Uribe, Vélez y ‘Pacho’, de analfabetas digitales a manipuladores expertos
Leer

Uribe, Vélez y ‘Pacho’, de analfabetas digitales a manipuladores expertos

Staff ¡Pacifista! - Noviembre 1, 2016

OPINIÓN "Esa fue la gente que nos ganó. Y con 'esa gente' no me refiero solo a Vélez, Uribe y Pacho, sino a todos sus seguidores"

Compartir

Por: Emmanuel Vargas Penagos

Debo confesarlo: no me queda fácil esa postura de aceptar a la gente del No y recibirlos con un abrazo. Como dijo Antonio Caballero hace poco, sería una actitud muy hipócrita. Estoy ardido y creo que así estaré durante un buen tiempo. Y, como en cualquier tusa, a veces también prefiero echarle sal a la herida. Por eso, amigos del Sí, reflexionemos sobre nuestros rivales, sobre quién nos derrotó. En este tipo de cosas, uno siempre quiere pensar que le ganó alguien digno, inteligente y muy capaz. Pero en realidad se trata de gente que, entre muchas otras cosas, no sabe usar Internet.

Arranquemos por el líder de líderes, el todo poderoso y sabelotodo, Álvaro Uribe Vélez. Todos recordamos con, digámoslo así, ternura, la forma en que Uribe creyó que un periódico llamado el “Daily News” se refería a nuestra claudicación a “la Far”  con este titular: “Ganó el terrorismo en Colombia, presidente regala patria a las Farc”. La noticia y la imagen eran tan falsas que nadie sabía si mejor mirar a otro lado y no decir nada. Unos pocos se preguntaron: ¿cómo sería un periódico escrito por Uribe?, ¿Sería algo como la página web de Homero Simpson?

Uribe, ese mártir de los tiempos modernos, nos enseñó, a costa de su dignidad, que no podemos soltarle así como así un computador o un celular inteligente  a un papá -como él-. El día que mi mamá abrió su correo, por ejemplo, tuve que explicarle que tenga cuidado con mensajes de princesas nigerianas.

Es probable que un poco de pedagogía, como la que usé con mi mamá, hubiera sido útil para evitar el triunfo del No. Menos gente tendría que pasar la vergüenza de decir que votó No porque un meme se lo dijo. ¿Se imaginan si alguien se hubiera sentado a explicarle a tiempo a Juan Carlos Vélez Uribe cómo usar internet? Este pobre hombre, sentado solo frente a la pantalla de su computador, tuvo la ingenuidad de creer en una noticia falsa que decía que 37 personas habían muerto de sobredosis de marihuana en Colorado, Estados Unidos, apenas un día después de que esa droga fuera legalizada. Lo peor es que quiso hacer política con eso.

Pobre Vélez, pobre Uribe. Pienso en ellos y vienen a mi mente todas las tías y tíos del planeta que reenvían cadenas hechas en Power point con mensajes de amor y de superación personal.

Uno trata de buscar alguna esperanza y de repente se encuentra con Pacho Santos. Inocencia, candidez, buena voluntad. En abril del 2014, Pacho creyó que una noticia de Actualidad Panamericana, titulada “Rodolfo Llinás no entendió cómo funcionan las tarjetas de SITP y TM”, era cierta.

Yo creo que Pacho, Vélez y Uribe han aprendido un poco sobre cómo usar Internet en estos tiempos. De algo tuvo que servirles el curso de redes sociales que “El Hacker” Sepúlveda le dio a Oscar Iván Zuluaga (o a su clon maligno, el del montaje). Igual, estoy seguro de que en el Centro Democrático todavía le tienen miedo a Internet. O si no, ¿cómo se explica que estén promoviendo un proyecto de ley que facilita la remoción de contenidos en buscadores?

Ellos aprendieron, pero tal vez saben que sus seguidores muy posiblemente no han tenido la misma oportunidad y aprovechan eso para manipularlos. O si no, ¿cuál es la razón del bombardeo en redes sociales? La lista es muy larga. Daniel Samper recopiló algunos ejemplos con el HT #MentirasContraLaPaz y ¡Pacifista! Hizo un intento por descifrar qué tan ciertos eran algunos memes.  Acá hay unos ejemplos de lo que se podían encontrar:

 

 

 

O vean este video en el que un gran “experto internacional” cuenta la teoría de la conspiración de cómo el presidente, Juan Manuel Santos, es un guerrillero encubierto con el alias de Santiago, que ayudó a que Maduro fuera presidente. El video me trae recuerdos muy lindos de “la Loca del Eje ambiental”, una señora que andaba por los lados de la Universidad de los Andes caminando en reversa e insultando gente, a quien una vez escuché decir “Serpa, Uribe y el Papa se reunieron en una finca en Carmen de Apicalá, al lado de la Naríz del Diablo”.

Aunque es cierto que el Sí también hizo todo tipo de memes, caricaturas y videos,  por alguna razón, los mensajes de la campaña del No y, en general, los contenidos críticos al proceso de paz, me recuerdan mucho más a mis primeros días en Internet. Cuando veo esos mensajes de la conspiración Castro-Gay-Chavista-Satánica, es inevitable recordar cuando usaba Messenger y me llegaban archivos titulados holaestoesunvirus.exe o lastetasdebritney.exe.

Las mentiras del No eran muy fáciles de distinguir para alguien que sabe usar Internet. No hubiera sido raro recibir un audio de WhatsApp de alguien desconocido diciendo que ya están alistando los rayos gays para convertirnos a todos en locas comunistas. Tampoco hubiera sido sorprendente ver noticias muy “ponderadas y juiciosas” de páginas tan confiables como elezpektadorz.kom o laverdadocultadelapasezquetuyyobamozamorir.com.

Yo pensaba que la gente no era tan ingenua de caer en cosas así, pero los resultados del plebiscito me dicen otra cosa.  Yo veía a mucha gente orgullosa de la victoria del No, con su “paz sí, pero no así”, y solo pensaba en la británicaque apoyaba el Brexit para poder comprar huevos más grandes en la tienda de la esquina.

Tal vez a esto era a lo que se refería el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, cuando dijo que las redes sociales podían usarse como arma de guerra. O quizás todo esto es fruto de una conspiración más grande. Quizás  Diego Molano, el ex Ministro de TICS, era un espía. Esa sería la mejor explicación de por qué entregó miles y miles de tabletas por todo el país sin decirle a nadie cómo utilizarlas.

En fin. Esa fue la gente que nos ganó. Y con esa gente no me refiero solo a Vélez, Uribe y Pacho, sino a todos sus seguidores que ayudaron a difundir sus mensajes. Y ahora, después de casi un mes con tusa plebiscitaria, podría decir que la gente sigue sin entender que la engañaron, pues los memes y las noticias falsas siguen circulando por la red.