Las deudas de “Julián Bolívar” (y los demás narcoparamilitares)
Leer

Las deudas de “Julián Bolívar” (y los demás narcoparamilitares)

Staff ¡Pacifista! - Junio 25, 2015

El Bloque Central Bolívar habría tenido excedentes por más de siete billones de pesos anuales por cuenta del narcotráfico. Sin embargo, al desmovilizarse entregó dos millones de pesos en efectivo. ¿Y el resto?

Compartir

Columnista de opinión: Ana Cristancho

Calcular los totales del narcotráfico es difícil porque se pierde uno en los mares de ceros de cifras inverosímiles que son, incluso, difíciles de leer e imaginar para qué alcanzan. No obstante, de hacer bien este cálculo depende que podamos exigirle a las Farc y a los paramilitares desmovilizados que devuelvan el dinero que acumularon durante la guerra.

Intentemos hacer esta cuenta de forma muy conservadora (ver tabla 1). Si tenemos en cuenta que en promedio un gramo de cocaína cuesta 96 euros; que el euro entre 1998 y 2005 costaba 3.000 pesos; que un laboratorio producía 70.000 kilos de cocaína al año; y que los dueños del producto se quedan con la mitad del precio total, esto significa que los bloques paramilitares y guerrilleros dueños de laboratorios recibían al menos 7,9 billones de pesos anuales. Haga su propia cuenta:

Tabla 1: Ingresos por laboratorio

convenciones totales
96 (precio de venta)* 3000 (precio del Euro) 228.000 pesos colombianos
228.000*1000 228.000.000 precio final de un kilo
228.000.000* 70.000 (capacidad de un laboratorio anual en kilos) 15.960.000.000.000 (15,9 billones de pesos)
15.960.000.000.000/2 (ganancia del dueño del producto) 7.980.000.000.000 (7, 9 billones de pesos)
INGRESO ANUAL DE NARCOTRÁFICO POR LABORATORIO 7.980.000.000.000 (7, 9 billones de pesos colombianos)

 

Este número es tres veces mayor que lo que ha gastado el Estado colombiano en la reparación de 317.000 víctimas, correspondiente a 2 billones de pesos, según informó el Comité Nacional de Víctimas; es la mitad del presupuesto anual de la ciudad de Bogotá en el 2014 y un poco menos de lo que fue entregado por el Estado para la realización del metro en la misma ciudad.

Dicha cuenta -que seguro merece una investigación y algunos matices- al menos ilustra que los narcos que vinieron después de Pablo Escobar acumularon capitales similares a él. -Recordemos que “el Capo” se ofreció a pagar la deuda externa colombiana y sí que podía-.

No tenía que haber sido de otra manera: la demanda y la oferta son las mismas, e incluso, se han incrementado. Es un hecho que las luchas contra las drogas fracasó. Por lo tanto, es fácil suponer que antes de la entrada de los mexicanos al mercado en 2002, el negocio era igual de lucrativo al de finales de los 80. No obstante, a diferencia de los “dueños del oro blanco”, de caballos de paso fino, tetas de mentira y edificios blancos de ventanas azules, quienes vinieron después de Escobar -llámese paramilitares, cabezas financieras de la guerrilla o narcotraficantes puros- aprendieron muy bien a esconder su dinero y a no dar papaya.

Si bien los paramilitares se escudan en el costo de la guerra para dar cifras de dinero en efectivo risibles al Estado -si tenemos en cuenta que el dinero del narcotráfico se mueve en su totalidad en efectivo-, lo entregado no alcanza a ser el tres por ciento del ingreso total por laboratorio.

Julián Bolívar quedó en libertad el pasado mes de mayo luego de cumplir su sentencia en el marco de Justicia y Paz.

Ilustremos este desfase con un ejemplo: el Bloque Central Bolívar de las AUC, el más grande en número de hombres –ordenados en 29 frentes- y el más extenso en georeferenciación –hizo presencia en ocho departamentos-, gastó en promedio anual más de seis mil millones de pesos (6.552.816.000) por frente, según cuentas propias realizadas con base en los datos de financiación que aparecen en la sentencia de Rodrigo Pérez Alzate, alias “Julián Bolívar” (p 293) (ver tabla 2). Si asumimos que cada frente gastaba lo mismo, en promedio el BCB tuvo egresos por más de ciento noventa mil millones (190.031.664.000) al año, que equivalía al 2,38 por ciento del ingreso de un laboratorio. Vale la pena aclarar que eran dueños de más. Lo que deja un excedente superior de al menos 7,6 billones de pesos anuales. No obstante, este bloque apenas entregó en efectivo dos millones de pesos. Sí, leyó bien: dos miserables millones de pesos. El pelo de un gato.

Tabla 2: Gastos por Frente y total BCB

asistencia médica 1890096000
Combatientes 1685520000
reposición 2977200000
gasto total por frente 6552816000
Total frentes 190031664000
Fuente: Sentencia Rodrigo Pérez Alzate, alias “Julián Bolívar” Página 295

 

¿Dónde está el dinero restante? La pregunta hay que formularla de frente a los responsables. Entre ellos, al señor “Julián Bolívar”, comandante militar del BCB, liberado recientemente. El hecho de que las cuentas no den por ningún lado, no solo indica que a la Fiscalía le hace falta aprender matemáticas, sino que además no tenemos porqué sorprendernos de que haya dinero de sobra para que se creen ejércitos ilegales similares, una y otra vez. Los beneficios del narco siguen “pagando” los costos de ésta y otras muchas guerras.

@petalo_desal