Testimonios de embarazo adolescente para épocas electorales
Leer

Testimonios de embarazo adolescente para épocas electorales

Colaborador ¡Pacifista! - Mayo 25, 2018

Ana, Luz y Yerica se salvaron del susto de estar embarazadas. ¿Qué dicen los candidatos presidenciales sobre el embarazo adolescente y no deseado? Por: María Claudia Dávila

Compartir

 

Foto vía Wikimedia Commons.

Conozca la opinión de los candidatos a la presidencia sobre este y otros temas en www.candidater.co

Estas son tres historias que ocurrieron en Colombia:

Ana*, 23 años

Ana estaba asustada.

Pasaron varios días, incluso semanas y el periodo no llegaba. Ella, de 21 años, tenía un novio serio con quien tenía sexo frecuentemente. El paso del tiempo se volvió insoportable y decidió comprar una prueba de embarazo. El resultado: dos líneas.

Positivo.

“Con ganas de que no fuera verdad, fui a Profamilia a hacerme la prueba de sangre. Me entregaron un sobre. Mi novio y yo lo abrimos, decía que efectivamente estaba embarazada”.

Ana habla sobre este episodio sin hacer alusión a “llamados maternales” o cosas por el estilo. “Yo lo único que pensé fue: tengo un problema muy hijueputa, necesito resolverlo porque no quiero ser mamá”.

Decidió abortar.

“Fuimos a Profamilia, donde es legal practicar el aborto en tres casos: violación, malformación y si la mamá está en peligro. Me pareció ridículo que no pudiera tomar una decisión sobre mi cuerpo. No seguí el proceso con ellos”. Pidió unas pastillas en una página en internet.

Cuando las pastillas llegaron a su casa, la joven bogotana siguió las instrucciones al pie de la letra.

“De repente me levanté de un retorcijón muy fuerte. Me paré y sentí el “splash”: todo cayó. Sangré un montón. Pero mantuve la calma, en las instrucciones decía que eso era normal”

El momento, sin embargo, no dejó de ser impactante. “Llegué a pensar que era una asesina de bebés. Después entendí que había decidido sobre mi cuerpo… Pero claro, con el tema de la clandestinidad, uno se siente mal. Sé que decidí por mí y por una persona que en realidad no quería que naciera. Me parece más cruel tener a un niño sabiendo que no es deseado solo porque la política de tu país te obligó a tenerlo”.

Luz*, 22 años

Andrea tenía 16 años cuando se salvó del susto de estar embarazada.

Ella estudiaba en un colegio de monjas, en el norte de Bogotá. Lo mismo: el periodo no llegaba.  En este caso la situación resultaba más preocupante, pues tomaba anticonceptivos hace un año. Estas píldoras, le dijeron cuando comenzó a tomarlas, tienen un riesgo muy bajo. Todo saldría bien, pensó. “Pero ya me estaba preocupando, tenía más o menos cuarenta días de retraso. Un día tuve un sangrado horrible y ahí sí salí corriendo al médico”.

El ginecólogo se lo confirmó: estuvo embarazada y tuvo un aborto natural, espontáneo. Fue muy fuerte, dice, y prefiere no seguir hablando de esa cita médica. En ese momento, no le contó nada a nadie por miedo a ser juzgada. Ni siquiera a su mamá, que hasta hoy aún no sabe. Sin embargo, a pesar lo duro que fue, Andrea afirma que con un hijo todo hubiera sido caótico: “No habría podido seguir en el colegio y mi familia seguramente me habría echado de la casa”.

  Yerica*, 34 años

(Esta historia está basada en el texto del Centro de Memoria Histórica de Nancy Prada)

Yerica nació en Barranquilla, pero rápidamente se fue a vivir al municipio de Piyajay, en Magdalena.

Por circunstancias de la vida y por las consecuencias del conflicto, Yerica vivió en Fundación, Magdalena, y en Valledupar, donde tuvo una hija. Finalmente se quedó en el municipio de Puerto Bello al norte del Cesar, en la vereda El Triunfo, zona que estaba rodeada por el ELN.

