"¿Somos o no colombianos?": la pregunta que se hacen los chocoanos este 20 de julio | ¡PACIFISTA!
“¿Somos o no colombianos?”: la pregunta que se hacen los chocoanos este 20 de julio
Leer

“¿Somos o no colombianos?”: la pregunta que se hacen los chocoanos este 20 de julio

Sara Kapkin - Julio 20, 2016

Las comunidades preparan un paro cívico para agosto y llaman a la solidaridad nacional. El Gobierno llama al diálogo.

Compartir
Así fue el ultimo paro cívico en el Chocó. Fotos: archivo particular.

Este 20 de julio, mientras la mayoría de los colombianos disfruta del día festivo y conmemora la Independencia, los chocoanos saldrán a las calles de 30 municipios de ese departamento, y a las principales avenidas de Bogotá, Medellín y Cali, para hacerle una pregunta sencilla al país:”¿Somos o no colombianos?”. Esta movilización por “la dignidad chocoana y contra el abandono estatal” no es una iniciativa política, sino el producto de la indignación y la organización de sectores sociales, dicen en Quibdó. En el fondo, las comunidades se vienen preparando para un largo pulso con el gobierno nacional.

El Chocó está aislado. Las dos carreteras que lo comunican con el resto del país están bloqueadas. En abril, en la vía Quibdó-Pereira, ocurrió un derrumbe que dejó un saldo de nueve muertos. No ha podido ser superado por las autoridades, y el paso aún hoy está restringido. Lo mismo pasa en la vía que comunica a la capital chocoana con Medellín. Allí, un deslizamiento con 11 víctimas fatales ocurrido hace poco más de un mes, en junio, tiene la vía totalmente cerrada.

La falta de movilidad, el encarecimiento de los productos básicos, el alto costo de los tiquetes aéreos, y otros padecimientos producto del aislamiento, motivaron a un grupo de periodistas a hacerse escuchar más allá de las fronteras del departamento.

El combo de comunicadores se juntó con líderes de la sociedad civil, entre ellos al Comité de Salvación y Dignidad del Chocó –que ha liderado los paros cívicos de los últimos años en la región–, y se terminaron sumando transportadores, mineros, Asonal Judicial, e incluso ChocQuibTown, uno de los grupos musicales más reconocidos del Chocó.

Así son las piezas gráficas de la marcha.

En el último mes, conforme fue creciendo el número de indignados, los motivos para la marcha se fueron expandiendo. Los organizadores, apoyados en cifras de la Defensoría del Pueblo y el Dane, afirman que el Chocó tiene los mayores índices de población con necesidades básicas insatisfechas del país y en situación de pobreza. La corrupción de la administración pública también es la más alta. En sus territorios campea la violencia de las guerrillas, los grupos paramilitares y las bandas delincuenciales; la ausencia de participación ciudadana en las decisiones públicas es la más alta del país y eso incide, afirman, en problemas tan diversos como las muertes por desnutrición, la mortalidad infantil y el desempleo juvenil.

“Le solicitamos al presidente Santos que tome medidas para salvar este departamento o, muy sencillo: nosotros acá no izamos la bandera de Colombia nunca más y miramos a ver qué vamos a hacer, porque ya estamos cansados”, nos dijo Leonardo Montoya, vocero de la marcha.

El pliego de peticiones que será entregado al Gobierno después de la marcha tiene 10 temas claves: salud, vías, inversiones en educación y cultura, reingeniería institucional, servicios públicos, programas de empleo y productividad, infraestructura, comunicación y conectividad, lucha contra la corrupción y políticas públicas.

Por su parte, Luis Alfonso Escobar, gerente del Plan Pazcífico –una estrategia del Gobierno creada en 2014, que integra a todos los ministerios y entidades nacionales para garantizar derechos y resolver las necesidades de la población más vulnerable de Chocó, Valle del Cauca, Cauca y Nariño– llama al diálogo y a sumar esfuerzos con las instituciones. “Lo que pasa en el Chocó no es de este Gobierno, son deudas históricas. Desde que comenzó el Plan Pazcífico nos estamos reuniendo con distintos actores en mesas de trabajo, procurando darle celeridad a las obras e ir resolviendo las agendas que están establecidas con los distintos ministerios”, dice.

Más allá de la marcha de este 20 de julio, las comunidades se preparan para un paro cívico que se celebrará el próximo 17 de agosto. Si bien tienen la expectativa de que el país voltee su mirada hacia el Chocó y se acelere el desarrollo de los proyectos que les han prometido, dicen que “al Gobierno no le duele el departamento del Chocó. Eso nos tiene enardecidos, aburridos. La paz del Chocó se firma con inclusión social”.