“Seguimos en pie de lucha”: Leidy Cadena, a quien el Esmad le habría disparado en un ojo | ¡PACIFISTA!
“Seguimos en pie de lucha”: Leidy Cadena, a quien el Esmad le habría disparado en un ojo Ilustración: Juan Ruíz.
Leer

“Seguimos en pie de lucha”: Leidy Cadena, a quien el Esmad le habría disparado en un ojo

María Camila Paladines - abril 30, 2021

La estudiante del Politécnico Grancolombiano llama a los jóvenes a no dejarse atemorizar. Hablamos con su familia y algunas personas que la acompañaban en el momento que fue agredida. Por lo menos seis personas tendrían lesiones oculares luego de las jornadas de movilización del 28 de abril.

Compartir

–¿Cómo estás? 

–Desconcertada.

–¿Estás sola o alguien te acompaña?

–Estoy con Dios.

–¿Has podido hablar o ver a Leidy? 

–Sí, ya. Acabo de recibir sus cosas porque ella acaba de entrar a cirugía. A las dos de la tarde sale, ¿más otras horas de recuperación?, o sea, a las cinco de la tarde termina, yo creería.

–¿Cómo la viste?

–Está más motivada que yo jaja, ¡Ay dios!

–¿La Policía o la Alcaldía se han comunicado con ustedes?

–La verdad he tenido tiempo solo para estar acá con ella. Suena su teléfono, todo el mundo la llama… Toda esta situación… realmente uno no está preparado para algo así.

 –Por supuesto que no. ¿Y los médicos que han dicho?

–El parte médico es pérdida total del ojo, bueno, de un 95%. 

Esto le dijo a PACIFISTA! la madre de Leidy la mañana del jueves 29 de abril, mientras intentaba contener el llanto. Todavía no terminaba de comprender lo que le pasó a su hija. Tampoco entendía muy bien lo que sentía. Sus palabras fueron pocas y puntuales. 

–Antes de entrar a cirugía, le dijeron que lamentablemente sí iba a perder la vista porque el impacto había hecho que el iris se estallara dentro del ojo– dijo a este medio el mejor amigo, quien pidió que no reveláramos su identidad por temor a represalias.

A las 5:30 p.m. del 28 de abril, Leidy Natalia Cadena, de 22 años, decidió irse para su casa luego de que en las protestas del Paro Nacional, en las cuales participaba, se caldeara el ambiente entre los manifestantes y la Policía. Ella, estudiante de ciencias políticas de la universidad Politécnico Grancolombiano, junto a su novio, varios compañeros y periodistas empezaron a buscar por dónde salir de la multitud hacia la Universidad Central para sacar sus bicicletas y volver a casa. Pero, en la carrera séptima, diagonal al Museo Nacional en Bogotá, un agente del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) de la Policía Nacional, le habría disparado directo al ojo derecho. 

Ella se mandó de inmediato la mano al ojo, dijo que no podía ver. Yo vi que estaba sangrando y reaccioné. Señalé al Policía que disparó y varios compañeros que estaban ahí le tomaron el número de registro que llevan ellos en el chaleco– le relató a PACIFISTA! el novio de Leidy.

Este es el momento en que el agente del ESMAD le habría disparado a Leidy.
Suministrado a PACIFISTA!

En un vídeo se ve que los agentes que le habrían disparado a Leidy no estaban a más de 30 metros. Además, tanto ella, en una transmisión en vivo con Primera Línea, como su novio y su mejor amigo, en conversaciones con este medio, aseguraron que le dispararon de frente con una ‘marcadora’, que ellos no estaban haciendo nada y que después del disparo fueron a pedir ayuda al Comando de Atención Inmediata (CAI) de la carrera séptima con calle 26, pero no les prestaron ninguna atención y les dijeron que no podían llamar a ninguna ambulancia por las manifestaciones.