“A Yerica, hombres del ELN la retuvieron cerca de un mes y medio, a inicios del año 2008, y estuvieron violándola sexualmente todo el secuestro”, dice el relato.

Luego la liberaron y un grupo de hombres del Ejército, quienes la creían guerrillera, la emboscaron en su propia casa. “Yerica se convirtió en una esclava sexual de aquel grupo de militares, que la vejaron porque la acusaban—nunca dejaron de decirlo—de hacer parte del enemigo”.

“Ellos se fueron, pero a mí me dejaron el miedo”, decía Yerica.

Luego de estos episodios, Yerica intentó retomar su vida junto a su madre e hija. Sin embargo, Elías Causado Mariño, conocido como Chechela, de quien se rumoraba era el  “comandante del grupo Los Paisas, la fuerza paramilitar que entonces azotaba el municipio”, la empezó a acosar.

Luego la violó, no una sino varias veces. Yerica no recuerda cuántas. Y la tenía amenazada, “resistir a su violencia podría costarle la vida de quienes más amaba en el mundo, su madre y su hija”.

Yerica luego se enteró de que a su sobrina, quien tenía tan solo doce años, le estaba pasando lo mismo. “Fruto de esos ultrajes, la niña quedó embarazada, pero Lilia, la madre de Yerica, encontró la manera de ayudarle a interrumpir ese embarazo, por cuenta propia, en un país que apenas tres años atrás había despenalizado el aborto en caso de violencia sexual”, afirma el relato. El texto termina con la noticia de que Chechela fue capturado y liberado poco tiempo después.

***

Las cifras sobre estos casos

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) de 2015, el porcentaje de adolescentes que ya son madres o están embarazadas del primer hijo o hija disminuyó entre 2010 y 2015: de 19,5 por ciento pasó a 17,4 por ciento. Sin embargo, el dato global esconde diferencias significativas por edad, por región y por condiciones de vulnerabilidad. Pero, de cualquier manera, lo cierto es que el embarazo adolescente es un fenómeno que viene disminuyendo en el país.

“Por ejemplo, a los 15 años baja de 5,2 por ciento a 3 por ciento [entre 2010 y 2015]”, dice un documento del Ministerio de Salud basado en los datos de la ENDS.

Luego el documento explica que la mayor disminución se presentó en las familias con mayor capacidad adquisitiva o en los estratos más altos, donde la cifra bajó “de 7,4 por ciento en 2010 a 4,7 por ciento en 2015”.

¿Y dónde quedan las jóvenes embarazadas que tienen abortos naturales o inducidos dentro de estas cifras?

“Cerca del 10 por ciento del total de mujeres encuestadas (52.479 mujeres de 13 a 69 años de todo el país) refirió haber tenido una terminación del último embarazo. El 1,1 por ciento de terminaciones correspondieron a interrupciones o aborto inducidos, y 6,8 por ciento a pérdidas o abortos espontáneos”, afirma el Resumen Ejecutivo de la ENDS.

¿Qué dicen y no dicen los candidatos al respecto?

Paula Sierra, coordinadora del programa para la maternidad y paternidad temprana de la Alcaldía de Bogotá, asegura que los candidatos solo están hablando del tema “mujer” y no están incluyendo al hombre dentro de esta problemática. Tampoco están hablando de las relaciones sexuales entre menores de 14 años y mayores de edad, lo cual es un delito según la Ley 599 del 2002.

Por su parte, Catalina Ruíz Navarro, editora de la revista feminista Volcánica, afirmó que es clave que se aborde el problema desde una atención integral que tenga que ver con educación y prevención y que resuelva las desigualdades de género que enfrentan las jóvenes en Colombia. También dijo que sin educación sexual no hay manera de prevenir los embarazos adolescentes y recalcó la importancia de entender el problema como un asunto tanto de hombres como de mujeres.

