La oportunidad que trae el fin de la Semana de Felipe López | ¡PACIFISTA!
La oportunidad que trae el fin de la Semana de Felipe López Imagen: Cristian Arias
Leer

La oportunidad que trae el fin de la Semana de Felipe López

Emmanuel Vargas - Noviembre 23, 2020

#OPINIÓN | El fin de la revista Semana de Felipe López es un síntoma de la falta de pluralismo en los medios colombianos y una oportunidad para que surjan nuevas voces.

Compartir

La revista Semana de Felipe López fue el medio de comunicación que marcó la agenda pública durante varias décadas en Colombia. La calidad y el profesionalismo de ese medio eran razones obvias para el éxito en un país donde pocos tenían la capacidad para crear y mantener medios de comunicación. Tradicionalmente, querer hacer carrera como periodista o buscar que una denuncia tenga impacto nacional significaba golpear pocas puertas. Una de esas era la de Semana. 

Sin restarle el mérito a Semana, esto era síntoma de un problema de Colombia y toda Latinoamérica: la falta de pluralismo en los medios de comunicación. Según lo explica un informe de la UNESCO en 2014, la región tiene una larga historia de concentración de la propiedad de los medios. Son pocas las personas que han tenido el poder de decir qué es o qué no es noticia. 

Esto está relacionado directamente con la libertad de expresión. Ese derecho no solo se trata de que podamos hablar como queramos, sino de que, como lo explica la Corte Interamericana de Derechos Humanos, haya un equilibrio en la participación de diferentes voces sin la exclusión de determinadas personas. Por eso es que, por ejemplo, no existen leyes que exijan licencia para crear un periódico o montar un blog. Además, existen normas que intentan garantizar que la creación de emisoras radiales o canales de televisión sea balanceada. Ese pluralismo, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tiene dos caras: una es la diversidad de voces dentro de los medios de comunicación y la otra es la cantidad de medios con diversos puntos de vista. En Colombia, tradicionalmente, hemos tenido poco de ambas caras. 

La falta de pluralismo es esperable si se tiene en cuenta que, durante mucho tiempo, crear un medio de comunicación era algo costoso y difícil. Las élites que crearon los primeros medios eran las que tenían insumos como los recursos económicos o el acceso al poder. 

En los años 90 y en la primera década del 2000 ocurrieron dos hechos que comenzaron a cambiar esto. Uno es el cambio de modelo de Estado con la Constitución del 91, con protecciones más fuertes para la libertad de expresión y el pluralismo. Otro es la posibilidad que da Internet para que más personas influyan en la agenda pública y puedan tener un impacto en el público. Esto hace que los medios para informarse dejen de ser escasos. Así lo explica el académico gringo Tim Wu: que exista una competencia por la atención de las personas.

El problema es que, en muchos lugares, ese exceso de información no necesariamente implica una democracia más sana. En muchos lugares del país, como lo ha explicado la Fundación para la Libertad de Prensa no existen medios de comunicación locales. Esto implica una mayor dependencia en los medios nacionales y en las redes sociales para informarse, algo que según algunos estudios facilita que el público caiga en la desinformación. Es necesario que haya medios que procesen y depuren las noticias y los rumores para que la gente esté informada y pueda tomar decisiones sobre los temas que los afectan. Ahora, la desbandada de periodistas y demás profesionales de Semana también significa que mucha gente con capacidades e ideas saldrán a competir por esa atención.

Hay varios esfuerzos para que eso cambie en Colombia con logros importantes en los últimos años. Una señal de eso podría ser la cantidad de medios independientes que tuvieron éxito durante los Premios Simón Bolívar de este año. Es el momento para que aparezcan más Vorágines, Pacifistas, Sillas Vacías, Mutantes, Sentiidos, Volcánicas, Danieles, etcéteras. Las renuncias de la revista Semana son el fin de un medio que marcó la historia del país, pero es la oportunidad para que aparezcan nuevas marcas que escriban una nueva página.

 

A Emmanuel lo pueden encontrar acá.