Negros, indígenas, gitanos y raizales: todos a La Habana | ¡PACIFISTA!
Negros, indígenas, gitanos y raizales: todos a La Habana
Leer

Negros, indígenas, gitanos y raizales: todos a La Habana

Staff ¡Pacifista! - Junio 2, 2016

Las delegaciones del Gobierno y las Farc anunciaron la invitación a la mesa de conversaciones de representantes de varias comunidades.

Compartir
Las reuniones en La Habana serán el 20 y 21 de junio. Se escucharán las propuestas de las comunidades para el punto 6 de la Agenda: Implementación, verificación y refrendación.

“Sin su participación, este proceso de paz no puede ser sostenible”. La frase es de Todd Howland, representante de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia. La pronunció en agosto de 2015 y se refería a los pueblos indígenas y afrocolombianos.

Fue una advertencia contundente. Pero se trataba apenas de la reiteración de una solicitud que esos pueblos vienen haciendo con voz propia desde el inicio del proceso de paz: tanto las comunidades indígenas como las afrocolombianas han insistido en que tienen derecho a que sus posturas sean tenidas en cuenta en las conversaciones.

Lo han dicho no solo como grupos étnicos, también como víctimas. La historia de la guerra en Colombia ha escogido como centro de operaciones sus territorios y ellos han quedado en medio de un conflicto en el que no eligieron estar.

Sus reclamos los han expresado por diferentes medios. Hace apenas unas semanas, los consejos comunitarios de las comunidades negras del norte del Cauca bloquearon la vía Panamericana. Protestaban contra la mega minería y exigían la titulación colectiva de predios. Entre sus peticiones también se incluía la de espacios de participación en los diálogos de paz.

La noticia llegó de La Habana este jueves. En un comunicado conjunto, las delegaciones del Gobierno y las Farc anunciaron que se reunirán “con representantes de los pueblos y comunidades indígenas, Rrom y afrocolombianas, negras, palenqueras y raizales, para escuchar sus recomendaciones”…

Dicen las partes que el objetivo es “contribuir a garantizar el enfoque étnico, territorial y diferencial en la implementación de los acuerdos sobre los diferentes puntos de la Agenda y en esa medida afianzar el respeto y protección de la diversidad étnica y cultural”.

La reunión será el 20 y 21 de junio y en ella participarán 10 representantes de las comunidades indígenas, 10 de comunidades afrocolombianas, negras, palenqueras y raizales y dos miembros del Pueblo Rrom.

¿Victoria de la cumbre agraria?

Víctor Hugo Moreno, representante legal de la asociación de los 41 consejos comunitarios del norte del Cauca, los mismos que protagonizaron en abril el cierre de la vía Panamericama, asegura que la decisión de la mesa de negociaciones es el resultado de la presión que desde hace años han ejercido las comunidades para ser tenidas en cuenta.

Según dice, tanto la movilización de los afrocolombianos, como la Cumbre Agraria que está en marcha y en la que ellos también participan, pueden haber sido determinantes para que el Gobierno y las Farc se decidieran a extender esa invitación a los grupos étnicos.

Sin embargo, cuestionó que sea apenas ahora, cuando ya casi todos los puntos de la agenda de negociación están resueltos. “Se puede considerar una victoria, pero está el tema de la demora. Los puntos de La Habana están cocinados y no se sabe hasta dónde esa reunión pueda ser un saludo a la bandera”, dijo el líder.

Agregó que las comunidades negras reciben la invitación con la expectativa de que no solamente se escuchen sus posturas, sino que, tal y como dice el comunicado, sean realmente acogidas de cara a la implementación de los acuerdos.

“Es que pueden escuchar porque siempre tenemos algo para decir, pero eso no ha tenido ninguna incidencia real en el proceso. Esperemos que para la implementación se tenga en cuenta lo que no se tuvo en cuenta en la negociación”, afirmó Moreno.

Por lo pronto, de acuerdo con el líder, cerca de 1.500 afrocolombianos seguirán con las actividades del paro en Suárez y Santander de Quilichao. A ellos se suman cerca de 5.000 indígenas. Aseguran que seguirán ejerciendo presión para que sus propuestas tengan efectos reales más allá del mensaje político que representa un viaje a La Habana.