Así se han pronunciado los candidatos presidenciales hasta el momento:

Iván Duque

En el Gran Debate de RCN y NTN24 se les preguntó a los candidatos por el embarazo adolescente y el candidato del Centro Democrático dio una de las respuestas más polémicas de la discusión.

Les preguntaron: “¿Cómo prevenir y reducir los índices de embarazo adolescente?”, a lo que él respondió: “familia y colegio tienen que trabajar de la mano para dar una formación sexual y reproductiva donde haya un sentido de responsabilidad y eso es muy importante en la sociedad colombiana”.

Hasta ahí la respuesta no era polémica, teniendo en cuenta los principios que defiende su partido, hasta que dijo:  “adicionalmente hay que ofrecerle a esas niñas desde edad temprana oportunidades de empleo, oportunidades de emprendimiento, oportunidades de destreza. Eso también ayuda a generar una cultura de responsabilidad y prevención para que el tiempo ocioso no las afecte”.

La respuesta se hizo viral en redes sociales, donde empezó a circular el fragmento del video. Duque fue criticado por “fomentar el trabajo infantil”, “reducir el problema a una cuestión de ocio” y tener una postura “machista” al excluir a los hombres del tema.

Petro inmediatamente se manifestó —el único que lo hizo— a través de Twitter, diciendo que la solución era la educación:

Por otra parte, Duque y Vargas Lleras fueron los únicos que no asistieron al Foro Las Mujeres Preguntan (que se puede escuchar en este podcast) que se realizó en Casa Ensamble en Bogotá. El evento, que reunió a más de 300 organizaciones, se enfocó en tratar los temas clave de las necesidades de las mujeres: democracia paritaria, economía del cuidado, derechos sexuales y reproductivos—entre los cuales se trató el aborto—, violencia contra las mujeres y paz.

En cuanto al aborto, el candidato del Centro Democrático se ha pronunciado diciendo: “Soy católico, he sido, soy y seré pro-vida. Ahora, como demócrata, debo aceptar los fallos de la Corte.”

Gustavo Petro

En la entrevista que le hizo  la revista Rolling Stone, Petro aseguró que el embarazo adolescente se debe resolver a través del acceso a métodos anticonceptivos, teniendo en cuenta una educación sexual que se enseñe desde el colegio.

“El embarazo adolescente es dramático porque condena a la muchacha y a ese niño a la pobreza, casi de por vida”, dijo.

Según Petro, el Estado tiene que influir en los jóvenes, impulsándolos a construir nuevas perspectivas de vida y facilitando el uso  de anticonceptivos. En esa misma entrevista aseguró que las cifras sobre embarazo adolescente no se reducen simplemente poniendo condones en todas las esquinas.

Según el candidato de la Colombia Humana, no se trata de limitar el problema a la accesibilidad de métodos anticonceptivos, sino que debe existir una perspectiva de vida académica para que la juventud colombiana entienda por qué es importante protegerse. “Y eso implica, que volvemos al punto de la educación, una universidad pública gratuita y de fácil acceso”, aseguró.

En el Foro de las Mujeres, Petro “fue el más abierto a que el aborto fuera una decisión libre y no solamente regida por las tres causales por las que ahora se rige”, afirma esta nota de El Tiempo.

En cuanto a sus propuestas de género, Petro ha sido claro: en el fondo se trata de que las mujeres puedan decidir sobre su vida, su cuerpo, su salud. Para él, el Estado debería ofertar servicios de interrupción voluntaria del embarazo en el marco de las sentencias de la Corte y tener un gran programa nacional para prevención de embarazo adolescente, garantizando el acceso y permanencia en el sistema educativo.

Sergio Fajardo

Sergio Fajardo también apeló a la educación como una vía para prevenir el embarazo adolescente en el Gran Debate de RCN y NTN24.

“Nosotros tenemos un reto y es reducir el embarazo adolescente a un dígito. Eso significa que queremos tener hijos que sean amados, deseados y planeados y eso pasa por la educación alrededor de la sexualidad”. Luego continuó diciendo que era importante quitarle “el tabú” a la sexualidad  y hacer un “acompañamiento” a los jóvenes para que “tomen decisiones responsables”.

