¿Por qué Hidroituango amenaza al segundo río más importante de Colombia? Río Cauca. Foto: @MAmbientalistaC
Leer

¿Por qué Hidroituango amenaza al segundo río más importante de Colombia?

Staff ¡Pacifista! - Febrero 5, 2019

Esta decisión, dicen las comunidades ambientales, afectará enormemente la biodiversidad del río Cauca.

Compartir

Empresas Públicas de Medellín (EPM) anunció hoy el inminente cierre de la compuerta 1 de la central hidroeléctrica Hidroituango  —el segundo en menos de un mes— para evitar una presunta situación de emergencia en el embalse. Las compuertas son las encargadas de regular el paso de agua (u otros fluídos) por medio de un mecanismo hidráulico-mecánico en las centrales hidroeléctricas.

La decisión fue tomada por el riesgo de inundación en la casa de máquinas, el corazón del proyecto. Esta decisión se tomó ante la probabilidad de que la estructura de la casa de máquinas pudiera colapsar por la presión del agua después de que cerraran la primera compuerta, lo que ocurrió el pasado 16 de enero.

Como consecuencia, el caudal del río Cauca se verá reducido a una octava parte del mínimo requerido por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, afectando en gran medida su biodiversidad. Expertos afirman que el río se va a secar con el cierre de la compuerta y que no se sabe durante cuánto tiempo se mantenga en este estado . El cierre de la casa de máquinas se verá reflejado en la reducción del caudal del Cauca hacia aproximadamente la 1 o 2 de la tarde del día de hoy, es decir, dos horas después del cierre de la compuerta.

Ambientalistas se pronuncian en contra de la decisión de la EPM por las implicaciones que la sequía del río supone y por la falta de garantías frente a las medidas que se tomarán para evitar una catástrofe ambiental.

Hidroituango ha estado en la mira de la opinión pública desde su apertura, pues se encuentra localizada en un punto álgido de enfrentamientos entre grupos armados, los defensores ambientales y  EPM. Además, las comunidades aledañas se han visto afectadas en gran medida, con la evacuación de 5,000 personas por motivo de la creciente del río Cauca en 2018 y el estado de alerta en el que se mantuvo a 130,000 más. Las familias reubicadas denunciaron una calidad deficiente en los albergues y la tala de 4,000 hectáreas de bosque. La situación de la central, en suma, es crítica para las comunidades y para el ecosistema.

EPM, por su parte, asegura  tener listo un protocolo de respuesta ambiental, en el que aproximadamente 750 personas se encargan del rescate de peces y su devolución al cauce del río. Aun así, en los últimos días se han encontrado 147 peces muertos por la falta de agua, esto antes del cierre de la compuerta.

¿Por qué es una obra tan polémica? 

A 171 kilómetros al norte de Medellín, en el cañón del río Cauca, está Hidroituango: una poderosa hidroeléctrica que está tomando forma desde los años noventa y que en los próximos meses comenzaría a funcionar. Ubicada en el municipio de Ituango – punto estratégico para los grupos armados – la obra suplirá de energía a 8 millones de colombianos (cubrirá el 17% de la demanda eléctrica del país). El 50% de la energía de Antioquia, según Empresas Públicas de Medellín (EPM), dependerá de Hidroituango.

El año pasado, en el mes de enero y cerca de la finalización de la obra, Hidroutuango empezó a tapar los túneles de desviación (que había construido para, precisamente, desviar el caudal del río Cauca mientras finalizaba la construcción de la represa). Se tenía presupuestado un túnel intermedio que iba a quedar en funcionamiento una vez acabara la obra (y fueran taponados los dos túnel intermedios). Los tapones eran de concreto y tenían 22 metros de ancho. Se alcanzó a taponar uno de los dos túneles de desviación. Pero el 27 de abril residuos de piedras y troncos que traía el río Cauca taponaron el túnel intermedio (el que iba a quedar operando una vez finalizada la obra). Esto desató el incidente y la crisis que tuvo en vilo al país durante varios meses.

Tras una lucha a contrarreloj entre los operarios de Hidroituango contra la corriente del río, finalmente a comienzos de mayo la represa se empezó a llenar, pues el flujo de agua estaba taponado por la parte baja de la represa. Ante la emergencia, Hisroituango decidió inundar la Casa de máquinas (donde se encontraban las turbinas y los equipos generadores de energía) para permitir el paso del agua por ese ducto. Esta apertura permitió que el nivel de la represa bajara y que, poco apoco, el caudal del río Cauca corriera con ‘normalidad’.

La emergencia, sin embargo, sucedió después de las aparentes daños ambientales ejercidos por la empresa Hidroituango durante la construcción de la represa.  En septiembre del año pasado la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) sancióno a Hidroituango por estas razones: “un manejo inadecuado de aguas junto a la carretera, desestabilización de los depósitos, deslizamientos que generan inestabilidad en los predios, derrumbes, obstrucción de cauces y desagües, falta de una adecuada evacuación de agua, señalización deficiente en las zonas donde se adelantaban las obras; además de poca socialización con las comunidades locales”.

Y además, por instalar “una planta de trituración y otra de concreto cerca al corregimiento de El Valle sin contar con ninguna autorización”.