Estos son los excomandantes de las Farc que amenazan con no asistir a la JEP | ¡PACIFISTA!
Estos son los excomandantes de las Farc que amenazan con no asistir a la JEP Isaías Trujillo, uno de los comandantes que pidió aplazar su comparecencia ante la JEP. Foto: Donaldo Zuluaga -¡Pacifista!
Leer

Estos son los excomandantes de las Farc que amenazan con no asistir a la JEP

Macuma - Mayo 23, 2019

La recaptura de Jesús Santrich, dicen algunos excomandantes de Farc, le está restando legitimidad a la JEP.

Compartir

 

Isaías Trujillo y Marcos, antiguos integrantes del secretariado de las extintas Farc, hacen parte de los 31 exjefes guerrilleros que fueron citados por el Caso 001, sobre retención ilegal de personas, es decir, secuestros. El día 20 de mayo tenían que presentarse ante la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), pero por una supuesta falta de garantías jurídicas le pidieron a la JEP aplazar la diligencia.

Luis Oscar Úsuga Restrepo, más conocido como Isaías Trujillo, fue comandante del Bloque Nororiental de las Farc Iván Ríos y del Bloque Efarín Guzman durante 46 años. Participó en el secuestro y asesinato del gobernador de Antioquía, Guillermo Gaviria Correa .En 2014 el gobierno nacional ofreció una recompensa de 1.500 millones de pesos para ubicarlo. Por otro lado, Jesús Mario Rojas Arenas, conocido como Marcos, fue comandante del ´Bloquecito´ en los frentes 9 y 47 de las Farc.

Trujillo y Marcos hacen parte del grupo de 31 ex jefes guerrilleros que deben comparecer por el caso 001.  Este grupo es responsable por lo  menos de  6.162 casos relacionados con retenciones ilegales. El objetivo es que, en estas primeras fases, los excomandantes entreguen todos los detalles sobre lo que sucedió para comenzar a esclarecer casos por los que las víctimas están reclamando.

Sin embargo, este proceso parece complicarse tras la recaptura de Santrich por parte de los funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI), lo cual se presentó después de que la JEP ordenara su libertad. Los dos exjefes guerrilleros argumentaron que esto demuestra que están ante una evidente inseguridad jurídica y zozobra por la falta de coherencia del sistema judicial colombiano.

En una carta de tres páginas, Trujillo y Marcos le notificaron a  la presidenta de la Sala de Reconocimiento de Verdad, Responsabilidad y Determinación de Hechos y Conductas de la JEP, Julieta Lemaitre Ripoll, que no asistirán a las versiones voluntarias en las fechas establecidas, pues para ellos está muy claro que las decisiones de la JEP no se están respetando, ni se acatan y mucho menos se cumplen por parte de las demás entidades jurídicas del gobierno.

“¿Con qué tranquilidad puede un reincorporado comparecer a realizar el aporte pleno a la verdad, si la misma en vez de ser valorada como un aporte de construcción de paz en el país, termina siendo utilizada por la justicia ordinaria como forma de autodiscriminación?” dijeron los antiguos comandantes.

Manifestaron, eso sí, que tienen toda la voluntad de cumplir con lo estipulado en el Acuerdo de Paz y que se comprometerán con la verdad para las víctimas. Sin embargo, pidieron más certezas en materia jurídica. Inmediatamente la JEP contestó que  la comparecencia de los exjefes de las Farc-EP en la versión es obligatoria, personal e indelegable.

La respuesta de la JEP 

Este 22 de mayo, Jurisdicción Especial para la Paz informó públicamente que en lo últimos cinco días ya han recibido varias cartas de comparecientes de las extintas Farc-EP solicitando aplazamiento de las versiones previamente programadas dentro del Caso 001, conocido como el secuestro.

Varios de los escritos están en sintonía con lo que expusieron Marcos y Trujillo. Para la JEP es importante que los comparecientes justifiquen su inasistencia y por eso deben presentar pruebas específicas y detalladas sobre los problemas de seguridad que aducen. Estos problemas de seguridad deben ser  puestos en conocimiento de la Fiscalía y la Procuraduría.

