Las víctimas del conflicto tienen su espacio en pizza master Foto: Alcaldía de Bogotá
Leer

Las víctimas del conflicto tienen su espacio en pizza master

María Rodríguez - Octubre 22, 2018

La iniciativa fue de la Alta Consejería para las Víctimas y es tan solo un primer paso para construir nuevos caminos de vida.

Compartir

La pasión de Damaris Roa es la cocina. Nació en la vereda Mandé, del municipio de Urrao, Antioquia; fue desplazada por el Frente 34 de las Farc hace unos 12 años y a su hijo lo asesinó esa misma guerrilla. De ese pasado, ella recuerda con alegría la cocina: “Sin amor, ni un vaso de agua va a saber bien”, dice desde Bogotá, ciudad en la que se ha refugiado. 

“Si uno prepara un manjar estando amargado, no importa los ingredientes, le va a quedar mal, todo con amor sale espectacular”, me dice Damaris desde el taller de cocina del Pizza Master, en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación. La Alta Consejería para las Víctimas, la Paz y la Reconciliación de Bogotá, la invitó a ella y a otros 20 amantes de la cocina al lanzamiento de uno de los eventos de comida más populares en Colombia: el concurso Pizza Master, Burger Master y Sushi Master.

Esta vez, Tulio Zuluaga, el creador de los “masters”, decidió darle comienzo a la competencia eligiendo a algunos restaurantes de pizza para que les enseñaran a las víctimas del conflicto cómo cocinar las mejores pizzas. El evento se llevó a cabo el pasado 20 de octubre, en el Centro de Memoria. Mientras hacían las pizzas, las víctimas recordaban de dónde vino su amor por la cocina, las comidas que preparaban a sus familias y cómo era la vida en sus pueblos natales.

Damaris, por su parte, eligió ingredientes como el chorizo, tomate y aguacate, que nunca faltaban en su mesa en Urrao. Hizo la masa delgada como le mostró el experto en pizza y trató de poner todos los ingredientes simétricos y ordenados, esto lo aprendió de aquella vez que trabajó en la casa de “unos musulmanes en Bogotá, les gustaba todo muy ordenado”. Dice también, que la granadilla le acuerda a su pueblo y que si pudiera la metería en la receta.

“No soy capaz de hacer algo si no hay un aporte a la sociedad”, explicaba Tulio, “tengo el firme conocimiento de que esto es un tema cuántico, porque la bondad es un muy buen negocio y el camino al éxito solo se logra cuando se invierte en la sociedad”.

Por su parte, el Alto Consejero para las Víctimas, la Paz y la Reconciliación de Bogotá, Gustavo Quintero, explicó que este taller de pizza está relacionado con la feria PaZiempre. Con esta iniciativa, dijo, busca encontrar espacios para comercializar productos hechos exclusivamente por las víctimas, en aras de “ayudarlos en la construcción de un proyecto de vida”, contó Quintero. Además, a través de esta estrategia, podrán mostrar sus productos “a un mayor número de personas para que mejoren su posicionamiento en el mercado”. 

Con los conocimientos que adquirieron de los chefs de pizza del ‘Pizza Master’, los emprendedores de la cocina podrán mejorar sus recetas y luego venderlas a sus comensales. “Acá van a aprender trucos que no se dicen en los vídeos de Youtube, van a aprender los secretos de los mejores, porque les enseñan sus técnicas y no sus recetas”, contaba Tulio, el creador de este evento.

En total fueron 20 emprendedores los que participaron en el evento por invitación de la Alta Consejería. Los siete centros de atención a víctimas del conflicto armado y desplazados de la Alcaldía tienen bases de datos en donde aparecen los intereses de las personas inscritas, incluyendo su perfil productivo. Todos los que habían trabajado en cocina, fueron invitados al evento. 

Damaris, una de las participantes, hace parte del colectivo de Mujeres emprendedoras de Usme, tiene su negocio de comidas rápidas y cada vez que puede, asiste a algún taller o capacitación. Ella anda en muletas siempre por una fractura en su cadera, pero dice que puede cocinar sentada por horas. Hoy, nos cuenta, está proyectando su futuro “como nunca antes”. En el evento prepararon pizzas de diferentes sabores, como chorizo, tocineta, napolitana, salami, entre otras que son muy populares. Los principales trucos que aprendieron tenían que ver con la elaboración de la masa, el uso de ingredientes, la cocción y la relación costo beneficio de cada producto. 

Actualmente, la Alcaldía alberga 1.800 víctimas del conflicto armado, pero según el Registro Único de Víctimas, 6.832 desplazados llegaron a la capital en el 2017, y para julio de este año la cifra marcaba las 1.492. Se estima también, que la mitad de las víctimas solo ha alcanzado a culminar la educación primaria.

Con este panorama, este esfuerzo institucional es tan solo un principio para que la capital acoja a estas personas y aporte oportunidades serias de vida. Además, es evidente que, como cuenta Tulio Zuluaga, es necesario que los empresarios inviertan en la sociedad y consideren ayudar como parte de sus prácticas cotidianas.

¿Por qué están cocinando pizza y no hamburguesa o sushi (comidas que se preparan en los otros “Masters”)? La razón es simple: es accesible y buenísima. La pizza es tan democrática que muchos se han apropiado para ponerle un sabor, como la pizza mexicana o la criolla. Ahora, ¿por qué no, una pizza con sabor a Urrao, Antioquia?, le sugerimos a Damaris antes de partir caminos.