La historia detrás del video viral de los niños bailando en Chocó
Leer

La historia detrás del video viral de los niños bailando en Chocó

María Rodríguez - Julio 19, 2018

Sabemos quién es el niño que lidera el baile y cuáles son los problemas de abandono que enfrenta su comunidad. 

Compartir

Ilustración: Juan Ruíz

El lugar donde más llueve en Colombia se llama Lloró, un municipio en Chocó donde 25 días al mes hay fuertes lluvias. A 45 km de la capital del departamento, Quibdó, está este pequeño municipio de casi 12.000 habitantes, que sufren de un limitado acceso a los servicios básicos. La gran mayoría de sus habitantes son de estrato 1 y apenas el 1 % de su agua potable viene de un acueducto. Fue allí también donde alguien grabó un video de varios niños liderando un baile que terminó estallando las redes.

La primera dama del municipio, Indira Mesa, nos contó que su población aprovecha cualquier actividad para celebrar a ritmo de chirimía y reggaetón: “esto es algo casi innato para la población afro”.

Por eso, la semana pasada, el municipio chocoano celebró las fiestas de la Virgen del Carmen. Un grupo de niños del colegio del municipio hizo una comparsa de baile, alguien los grabó y los llevó a las redes sociales. El vídeo se volvió viral en todo Colombia, más de 60.000 personas –más de cuatro veces la población del municipio– lo han visto en la cuenta de Instagram @HumorLucumi, por ejemplo, y ha sido reposteado en otras redes como Facebook desde diferentes cuentas y grupos.

“Ese niño baila mejor que el 93 % de la población de mi país”, dice un comentario en el vídeo que fue compartido por la reconocida página de humor viral de origen Chino, 9gag, “se ve como la siguiente película de Disney”, decía otro. En esa publicación, el vídeo cuanta con más de 430 comentarios bajo el título “niños liderando fiesta callejera en Chocó, Colombia”.

Pero, ¿quién es el niño que lidera el baile? En ¡Pacifista! quisimos averiguar la historia.

Si no lo ha visto todavía, le dejamos esta sabrosura por aquí:

Roiman Córdoba encabeza la comparsa. Tiene 13 años y cursa quinto grado de primaria, es conocido en la comunidad por siempre hacer parte de las actividades culturales. Junto a él, otros nueve niños y jóvenes conforman el grupo de coreografias del colegio.

Esta vez, los estudiantes hacían parte del bunde. Indira, quien también es docente en Lloró, nos explicó que se trata de un baile donde la gente, avanza, brinca y grita, y que va detrás de una comparsa para animar a la gente. Aquellos que van en la comparsa se visten con trajes típicos y se pintan la cara, aquellos que van detrás son el alma de la fiesta. Indira cuenta que cualquier persona se puede sumar a este baile que representa “la alegría de la cultura afro”.

Roiman, en el centro. Foto: Península Lloroseños

Otro de los niños que hace parte de la comparsa se llama Juver, es hijo de una de las periodistas que trabaja en Lloró Stereo, la cadena radial del municipio. Así pues, al ver que su vídeo se hizo viral en las redes, entrevistaron a Roiman en radio.

El niño contó que el recorrido se hace por todas las calles y que en un momento una persona vio unos “pasos cheveres” y decidió grabarlos, sin embargo, el vídeo no fue planeado. Cuando le contaron a Roiman toda la gente que había visto el vídeo “el muchacho se quedó con la boca abierta, ni el mismo se la creía, en realidad para todos fue un asombro”, cuenta entre risas la primera dama.

Historias no tan felices del Chocó

Apenas hace un año, varios corregimientos del municipio de Lloró se declararon en calamidad pública por las fuertes lluvias que hicieron que el río Andagueda se desbordara, dejando a 600 familias lejos de sus casas. En realidad, este es un hecho recurrente en el municipio debido a su construcción desordenada y poco orientada. En 2013, los ríos que rodean el municipio, crecieron tanto que se llevaron 500 viviendas, dejando a más de 800 personas sin hogar.

En el municipio de población afro e indígena, el mal manejo de agua ha llevado a que se transmitan con facilidad enfermedades como la malaria, tuberculosis o el dengue. A causa de la minería ilegal, muchos químicos llegan a los dos ríos que rodean la población: el Atrato y Andagueda. Según Mesa, “el acueducto es muy reducido, el agua siempre hay que hervirla” y “la presencia del gobierno es muy precaria”.

Es importante, además, recordar que la región del Chocó siempre ha estado marcada por el conflicto armado. En 2017, Indepaz hizo un informe, donde explicó que 26 de los 30 municipios del departamento tienen presencia de grupos narcoparamilitares. Algunas de las razones del aumento de violencia en el Chocó se remiten a la presencia de minería ilegal y de cultivos ilícitos.

Hoy el video de Roiman es solo una excusa para ver esas realidades que a veces no son tan visibles. Es claro que el Chocó necesita la atención de Colombia para superar sus problemas, pero también es evidente que la sabrosura de su gente es poderosa.