En defensa de Néstor Humberto… y de su celular
Memeteca

En defensa de Néstor Humberto… y de su celular

Colaborador ¡Pacifista! - Noviembre 16, 2018

Memeteca | Aunque suene inverosímil, Néstor Humberto Martínez no es solo un hombre prestigioso y muy influyente en Brasil, también en Silicon Valley.

Compartir

Por: @DanielRuge

Pocos conocen realmente a Néstor Humberto Martínez. Un profesional que podría estar tranquilo en la empresa privada pero decidió prestarle un servicio al país desde el sector público siendo Fiscal General de la Nación. Además lo hace por convicción y no permite cuotas burocráticas. Si no me creen pregúntenle a los entendidos en temas bancarios, ellos saben que el doctor Martínez no tiene cuotas sino intereses.

Hoy está en el ojo del huracán por cuenta de algunas infamias que lo señalan como un encubridor de la trama de corrupción de Odebrecht en Colombia… ¡ja! como si lo necesitara. Aunque suene inverosímil, no es solo un hombre prestigioso y muy influyente en Brasil, también lo es en Silicon Valley. Por eso tiene un sistema operativo personalizado y cuando viaja a otros países, antes de despegar, las azafatas le piden que apague su celular o lo ajuste en esta opción:

El doctor Néstor no es un abogado estirado y desconectado de la realidad. Ha sido un reputado funcionario técnico judicial en el ámbito privado y público, sabe mezclar muy bien los intereses de la clase trabajadora con sus funciones. Incluso algunos se han atrevido a tacharlo de populista por cuenta del eslogan que le puso a la Fiscalía: De la gente, por la gente y para la gente. Es más, esa fue la versión reducida del lema, porque el populista Martínez lo quería así:

Y aunque todos creen que Néstor Humberto se ha desempeñado siempre como asesor en litigios financieros, la verdad no es esa. Hace varios años, una de sus más brillantes actuaciones como jurista fue haber demostrado que el cazador que le disparó a la mamá de Bambi lo hizo en defensa propia, pues la aniquilación de venados hembra era una forma temprana de controlar una sobrepoblación de la especie que podría haber terminado invadiendo Bogotá. ¿Se imaginan un carril de Transmilenio bloqueado por una camada de venados vándalos? Por aquel entonces la defensa citó como prueba principal un estudio del joven urbanista Enrique Peñalosa y, además, este fotograma sacado de una cámara de seguridad:

Hoy quieren hacer una caricatura del hombre de ley que es el fiscal. Lo han querido pintar como un defensor de intereses subrepticios y oscuros por cuenta de las llamadas que recibe en su teléfono. Y no es así. Martínez ha conocido una amplia gama de personajes debido a su meteórica carrera, por eso no es raro que le entren llamadas como esta:

Sí. El doctor Martínez tiene una agenda envidiable guardada en su teléfono ¡Y qué!:

Ahora periodistas y opinadores que se hacen llamar independientes creen que tienen autoridad moral para recriminar comportamientos del doctor Martínez. Lo acusan, se burlan y lo calumnian pero todos sabemos que si tan solo una minúscula parte de esos rumores fueran ciertos, El Tiempo nunca habría tomado esta equilibrada decisión editorial:

¡Que nadie se atreva a dudar de que el Fiscal General de la Nación sí ha actuado en el caso Odebrecht! Y que ojalá se lo reconozcan con un TV y Novelas.