Violencia, la otra pandemia que afrontan los excombatientes de las Farc en el Cauca | ¡PACIFISTA!
Violencia, la otra pandemia que afrontan los excombatientes de las Farc en el Cauca Imagen: Sebastián Leal
Leer

Violencia, la otra pandemia que afrontan los excombatientes de las Farc en el Cauca

José Puentes - Abril 15, 2020

El partido Farc denuncia que las disidencias amenazan a exguerrilleros que continuan en proceso de reincorporación y a líderes sociales en Argelia, en el sur del departamento. El pasado fin de semana hubo intimidaciones contra ellos.

Compartir

Ni la pandemia del Covid-19, que obligó a que todo el país se confinara, logra frenar la violencia en contra de líderes sociales, defensores de derechos humanos y excombatientes de las Farc. Desde el 6 de marzo, día en que se conoció el primer caso oficial del nuevo coronavirus en Colombia, han asesinado a 15 líderes sociales y a seis exguerrilleros de las Farc según al registro que lleva el Instituto de estudios para el desarrollo y la paz —Indepaz.

Justo este lunes, cuando comenzamos otras dos semanas de aislamiento obligatorio, el partido Farc denunció que miembros de la disidencia Frente Carlos Patiño están amenazando a excombatientes en proceso de reintegración en Argelia, en el sur del Cauca. Allí está ubicado uno de los Nuevos Puntos de Reagrupamiento, los lugares que reemplazan a los antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación. “Señalamos que el día 11 de abril se violentó las puertas y se robaron los enseres, alimentos y animales de la finca ubicada en la vereda Santa Clara donde los reincorporados, a través de su organización CEMAS, desarrollan proyectos productivos”, cuenta el partido en un comunicado.

 

 

La Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano, que también alertó este lunes sobre las amenazas en contra de los excombatientes en Argelia, señala que además del robo en la finca, hombres de esa disidencia le dijeron a pobladores de la vereda que iban por ‘Wilson’ y ‘Caliche’, dos líderes de la reincorporación de viven en la zona.

En horas de la noche —cuenta la Red— presuntos integrantes del Frente Carlos Patiño forzaron las puertas de la vivienda de unos reincorporados y les dijeron que buscaban a los líderes de ASCAMTA (Asociación Campesina de Trabajadores de Argelia) y a ‘Wilson’ y ‘Carlos’”.

Al día siguiente, el domingo 12, se repitieron las amenazas de la disidencia, pero en los corregimientos de El Sinaí y El Mango. A través de un comunicado, la Red asegura que hombres armados que portaban distintivos del Frente Carlos Patiño irrumpieron en las casas de varios excombatientes de las Farc en busca de los líderes de la reincorporación en Argelia y de los dirigentes ASCAMTA.

El lunes siguieron las amenazas. “Ellos —la disidencia— identifican como objetivo militar a los excombatientes y a la asociación campesina porque se han opuesto a que en el territorio existan grupos armados”, explica la Red de Derechos Humanos. También están en la mira porque impulsan la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito.

Argelia_panorámica
Panorámica de Argelia, en el sur del Cauca. Foto: Archivo particular

 

Conflicto entre disidencias y ELN

El partido denuncia que la situación de inseguridad para los reincorporados de Argelia se agudizó a principios de abril de este año, cuando los grupos disidentes Frente Carlos Patiño y Frente Jaime Martínez ocuparon el territorio. A estos dos actores armados se suma la presencia del Frente José María Becerra del ELN. La confrontación entre los tres grupos ha generado desplazamientos, heridas a campesinos, detenciones ilegales y amenazas contra organizaciones sociales y sus dirigentes.

El Estado hace presencia tan solo con una fuerza pública que no actúa en consonancia con los intereses de la comunidad”, se lee en el último párrafo del comunicado del partido Farc. Frente a esta denuncia, el Comando Específico del Cauca, unidad militar de la Tercera División del Ejército, respondió que las tropas de dos batallones –Infantería Nº56 y Despliegue Rápido Nº12— adelantan operaciones en Argelia para contrarrestar a los grupos armados; y que el pasado 26 de marzo se organizó un consejo de seguridad con el alcalde del municipio y delegados de organizaciones sociales para revisar la seguridad en la zona. Sin embargo, estas medidas parecen insuficientes porque las amenazas y la violencia contra los excombatientes y líderes sociales en Argelia continúan.

 

 

¡Pacifista! revisó la alerta temprana Nº 010 de 2020 que emitió la Defensoría del Pueblo el 7 de marzo de este año. Allí está documentado que el grupo disidente Frente Carlos Patiño acordó con el ELN el dominio de Argelia luego de la firma del Acuerdo final de paz. Es un municipio clave para estos grupos armados debido a su cercanía con el Pacífico caucano, lo que les facilita el tráfico de armas y drogas desde y hacia el interior del departamento. Pero en 2019 esa especie de tregua entre ambos actores armados se rompió, lo que originó algunos enfrentamientos.

El 2 de marzo pasado, según la alerta temprana, se reportó la llegada de aproximadamente 50 hombres de la disidencia al corregimiento de El Mango. Dos días después empezaron los combates en zona rural del pueblo.

Se infiere una altísima probabilidad de expansión de los enfrentamiento, afectaciones a bienes civiles y a los medios de subsistencia de la población, homicidios en persona protegida, desapariciones forzadas, atentados contra la misión médica, amenazas y restricciones a la movilidad y al ejercicio de libertades civiles y políticas”, advirtió la Defensoría hace más de un mes.

Estas denuncias en Argelia se conocieron en la víspera de la entrega al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del informe trimestral sobre la implementación del Acuerdo final de paz. La Misión de Verificación de esa organización en Colombia preparó un documento, que fue presentado este martes, donde reafirma su preocupación por las agresiones en contra de excombatientes de las Farc y líderes sociales. “La paz en Colombia no puede ser una víctima de esta pandemia (…) La violencia en contra de ellos se ha mantenido a pesar de la cuarentena nacional”, señaló Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión, en la entrega del documento.

Entre el 27 de diciembre de 2019 y el 27 de marzo de este año —trimestre que recoge el informe— mataron a 16 exguerrilleros, lo que aumenta a 190 el número de excombatientes asesinados desde la firma del Acuerdo. Cauca, lastimosamente, es el sitio donde más los matan, con 36 homicidios. Y con respecto a los líderes sociales, este departamento tiene el récord nacional: 102 asesinatos entre 2016 y 2019.