fundamentales. La primera es la aprobación de los acuerdos: ¿fueron o no leales a las aspiraciones que nosotros teníamos? Eso es lo fundamental. La segunda es el paso que vamos a dar; es decir, la conversión en movimiento político. Estamos discutiendo todo lo que tiene que ver con las características de ese movimiento: cómo sería, cómo nos vemos, cuáles son esos principios que nos deben regir y cómo va a ser nuestro funcionamiento una vez hagamos el tránsito a las zonas veredales transitorias.

¿Cómo han transcurrido esas discusiones? ¿Cuál es su apreciación de estos días que van de Conferencia?

Muy buenas. Las mejores intervenciones las han hecho las mujeres. Hay un alto nivel político, hay mucha franqueza. Estos espacios nuestros son únicos. Nosotros somos comunistas y hacemos uso del principio de la crítica y la autocrítica, entonces es muy directo. Se critica la dirección: ustedes fallaron en esto, ustedes tal cosa, ustedes fueron incapaces en tales otras, tenemos tales vicios pero también tenemos estas virtudes, tenemos estas fortalezas. Los análisis son muy buenos.

Como espacio de refrendación interna del acuerdo, ¿cuáles han sido las principales inquietudes de los delegados y delegadas?

Muchas inquietudes alrededor del tema de seguridad. ¿Qué va a pasar?, ¿qué garantías reales tenemos de que el accionar del paramilitarismo y de los enemigos de la paz no den al traste con este proceso? Esas son una parte de las inquietudes. Otra es ¿cómo vamos a hacer? A la gente le angustia mucho la reincorporación, pues es muy escueto y muy general.

En materia de reincorporación, estamos de acuerdo con el tema de la participación política, pero nos parece muy incompleto el tema económico y social. Por ejemplo, pensar que durante dos años una guerrillera o un guerrillero, una persona, va a vivir con 600 mil pesos cuando no tiene absolutamente nada, no tiene ni tierra, no tiene ningún tipo de ingreso adicional, ni un adelanto en la producción, ni nada de esto… Muchas mujeres y hombres tienen familia, tienen hijos, hijas, y mucha de esta gente está esperando que su familia retorne y van a tener que asumir los cuidados de sus familias. En ese sentido, hay muchas inquietudes alrededor de estos puntos.

¿Qué información ha llegado a la Conferencia sobre riesgos y amenazas en las regiones? ¿En cuáles hay mayores riesgos?

Actualmente en todas las regiones del país. En todo el territorio hay la amenaza de la expansión del paramilitarismo, en eso hay mucha preocupación. También se preguntan ¿y los compañeros elenos qué?, ¿qué va a pasar con ellos? En algunas zonas la gente dice que han estado llegando. Pero el ELN no es un riesgo. La gente dice que quiere una paz completa y definitiva, quiere que nos vinculemos todas las fuerzas insurgentes a la paz. ¿Si no se ha avanzado en el tema de los acuerdos con ellos, qué va a pasar?, ¿los van a aniquilar?, ¿los van a exterminar? Muchos expresan esa preocupación.

Aparte de los que menciona, ¿qué otros riesgos o amenazas hay?

Fundamentalmente el tema del paramilitarismo. El asesinato de lideresas y líderes sociales. También existe la preocupación porque históricamente el Estado ha incumplido lo pactado: les incumple a los campesinos, les incumple a los papicultores, les incumple a los transportadores, les incumplió a las guerrillas liberales de los años cincuenta, le incumplió al M-19, entonces, ¿qué mecanismos vamos a establecer para que esta vez sí cumplan?

De los informes presentados por los delegados y delegadas, ¿cuál la ha impactado más o cuál le ha llamado la atención?

Lo que más nos ha impactado y emocionado ha sido la presencia de los prisioneros y las prisioneras, eso ha sido tremendamente duro. Escucharles sus relatos, escuchar la forma inhumana como les ha tocado estar en las cárceles y la resistencia que ellos han mantenido a lo largo de todos estos años de prisión es algo tremendamente impactante.

¿Cómo se va a organizar el movimiento político que surja una vez las Farc dejen las armas?

Aquí se van a establecer unas líneas generales en materia de cómo sería el partido, pero luego de esto es cuando se convoca al congreso constitutivo de ese partido propiamente dicho, porque ahora lo que estamos dando es el paso, pero no podemos dar ese paso al tiempo. Primero viene la refrendación de los acuerdos y segundo pasamos a la etapa de transición para organizar el nuevo partido. Seguramente saldrá una comisión que trabajará en el programa, el carácter, los principios y la forma de hacer el congreso constitutivo del nuevo partido.

¿Cómo se va a llamar el nuevo movimiento?

Surgen muchos nombres, de todo. Todavía no es posible decirlo. A la gente se le ocurre cualquier cantidad de cosas: sale Movimiento Bolivariano, sale que conservemos Farc, sale que se llame Manuel Marulanda, sale que se llame Marquetalia. Es una lluvia de ideas impresionante.

¿Será un movimiento con enfoque de género?

Definitivamente. De eso sí no hay la menor duda. Tiene que ser un movimiento o un partido con reconocimiento y con enfoque de género, por supuesto que sí.

De ese movimiento político, ¿qué posiciones anticipa usted frente a temas como el aborto, el matrimonio igualitario, la adopción por parte de parejas homosexuales?

Nosotros hemos avanzado mucho al respecto. Y obviamente eso está dentro de los documentos que hemos expuesto. En 2015 tuvimos un pleno y se reconocieron los derechos de las mujeres y de la población LGBTI. Ahí está recogido todo.

¿Cómo se están proyectando para las elecciones de 2018?

Eso todavía no ha sido materia de discusión. Primero estamos en la refrendación y luego vendrá otro momento para discutir ese espacio.

¿Usted cree que se van a tejer alianzas con algunos sectores políticos ya constituidos?

Lo más seguro es que sí, porque el acuerdo lo contempla. El acuerdo de reincorporación, en lo político, contempla la posibilidad de establecer alianzas con muchos sectores, con los que sea necesarios, para la construcción de la paz.

¿Y esas alianzas serán más fáciles con la izquierda o con sectores como el de Humberto de la Calle?

Las alianzas aquí serán con los amigos de la paz y la izquierda está dentro de esos amigos de la paz. Creo que tenemos que pensar más en un bloque de poder alternativo a las políticas neoliberales y a todo lo que significa la política de sometimiento a las poblaciones, que no mide las consecuencias de la explotación de los recursos naturales, que no mide el empobrecimiento en que han sometido a las poblaciones. Hacia allá habría qué conducir. ¿Con quién? No tengo la menor idea, porque eso no lo hemos discutido todavía.

¿Tendrán las Farc candidatos propios en las elecciones?

Eso no lo sabemos todavía, pero lo más seguro es que nos la juguemos toda por el pleno ejercicio de nuestra ciudadanía. En las regiones dónde sea posible, seguramente sí.

Pero, ¿qué pasará entonces con el tema de la justicia en caso de que deseen postular candidatos para esas elecciones?

Nosotros no perdemos los derechos políticos. Si hay que responder ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) lo vamos a hacer, pero primero está la amnistía: se contempla la más amplia amnistía, la cual esperamos que se pueda definir próximamente, y bajo esa amnistía esperamos que todos quedemos cobijados. Si no es así, tendremos que responder ante la JEP y lo haremos y allí están contemplados los mecanismos para decir la verdad, para pasar a las distintas salas que sea necesario.