–Nos toca a nosotros, acompañados de otra periodista que se nos unió, bajar por el puente de la (calle) 26 y nos atravesamos a una ambulancia para que nos atendiera. Es aquí que nos llevan al Hospital San Ignacio– dijo el novio.

También manifestaron, en diferentes ocasiones, que ni la Policía Nacional ni la Alcaldía de Bogotá se han comunicado con ellos.

Según la resolución 03002 del 2017, en la que se reglamenta el Manual para el Servicio de Manifestaciones y Control de Disturbios para la Policía Nacional, se especifica que “garantizar los derechos de quienes participan y no participan de estos eventos, son las primicias que deben tener presentes (los funcionarios de Policía) en el desarrollo del servicio” y que si se llega a haber personas heridas deben “coordinar su inmediata atención, e informar a un familiar o ser querido cercano a la situación presentada”.

En el manual, además, se establecen los ángulos de disparo de los lanzadores, ninguno puede ser completamente horizontal (tiro parabólico, rasante y rastrero); y se dan recomendaciones de seguridad entre esas: nunca apuntar directamente a una persona y accionar los fusiles hacia multitudes que estén a más de 30 metros.

PACIFISTA! llamó a la Capitán Diana Ávila, encargada de prensa de la Policía, para preguntar por el caso de Leidy. Su respuesta fue que han intentado contactarla “porque no ha existido la primera denuncia que esté formalizada por esos hechos”, que desde que salió el caso por redes sociales han estado “muy atentos a verificar la situación” y que sí les preocupa “porque es una cosa que hay que investigar de manera inmediata”.

Al preguntarle si sabían algo del agente que le habría disparado, ella respondió: “Pero a quién vamos a investigar si no tenemos denuncia, o no tenemos hechos formales de dónde fue, a qué hora fue. Para poder investigar hay que tener datos concretos”.

También llamamos a la encargada de prensa de la Alcaldía de Bogotá para preguntar por el caso, pero al principio el nombre de Leidy apenas le sonó familiar. Luego, dijo que no estaba enterada de detalles del caso, que iba a averiguar y tan pronto supiera nos comunicaba, pero, hasta el cierre de esta publicación, no dijo más.

Pero Leidy no sería el único caso de agresión ocular por parte de la Policía durante las protestas del 28 de abril. La ONG Temblores, organización que trabaja por el fin de la brutalidad policial, reportó que entre ese día y las 5:00 pm del 29, por lo menos 6 personas habrían sido lesionadas en sus ojos, por parte de agentes de la Fuerza Pública. La cifra podría aumentar debido a que las manifestaciones se han sostenido en ciudades como Cali y Pasto.

La misma organización social reportó que el 28 de abril entre las seis de la mañana y las diez de la noche, se presentaron al menos 93 casos de violencia policial entre las que se encuentran: 35 víctimas de violencia física –entre ellas Leidy–, 27 intervenciones violentas por parte de la Fuerza Pública, 22 detenciones arbitrarias de manifestantes, 5 allanamientos, 3 asesinatos perpetrados presuntamente por la Policía y 1 persona fallecida. Cifras que también podrían aumentar porque siguen recibiendo reportes.

Los abogados de la familia están esperando que una fiscal envíe patrulleros de la Policía para interponer la denuncia. Y Leidy, en medio del en vivo, fuerte y a veces bromista, con una actitud arrolladora que difícilmente otro podría tener, dijo a los manifestantes:

“Seguimos en pie de lucha. Sigan, no le tengan miedo, el miedo nos va a empobrecer. Sigamos luchando, se los digo de corazón, no pasa nada, la vida sigue (…) No seamos territorios de la mentira, no irriguemos mentiras, nosotros decidimos qué brindarle al mundo”.

Esta publicación hace parte de nuestro especial: 

ESPECIAL: Seguimiento a cuatro denuncias de abusos policiales en medio del Paro Nacional

 

Siga leyendo:

Comandante de la Sijín que fue asesinado en Soacha habría baleado a un joven

Hombre que fue golpeado y capturado por la Policía en Medellín está con su familia