El Ejército puso de nuevo su trinchera. A Ituango se le pasó la alegría | ¡PACIFISTA!
El Ejército puso de nuevo su trinchera. A Ituango se le pasó la alegría
Leer

El Ejército puso de nuevo su trinchera. A Ituango se le pasó la alegría

Juan David Ortíz Franco - Junio 25, 2016

La comunidad había interpretado el desmonte de la trinchera en la base militar del pueblo como un gesto de paz.

Compartir
Los soldados de la Brigada Móvil No. 18 del Ejército volvieron a poner la trinchera que desde hace más de una década está en el parque de Ituango. Foto: @Cmariobermudez

La alegría en Ituango duró unas cuantas horas. El jueves en la noche buena parte del pueblo celebró el desmonte de la trinchera que rodeaba la base de la Brigada Móvil No.18 del Ejército. La situación ocurría poco después de la firma en La Habana del acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno y las Farc.

Ananías Vega, presidente de la Asociación de Campesinos de Ituango, dijo que el gesto demostraba que los habitantes de ese municipio podían “empezar a respirar un ambiente de paz”.

Sin embargo, el viernes los soldados volvieron a montar su barricada. En eso quedó lo que muchos ituanguinos interpretaron como un símbolo del fin de la confrontación entre la Fuerza Pública y el frente 18 de las Farc en ese municipio, uno de los más golpeados por la guerra en Antioquia.

No era un asunto menor. La base militar está en el parque de la población y desde 2003 ocupa el edificio de lo que antes fue una universidad.

Comerciantes, profesores y líderes sociales de Ituango han insistido desde 2012 en que la presencia de esa unidad militar en el centro de la localidad representa un riesgo para la población civil. Sostienen que ese lugar debería ser destinado para el desarrollo de programas sociales o para adecuar un centro de salud, un colegio o incluso un parque educativo como los que fueron construidos en cerca de 80 municipios de Antioquia durante la administración anterior.

Los reclamos de la comunidad llevaron a que en 2014 el Tribunal Administrativo de Antioquia ordenara al Ejército desocupar el lugar y asentarse por fuera de la cabecera urbana de Ituango. Sin embargo, el año anterior el Consejo de Estado revocó esa determinación argumentando que el riesgo que enfrenta la población civil no se debe a la ubicación de la base, sino “a la execrable situación de orden público que registra la zona”.

Leonardo Colorado, un psicólogo que vive hace seis años en esa localidad, explica que la decisión de volver a construir esas trincheras acabó con el ambiente que se percibía desde el jueves. “Cuando se retiraron las trincheras hubo un ambiente muy festivo porque eso está en todo el parque principal y la sensación que tenemos es que estamos en medio del fuego cruzado y que el parque es un espacio de guerra. Todos lo asumimos como parte del proceso de paz y cuando las volvieron a montar la reacción fue de mucho dolor”.

@NoticiasCaracol @NCAntioquia las están volviendo a montar pic.twitter.com/b6y5df0OgG

— Electra (@leofcolorado) 24 de junio de 2016

Agregó que en el municipio algunas personas quedaron con la sensación de que se trató de una “burla” hacia la población por la coincidencia del desmonte con el anuncio del cese al fuego bilateral.

Por su parte, el coronel Luis Carlos Mosquera, oficial de Comunicaciones Estratégicas de la Séptima División del Ejército a la cual está adscrita la Brigada Móvil No. 18, le explicó a ¡PACIFISTA! que no se trató de ningún desmonte, sino de una reubicación de la trinchera, solicitada por la Policía para mejorar la movilidad en la zona. Mosquera agregó que la actividad coincidió casualmente con el acuerdo ratificado ese día en La Habana, asunto que fue interpretado de forma errónea por algunas personas.

Ante esa situación, Nubia Ciro, de la Asamblea Cívica por la Paz de Ituango, aseguró que la comunidad está indignada con la actitud de la Fuerza Pública. “Se viene dando una pelea desde 2012 para que entreguen la institución educativa que tiene tomada el Ejército. El mismo alcalde dice que este año ha habido una reducción del 80% de las muertes violentas en el municipio. En todas partes la guerra va cediendo, pero el mensaje es que no ha pasado nada y que lo que se discute en La Habana no tiene trascendencia en lo local”.

La lideresa agregó que si en el marco de la discusión que se ha dado sobre la presencia de esa base en el parque “le dicen a la comunidad que van cambiar esos costales y lo hacen en otro momento, la gente entiende que la pelea hay que seguirla dando. Pero esto que pasó es una incoherencia por parte del Estado en la muestra de voluntad para construir otros escenarios”.

Agregó que el próximo sábado la Asamblea Cívica hará una toma cultural del pueblo para expresarse sobre la trascendencia de lo acordado en La Habana e insistir en la necesidad de que lo negociado tenga en consideración los deseos de las comunidades para que haya efectos reales en lo territorial.