Una propuesta para que las universidades le aporten a la paz | ¡PACIFISTA!
Una propuesta para que las universidades le aporten a la paz
Leer

Una propuesta para que las universidades le aporten a la paz

Staff ¡Pacifista! - Junio 10, 2016

La Red Universitaria por la Paz dice que es necesario asumir una visión integral sobre el tema y comprender la violencia en todas sus dimensiones.

Compartir

En mayo de 1997, por iniciativa de académicos, directivos y estudiantes, se creó en Colombia la Red Universitaria por la Paz (Redunipaz) para repensar los aportes que las universidades le hacían a la paz. Durante ese tiempo, en palabras de uno de sus miembros, la Red ha “contribuido a la comprensión y el debate de la paz mediante la organización de congresos, mesas redondas, conferencias y eventos, empleando el camino del diálogo, el respeto a los derechos humanos y la difusión de los valores propios de la justicia social”.

La manera como se ha construido Redunipaz puede dar luces sobre algunas de las cosas que les hacen falta a las universidades en ese campo. Rosa Ludy Arias, docente y miembro de la Red, explica que las universidades deben adoptar una visión integral de la paz. Explica que hay “tres formas de entender la paz en relación directa con la violencia: una paz estructural, una paz cultural y una paz directa.

Una universidad debería apuntar a comprender los tres ámbitos, dice Arias, y explica de qué se trata cada uno. La violencia estructural es ocasionada por las desigualdades sociales y la corrupción, “por lo que hay que hablar de paz estructural y de reivindicar los derechos humanos”. Un segundo ámbito es la paz cultural, que tiene que ver con las capacidades que tenemos para afrontar los conflictos. El tercer ámbito abarca la violencia directa —que es la asociada al conflicto armado— y la paz directa, que se ocupa de las políticas que se generan para acabar la guerra.

Para abordar esos conceptos, Redunipaz ha elaborado una propuesta que se divide en tres ámbitos: investigación, formación y proyección social.

En el primero se construye el conocimiento para la paz. Se trata de preguntarse cuáles son los conocimientos que se deben producir para un país en guerra, para uno en transición y para uno en paz. Allí los temas son variados, y van desde justicia transicional hasta convivencia ciudadana.

Respecto a la formación académica, surge la pregunta de si se necesita formar a todos los estudiantes como ciudadanos para la paz. Arias opina que “las universidades, por el enfoque neoliberal, han perdido mucho su visión humanista. Formamos excelentes profesionales, pero en los aspectos técnicos. Hace falta una formación ético-política más fuerte y también cátedras especiales en temas que reflexionen sobre la paz”. Hernando Roa, también miembro de la Red, agregó que “nunca antes la juventud universitaria estuvo tan necesitada de maestros y tan dispuesta a oírlos”.

El tercer aspecto, el de la proyección social, responde a la articulación con organizaciones sociales, el sector empresarial y el sector público, para ampliar los debates sobre paz. A partir del despliegue de esas alianzas la ganancia es en doble vía: las universidades se fortalecen y se nutren de las experiencias externas, mientras que las organizaciones conocen de primera mano la producción académica y los debates que se dan en las aulas.

Los miembros de Redunipaz explican que para lograr extender esas propuestas es necesario que la paz se vuelva una apuesta política de las universidades. Un primer paso se dio recientemente, cuando 30 instituciones redactaron un acuerdo sobre la visión política que deben tener de cara a la coyuntura social del país. El siguiente paso será sumar más voluntades.