“Las Farc no van a aceptar arreglos que les bajen lo que ya han conseguido”: Henry Acosta
Leer

“Las Farc no van a aceptar arreglos que les bajen lo que ya han conseguido”: Henry Acosta

Mario Zamudio Palma - Octubre 5, 2016

El facilitador del proceso de paz dice que el problema del plebiscito es del Gobierno y no de las Farc.

Compartir

Acosta es uno de los hombres cercanos a los negociadores del Gobierno y las Farc. Foto tomada de Youtube

Henry Acosta ha sido clave en varios momentos de la negociación entre el Gobierno y las Farc. Acercó a “Alfonso Cano” y a “Pablo Catatumbo” con el presidente, Juan Manuel Santos, para delinear las bases del diálogo exploratorio. Siempre que la mesa de La Habana estuvo en crisis, fue el elegido para conciliar y acercar posiciones. Ahora, cuando el país está sumido en la incertidumbre por la victoria del No en el plebiscito, este empresario caldense sigue jugando un papel importante en la búsqueda de la paz con las Farc.

Hablamos con él para entender el momento que estamos atravesando. Nos dijo que la paz es más grande que aspiraciones políticas, pero que es casi imposible que las Farc cedan en algo de lo que ya han alcanzado.

¿Qué opina de las reuniones que sostendrá este miércoles el presidente Santos con el senador Álvaro Uribe y con el expresidente Andrés Pastrana?

La situación que generó el resultado del plebiscito la debe arreglar el Gobierno Nacional, porque ese mecanismo no se originó en la mesa. Eso no es consecuencia de la mesa de diálogo de La Habana, sino de una decisión unilateral del Gobierno, que escogió ese mecanismo de refrendación política. Las Farc refrendaron los acuerdos en la Décima Conferencia.

Así que las consecuencias las debe asumir el Gobierno, porque para las Farc el Acuerdo Final está firmado y refrendado jurídicamente para efectos del Estatuto de Roma.

¿Haber convocado el plebiscito fue un error del Gobierno?

Pensar en refrendarlo políticamente sí, claro que fue un error. Varias veces le dije al presidente Santos, primero por iniciativa mía y luego como un mensaje de las Farc, que no estaba de acuerdo con eso porque era innecesario. El presidente me respondía que él podía refrendar jurídicamente el acuerdo a través del protocolo tres adicional a los Convenios de Ginebra, pero que no podía terminar el conflicto armado colombiano en Suiza.

Es la primera vez, en los 56 conflictos armados del mundo que se han acabado por vía del diálogo, que un gobierno resuelve someterlo a la consideración del pueblo. Ninguna guerra ha terminado sometida a la opinión pública nacional.

El presidente Santos hubiera podido firmar la paz sin preguntarle a nadie, pero él creó ese mecanismo y nunca se preparó para ver qué pasaba si perdía. Siempre pensó que iba a ganar.

¿Por qué cree que el Gobierno perdió el plebiscito?

Hubo un poco de todo. Primero, el dueño del No no es el Centro Democrático. Muchas comunidades rechazaron los acuerdos de La Habana, víctimas de una campaña llena de mentiras: a los cristianos les dijeron que si ganaba el Sí les cerraban iglesias, a los indígenas y a los afros les dijeron que les quitaban territorios. Una campaña muy parecida a la de Donald Trump en Estados Unidos.

Esta campaña fue como decía Laureano Gómez en 1940: “entre calumnia y calumnia, algo quedará”.

Este resultado obliga, sin embargo, a abrir el diálogo. ¿Es negociable, por ejemplo, la cárcel para los comandantes de las Farc?

Las Farc no renegociarán el Acuerdo Final. Eso está explícitamente manifestado. ¿Por qué? Porque ya lo firmaron, lo hicieron legalmente en frente de Naciones Unidas, de 17 mandatarios, hubo testigos internacionales, y el documento ya está jurídicamente en la Constitución como acuerdo especial.

El presidente perdió la contienda política, pero eso que están diciendo de renegociar es imposible. Seguramente habrá que hacerle alguna adenda, es decir, una adición positiva para poder cumplir lo de la Corte Constitucional (que dijo en su sentencia sobre el plebiscito que si ganaba el No el Acuerdo no se podía implementar). Pero las Farc no van a quitarle cosas al Acuerdo, con absoluta seguridad.

Las Farc no renegociarán el Acuerdo Final.

Si para las Farc la cuestión es política y no jurídica, ¿este camino nos lleva a una constituyente?

No, eso lo tiene que arreglar el presidente Santos y proponer qué le van a sumar al Acuerdo Final para cumplir con la disposición de la Corte Constitucional, no se quita nada de lo ya acordado y listo, se arregló. Pero eso lo tienen que convenir el Presidente con las Farc.

Él se va a reunir con Pastrana y Uribe, pero tiene que arreglar ese problema con las Farc. Legalmente él lo tiene que hacer con la guerrilla, no con ellos aquí. Ahora, que políticamente él tenga que arreglarlo acá para bajar la temperatura política, seguramente sí.

Las Farc no van a aceptar arreglos que les bajen lo que ya han conseguido. Por lo menos en temas de cárcel y elegibilidad, eso sí téngalo por seguro. Así lo acuerden aquí los expresidentes con Juan Manuel Santos. Uno no le puede proponer a los demás una cosa que uno no aceptaría. Yo como facilitador nunca le aconsejo a las partes que le propongan al otro algo que no aceptarían.

No hay, entonces, posibilidad de que el tema de cárcel se renegocie luego de las reuniones del presidente con los del No…

Según este Acuerdo, que está vigente, habrá una Ley de Amnistía que tenía que haberse presentado esta semana si el plebiscito hubiera pasado. Quedarían pendiente los miembros de las Farc responsables de delitos de lesa humanidad, que irían al Tribunal para la Paz, pero no serían condenados aún.

En este momento, ¿la “pelota” está del lado de las Farc?

No está en el terreno de las Farc, porque ellos ya negociaron y ya firmaron. Es como si usted y yo negociamos la venta de una casa, vamos a una notaría, yo le firmo la escritura y le entrego las llaves, y usted me entrega la plata. Luego usted me llama y me dice que consultó con su familia —vía plebiscito— y que ese negocio ya no lo podemos hacer. Para ese momento, la casa ya es suya.

Bajo esa premisa, ¿cuál es el sentido de que el presidente se reuna con los del No?

El presidente se va a reunir con los expresidentes. Ellos le van a proponer cómo apoyan el Acuerdo Final, siempre y cuando se reforme en varios aspectos. En esa reunión, sin embargo, no está el otro del negocio. El negocio fue entre el Gobierno y las Farc y en las reuniones de este miércoles solo va a estar uno de los negociantes.

A lo mejor el miércoles le dan unas indicaciones al presidente, unos mecanismos de cómo proponerle a las Farc hacer una adenda al Acuerdo Final y terminar cumpliendo el mandato de la Corte Constitucional y darle una salida a esto.

Esto se tiene que resolver muy pronto. No hay otra alternativa, hay que buscar la salida. Yo hago una recomendación: hacerle una adenda positiva al Acuerdo es la solución jurídica a la crisis que está viviendo el país en este momento.

Después de este revés, ¿cree que la paz puede salir fortalecida?

Si los del No entienden que este país es más importante que las ansias politiqueras, vamos a salir. Yo creo que lo tienen que entender. El presidente Santos y “Timochenko” ratificaron la voluntad de paz, así que estamos con la paz de los fusiles, pero con la guerra de las palabras.