Genaro García, el líder negro al que mataron las Farc | ¡PACIFISTA!
Genaro García, el líder negro al que mataron las Farc
Leer

Genaro García, el líder negro al que mataron las Farc

Juan David Ortíz Franco - Agosto 24, 2015

La guerrilla confirmó desde Cuba lo que los movimientos afrocolombianos ya sabían bien. Sus hombres violaron el cese unilateral y asesinaron al hombre que había puesto la cara para defender el territorio de las comunidades negras de Nariño.

Compartir

A Genaro García lo mataron por sentirse negro, por decirlo sin miedo y por defender su territorio de los violentos sin importar la sigla que lo amenazara. Hace ya tres semanas, el 3 de agosto pasado, varios hombres lo retuvieron en una carretera en zona rural de Tumaco, lo obligaron a acostarse en el piso y le dispararon.

García lideraba el Consejo Comunitario del Alto Mira y Frontera, una organización dedicada a la defensa de los territorios ancestrales de las comunidades afrodescendientes del departamento de Nariño. También de las víctimas que el conflicto armado y el despojo dejó por cientos en sus comunidades.

Su reclamo por la propiedad colectiva de la tierra involucraba los intereses de compañías palmicultoras y de otras agroindustrias que ocuparon grandes extensiones aprovechando o incluso promoviendo el desplazamiento de las comunidades.

También se enfrentaba a paramilitares, guerrillas y narcotraficantes que durante décadas han ejercido presión sobre los pobladores de la zona para la explotación de cultivos ilícitos y dominar la zona de frontera.

Esa decisión, de hacerle frente al despojo, representó para García amenazas e intimidaciones. Al frente de muchas de esas presiones estaban las Farc. Incluso, en octubre de 2014, la columna Daniel Aldana de esa guerrilla lo citó para notificarle que quedaba destituido de su cargo de representación en el Consejo Comunitario.

De no acatar la orden sería asesinado y él, por supuesto, no quiso ceder. Pero las amenazas se cumplieron a principios de este mes. Pese al cese unilateral al fuego ordenado por el Secretariado de las Farc a partir del 20 de julio pasado, sus hombres asesinaron a Genaro.

La responsabilidad de la guerrilla en ese homicidio fue reconocida desde Cuba por alias “Pastor Alape”. En un mensaje escueto vía Twitter el negociador de las Farc dijo el domingo en la noche que las investigaciones por la muerte del líder étnico “desgraciadamente” comprometen a integrantes de esa guerrilla. Cerró su trino con la expresión “habrá justicia”.

Este lunes, ya en una declaración pública, la delegación de paz de la guerrilla leyó un comunicado del Bloque Occidental en el que anuncian que sus averiguaciones internas “conducen a la conclusión de que efectivamente unidades de la Columna Móvil Daniel Aldana se encuentran comprometidos en la comisión de tan condenable acto”.

Según el comunicado, acciones de ese tipo contradicen los procesos de organización y de lucha popular con los cuales se sienten “identificados” y por eso expresaron sus condolencias a los allegados de Genaro García, aseguraron que episodios como ese no se repetirán y anunciaron sanciones para los responsables.

De esa forma confirmaron algo que los movimientos afrodescendientes ya sabían y para lo cual no necesitaban noticias desde La Habana. Así lo dijo Juan de Dios  Mosquera, director del Movimiento Nacional Cimarrón.

“Nosotros desde la organizaciones étnicas afrocolombianas ya teníamos la certeza de que los responsables del asesinato de Genaro eran hombres de las Farc. Hace mucho tiempo venían amenazándolo y hostigándolo por su posición en defensa del territorio y también por no permitir que la guerrilla manipulara al consejo y a la juventud de esa región”, expresó Mosquera.

Agregó que la persecución en contra de García ya había llevado incluso al asesinato en 2012 de una de sus hermanas a manos de la guerrilla y dijo que el homicidio del líder es un crimen de lesa humanidad que las Farc deben reparar y por el cual “deben ser  juzgados en el proceso de justicia transicional que venga después de La Habana”.

El mensaje, dice Mosquera, es que pese a lo que afirman en su comunicado, las Farc “están totalmente desviadas de los objetivos sociales, políticos y democráticos que han declarado”, y que aún persisten las amenazas de los grupos armados contra los pueblos que defienden su derecho a defender lo que les pertenece.

“La invasión de los grupos guerrilleros y paramilitares a nuestros pueblos –explica Mosquera- ha sido una tragedia y ha representado la destrucción de la identidad de los afrocolombianos, de sus territorios y de su calidad de vida”.