'Todo está en la imaginación de las Farc': general (r) Mora | ¡PACIFISTA!
‘Todo está en la imaginación de las Farc’: general (r) Mora
Leer

‘Todo está en la imaginación de las Farc’: general (r) Mora

Staff ¡Pacifista! - Diciembre 1, 2015

El Gobierno negó la posibilidad de desmilitarizar territorios y delegar su seguridad en el partido que surja de la guerrilla.

Compartir

 

En una declaración pública, poco usual por parte de la delegación del Gobierno en La Habana, el general (r) Jorge Enrique Mora Rangel respondió este lunes a una serie de propuestas formuladas por las Farc en las últimas semanas en relación con el que han denominado el proceso de “normalización de la vida nacional”.

En concreto, el general (r) Mora se refirió al más reciente comunicado de las Farc en el que esa guerrilla, entre otros asuntos, plantea la necesidad de eliminar el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía como garantía para la movilización y la protesta social.

Además, las Farc hablan de crear unos “Territorios especiales de construcción de paz” a los que, de una vez, le pusieron un nombre más corto y sonoro: Terrepaz.  Esos lugares, dicen en un comunicado del 30 de noviembre, estarían “provistos de condiciones particulares y excepcionales de protección y garantías de seguridad, considerando el papel central que desempeñarán para la implementación de los acuerdos de paz. La condición básica de seguridad resultará de su necesaria desmilitarización y del reconocimiento de su capacidad de autorregulación no armada y de naturaleza comunitaria”.

Agrega la guerrilla que esa regulación no armada y comunitaria se lograría “a través de planes y medidas construidas en forma concertada con la organización política surgida del paso de las Farc-EP a la actividad política abierta, y los ciudadanos vecinos de tales territorios y sus organizaciones”.

Por lo que se desprende de las palabras de Mora, esa idea de desmilitarizar de forma permanente algún territorio  y de delegar en el partido que surja tras la desmovilización de las Farc el control de su seguridad cayó tan mal, que lo llevó a él mismo, en su calidad de negociador, a rechazar de plano esa posibilidad en nombre del Gobierno.

“Los famosos Terrepaz hacen parte únicamente del imaginario de las Farc. Queremos una Colombia con un futuro de fortaleza, de superación, de bienestar. Dividirnos, ¡imposible! Esta misión no la hemos recibido, y por lo tanto no hace parte ni remotamente de nuestro comportamiento”, dijo Mora.

Un asunto que no está sobre la mesa

El Gobierno ha insistido en que la conformación, el tamaño y las funciones de las Fuerzas Militares y de Policía no son un asunto negociable y que, por tanto,  esos temas no hacen parte de las mesa de conversaciones.

Si bien el general (r) Mora afirmó que los modelos y doctrinas de seguridad son un asunto de la mayor actualidad e importancia, dejó claro que ese asunto es de la autonomía de los Estados y que las afirmaciones de la guerrilla sobre el tema poco aportan a las expectativas de paz que tienen los colombianos.

En su declaración, Mora también advirtió que la Constitución Política no es para reemplazarla en la mesa. “Al contrario, en ella se habla de una Colombia única e indivisible. Nunca hemos pensado en una Colombia fragmentada”, afirmó el negociador del Gobierno.

“Las Farc deben tener absolutamente claro que el proceso que estamos adelantando no incluye reconvenciones, ni redefiniciones a la misión y presupuestos, al tamaño de las Fuerzas, tampoco a su organización. Como equipo no lo vamos hacer y las instrucciones que hemos recibido del señor presidente de la República han sido claras y precisas. Por lo tanto, los extensos y diarios comunicados de los últimos días cargados de temas, propuestas y mensajes  relacionados con las Fuerzas Militares de Colombia y Policía Nacional, simplemente reflejan aspiraciones de las Farc que no tienen futuro”, dijo Mora.

Aunque fue contundente al insistir en que ese tema no hace parte de los diálogos sí dijo que, una vez las Farc se transformen en un movimiento político, dentro de la legalidad y sin armas, el Gobierno y las instituciones en ejercicio de su autonomía “harán los cambios pertinentes en el momento adecuado pensando siempre en el futuro y bienestar de todos los colombianos”.

De esa forma reiteró lo que ya ha sido expresado por el jefe negociador Humberto de la Calle y por el propio presidente Juan Manuel Santos, y es que si bien los cambios que requiera la Fuerza Pública no serán negociados por las Farc, el posconflicto sí plantea retos diferentes a los actuales y, por tanto, habrá cambios en el papel que ejercen las diferentes fuerzas.

La respuesta que suscitó la propuesta de las Farc se enmarca en la negociación del último punto de la agenda de los diálogos: el fin del conflicto, en el que si bien se abordan temas relacionados con las garantías para la desmovilización y la reincorporación de los guerrilleros, no se discutirá, según el Gobierno, ningún tema que modifique el modelo de seguridad y la conformación de las instituciones que lo aplican.