Por otra parte, en el Foro de #LasMujeresPreguntan, Fajardo se centró en el tema de la prevención de embarazo adolescente y en la realización de políticas públicas alrededor del tema. No dijo nada sobre el aborto.

Fue entonces  cuando el auditorio le reclamó duramente sobre este tema, a lo que él respondió que respetaba las tres causales delimitadas por la Corte Constitucional.

A pesar de que el candidato no dio mucha más información del tema, en esta entrevista que hizo Claudia Palacios para El Tiempo, Fajardo afirmó entre otras cosas que para limitar el tiempo de gestación en el que se puede abortar, su solución sería: “Reglamentar las disposiciones de la Corte [y garantizar] procedimientos seguros y de fácil acceso para disminuir el riesgo.”

Además, como una propuesta sobre educación sexual dijo lo siguiente: “Crear la campaña más grande en prevención de embarazo en la adolescencia, con redes sociales como aliadas. [Y] usar centros amigables para la salud sexual y reproductiva adolescente como modelo para garantizar el acceso a los métodos de protección, de manera fácil, rápida y sin tramitología.”

Germán Vargas Lleras

“Prevención, educación y valores familiares” fue la propuesta de Vargas Lleras durante el Gran Debate de RCN y NTN24.

“Una niña que queda en embarazo a los 11 o 12 años cae en la trampa de la pobreza, queda excluida inmediatamente del sistema educativo y tiene que dedicar todos sus años como adolescente cuidando a su bebé”.

En su gira de campaña, el candidato señaló que para reducir en un 15 por ciento la tasa de embarazo adolescente se centraría en una política preventiva y no abortiva. Un ejemplo de esto es el programa de su hija que a través de la danza busca el buen uso del tiempo libre, señalando que se requiere más educación para tomar decisiones informadas.

En general, Vargas Lleras ha preferido mantenerse al margen de estos temas. Sin embargo, cuando salió a defender su campaña en medio de la polémica que causó un video en redes sociales — en el que aparecían mujeres en bikini que entregaban propaganda electoral para su campaña política—, se evidenció su perspectiva de género.

“Nuestra campaña se ha desarrollado alrededor de las ideas y de la construcción de 27 documentos de políticas públicas que contribuirán a solucionar los problemas más profundos del país. Nuestra consigna es trabajar para garantizarles a las mujeres igualdad de acceso a oportunidades de educación y trabajo”, dijo.

Más allá de negar cualquier relación con dicha estrategia y rechazar “tajantemente” la cosificación de la mujer, el candidato no tocó ningún tema concerniente a la sexualidad.

Humberto de la Calle

“La educación sexual no puede ser asumida de forma “gazmoña” (léase “mojigata”) sostuvo de la Calle en el Gran Debate de RCN y NTN24. “Si no decimos la verdad, lo que hacemos es encubrir una situación y no logramos resolverla”, dijo.

Para de la Calle, la educación sexual no es responsabilidad solo del sistema, sino de los padres que inculcan valores. Además, señaló la importancia de hacer un esfuerzo en pro de la prevención y el libre desarrollo de la personalidad.

En cuanto al aborto, el candidato afirmó que la interrupción del embarazo de forma segura es la mejor manera de controlar la muerte de mujeres.

En general, el candidato liberal cree que Colombia tiene una deuda histórica con la mujer, la cual tiene peores condiciones laborales que el hombre en aspectos como la remuneración salarial y las oportunidades de desarrollo.

Y para contrarrestar eso propuso crear el Ministerio de la Mujer. El cual tendría como fin, entre otras cosas, reducir los índices de violencia contra la mujer fortaleciendo las instituciones estatales, fortaleciendo también la participación política de las mismas, así como los programas de educación sexual y la promoción de sus derechos sexuales y reproductivos.

 

*Los nombres de las entrevistadas fueron cambiados .