Según el comunicado de la JEP, textualmente frente a la situación la sala de reconocimiento estableció que:

  1. Las versiones ordenadas en el caso 001, a través de los autos 02, 016 y 043 de 2019, continúan de acuerdo con el cronograma fijado. La Sala reitera que en la dimensión individual la comparecencia a la versión es personal, indelegable y obligatoria.
  2. La Sala estudiará de manera individual las situaciones de riesgo de seguridad denunciadas por los comparecientes y las razones de fuerza mayor para la no asistencia a las versiones dentro del caso 001. Los comparecientes deberán justificar su inasistencia a este tipo de diligencias y presentar la evidencia probatoria detallada sobre dichas alegaciones, las cuales serán valoradas por la Sala a la mayor brevedad para tomar una decisión al respecto incluyendo medidas de protección.
  3. La Sala toma nota que en algunos escritos de los comparecientes se alude a que colectivamente el partido político FARC ha definido que se va a cumplir con lo pactado y que van a aportar la verdad que les compete.

Los magistrados llegaron a la conclusión de que los 31 exjefes guerrilleros que han sido llamados a comparecer a este caso deben continuar su proceso con el cronograma que ya ha sido fijado. Esta fue la lista inicial que presento la JEP de los dirigentes Farc, quienes deben brindar su versión voluntaria ante la JEP:

Rodrigo Londoño Echeverri (Timochenko)
Pastor Alape Lascarro
Pablo Catatumbo Torres Victoria
Julián Gallo Cubillos (Carlos Antonio Lozada)
Iván Márquez
Seuxis Paucias Hernández Solarte (Jesús Santrich)
Rodrigo Granda Escobar
Abelardo Caicedo Colorado (Solis Almeida)
Jesús Mario Arenas Rojas (Marco Urbano)
Jaime Alberto Parra Rodríguez (Mauricio Jaramillo)
Milton de Jesús Toncel Redondo (Joaquín Gómez)
Rodolfo Restrepo Ruiz (Víctor Tirado)
Juan Hermilo Cabrera Díaz (Bertulfo Álvarez)
Edgar López Gómez (Francisco González – Pachochino)
Juan Carlos Ramírez (Miguel Pascuas)
Jaime Bustos Aldana (Fernando Bustos – Marquetalia)
Jairo González Mora (Bayron Yepes)
Jesús Emilio Carvajalino Carvajalino (Andrés París)
José Benito Cabrera (Fabián Ramírez)
Guillermo Enrique Torres Cuelter (o Cuéllar)
José Manuel Sierra Sabogal (Aldinever Morantes)
Erasmo Traslaviña Benavides (Jimmy Guerrero)
Floresmiro Burbano (Martín Corena)
Luis Óscar Úsuga Restrepo (Isaías Trujillo)
Martín Cruz Vega (Robín Morro)
José Vicente Lesmes (Walter Mendoza)
Luis Ernesto Medina Ávila (René Hertz)
Luis Alberto Albán Urbano (Marcos Calarcá)
Orley Jurado Palomino (Hermes Aguilar)
Hernán Darío Velásquez Saldarriaga (Oscar Montero – El Paisa)

El Caso 001

Desde julio del 2018 la JEP abrió el Caso 001. Desde entonces los magistrados comenzaron a estudiar nueve informes que recibieron de los organismos de la Fiscalía, el Centro Nacional de Memoria Histórica, Fundegan (Fundación adscrita a Fedegán), País Libre, entre otros, y a escuchar a decenas de víctimas que sufrieron el secuestro.

Hasta febrero de este año, para el Caso 001 de la JEP, 89 víctimas fueron acreditadas, a las cuales se les asignaron abogados del Sistema Autónomo de Asesoría y Defensa (SAAD).Las víctimas tendrán la oportunidad de participar en una audiencia pública de reconocimiento y posteriormente podrán presentar observaciones sobre los hallazgos que encuentre la JEP sobre sus casos, teniendo en cuenta, por supuesto, las versiones de los exfarc.

Algunos de los comparecientes son  Clara Rojas (excongresista), Alan Jara (exgobernador del Meta), Luis Eladio Pérez (excongresista), Consuelo Gonzáles de Perdomo (excongresista), Orlando Beltrán Cuellar (excongresista), Fabiola Perdomo, Jorge Eduardo Gechem (excongresista) y familiares de los exdiputados del Valle asesinados en cautiverio.

Las víctimas del Caso 001 solicitaron conocer la verdad sobre lo sucedido y garantías de reparación y no repetición. En el comunicado, la  JEP aclara que las víctimas de violencia de género tendrán derecho a no ser confrontadas con su agresor.

Con el caso de Jesús Santrich, el sistema parece entrar en un limbo peligroso. Si los excomandantes dejan de asistir, más que manifestar un respaldo a Santrich, estarían dándole la espalda a las víctimas, lo que le sirve, al final, al uribismo.