El histórico discurso de las Farc: 'vamos a adquirir el compromiso de una paz para siempre' | ¡PACIFISTA!
El histórico discurso de las Farc: ‘vamos a adquirir el compromiso de una paz para siempre’
Leer

El histórico discurso de las Farc: ‘vamos a adquirir el compromiso de una paz para siempre’

Staff ¡Pacifista! - Mayo 13, 2016

Iván Márquez, el jefe negociador de la guerrilla, dijo que hay "importantes consensos en torno al cese al fuego".

Compartir
“Iván Márquez” dijo que los acuerdos sobre los puntos restantes de la agenda de negociación están muy cerca de ser acordados. Foto pazfarc-ep.org.

Dicen las Farc que el acuerdo anunciado el jueves “es la ruta más corta y segura en lo jurídico para llegar a la reconciliación nacional”. Lo hicieron en un comunicado leído en La Habana por el jefe negociador de esa guerrilla, “Iván Márquez”, en el que se refirió al “blindaje” que tendrá el acuerdo final para que se respete en Colombia, se cumpla y se reconozca a nivel internacional.

Además de referirse a los términos del más reciente acuerdo, que por lo demás ha sido objeto de numerosas críticas, “Márquez” hizo un anuncio que, para el momento en que se encuentran los diálogos, indica que se están aproximando posiciones sobre un tema determinante: el mecanismo de refrendación.

“Como lo ha dicho el jefe de la delegación del Gobierno, Humberto De la Calle, habrá un mecanismo que garantice que los colombianos tomen sus decisiones en conciencia sobre lo pactado”, dijo “Márquez” en su declaración.

Si bien no precisó cuál sería esa herramienta, la frase del jefe guerrillero no es un asunto menor para esta etapa de la negociación. Mucho más si se tiene en cuenta que hace apenas unos meses las Farc cuestionaron la fórmula del plebiscito, que ha promovido el Gobierno, por considerarla una medida unilateral, que los desconocía como interlocutores y que, además, no garantizaba que los acuerdos tuvieran vigencia en el tiempo.

Ese momento, en enero pasado, cuando el Congreso acababa de aprobar el plebiscito por la paz, tuvo aires de crisis. “El plebiscito es una iniciativa unilateral que resbala ante los acuerdos de La Habana. Nunca se tocó dicho tema en la mesa de conversaciones”, dijo entonces Iván Márquez.

Ese tono enfático y combativo que usó la guerrilla sugería que el camino a un acuerdo en ese punto estaba aún muy lejos, pero la declaración de este viernes no solo cambia el contenido sino también el tono: aún con todas las críticas, los pasos restantes en la mesa de conversaciones tienen en frente un camino seguro.

“La mayor garantía de que nuestra palabra vale”

Otro mensaje, que sugiere la posibilidad de que las Farc y el Gobierno logren en el corto plazo un acuerdo para que el plebiscito sea el instrumento de refrendación es la declaración del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, diciendo no solo que la aceptación popular de los acuerdos está en firme, sino también que el Ejecutivo espera “en el menor tiempo posible”, una decisión de la Corte Constitucional sobre la exequibilidad de la ley que crea el plebiscito por la paz.

Esa idea sugiere que ambas partes en la mesa de conversaciones estarían solo a la espera de que se surtan los trámites institucionales requeridos, en este caso en la Corte, para ratificar su consenso alrededor del plebiscito.

Que las Farc se acoplen a los mecanismos institucionales es justamente lo que el Gobierno ha calificado como una victoria del acuerdo anunciado el jueves. Lo mismo se desprende de la declaración de “Márquez”.

“Se trata de la mayor garantía de que nuestra palabra vale —dijo el guerrillero refiriéndose al acuerdo—. Precisamente, nos acogemos al Derecho Internacional Humanitario, esa institución de valor universal, para señalarle al mundo entero que vinimos a La Habana a adquirir el compromiso de una paz para siempre en los términos que mande el Acuerdo Final próximo a suscribirse, y a expresar el juramento del Nunca Más”.

En enero, al rechazar el plebiscito, la guerrilla decía que el Congreso no era competente, cuestionaba su legitimidad e insistía en que la única vía que podría garantizar que los acuerdos fueran aplicables a futuro era la verdadera expresión de la voluntad popular por medio de una asamblea nacional constituyente.

Ahora, en cambio, “Márquez” dijo en su comunicado que “una vez aprobado el Acuerdo Final, el Congreso de la República decidirá si lo hace suyo, y si así fuera a través de procedimiento legal definido, lo incorporará al orden jurídico colombiano, lo cual interpreta fielmente el mandato constitucional que señala que la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”.

Así pues, otra conclusión que deja la declaración de la guerrilla es que si bien lo que pueda introducirse en la Constitución es aún incierto, en tanto no existe todavía un acuerdo definitivo, las Farc reconocen el ordenamiento jurídico y la institucionalidad del Estado, como los mecanismos idóneos para aplicar lo que surja de la mesa de conversaciones.

A eso se suma que, citando la fórmula del Acuerdo Especial, la guerrilla aseguró que ya se rigen por lo acordado: “Hemos sostenido que los Acuerdos Especiales valen desde que los asumen las partes por estar el DIH inserto en el Bloque de Constitucionalidad; en efecto ello comienza a ser una realidad. Significa esto que, siendo nosotros una institución de palabra, a la luz de las normas internacionales y del Derecho Internacional Humanitario, ya nos rige lo acordado, como nos regirá la firma del acuerdo final porque nuestra rúbrica es un sello vital de compromiso histórico y un legado incontrovertible para las futuras generaciones de cómo se deben asumir las obligaciones ante el altar de la patria”.

Finalmente, el jefe guerrillero cerró su declaración asegurando que los acuerdos restantes están cerca e  invitando a quienes “se resisten a la paz” a que construyan junto a ellos y “sin menoscabo de su dignidad” la construcción del futuro sin conflicto armado.

“Si entre los combatientes, entre los que arriesgamos la vida en los campos de combate —dijo “Márquez” —, hay importantes consensos en torno al cese al fuego y las hostilidades, es porque el acuerdo es inminente. Si la dejación de las armas, con compromisos recíprocos para las partes, se ha entendido como su no utilización en política, es porque estamos cerca de un histórico pacto de humanidad y amor por la patria. Si el acuerdo sobre garantías de seguridad y paramilitarismo está a punto de ver la luz, es porque efectivamente estamos cerca del Acuerdo Final”.