Reflexiones de un candidato uribista sobre violencia electoral
Leer

Reflexiones de un candidato uribista sobre violencia electoral

Juan Pablo Sepúlveda - Febrero 15, 2018

El aspirante a la Cámara, José Jaime Uscátegui, rescata al debate pacífico como antídoto contra la violencia, después de que su sede política fuera atacada.

Compartir
Foto: Twitter

Como ven en esta foto, fue como quedó la sede de campaña de José Jaime Uscátegui, candidato a la Cámara por Bogotá del Centro Democrático, luego de que unos ‘encapuchados’ –como el mismo relata– arremetieran contra ella en la tarde del martes. Los atacantes, que aún no han sido identificados por las autoridades, rompieron la rejas y las puertas de seguridad del lugar, lanzaron basura dentro, dañaron la publicidad de la campaña y escribieron “Paracos” en la  fachada del edificio:

Los hechos ocurren en el marco de una época electoral un poco atípica. Episodios recientes como este, o los ataques a la campaña de la Farc en Armenia y Cali, el asesinato a integrantes de este mismo partido y las campañas de desprestigio en redes sociales en contra de candidatos de todas las orillas ideológicas, demuestran la tensión actual de nuestra política.

El candidato José Jaime Uscátegui, la más reciente víctima de esta violencia, es el hijo del general (R) Jaime Humberto Uscátegui (condenado por omisión en la masacre de Mapiripán y que ahora se acogió a la JEP) y fue secretario de relaciones internacionales del Partido Conservador y subdirector de Integración Social de Usaquén.

En ¡Pacifista! hablamos con él acerca del ataque a su sede de campaña, sobre quiénes piensa que pueden haber sido los responsables y su posición frente a la violencia en el marco de esta época electoral.

José Jaime Uscátegui – Foto: El Espectador

¡Pacifista!: ¿Cómo fue el ataque?

Yo no estaba presente. Estaba dictando mi clase en la Universidad Sergio Arboleda. Me comentan los jóvenes que sí estaban allí, que a las 2:30 p.m.del martes llegaron un grupo de encapuchados a mi sede de campaña. Empezaron a arrojar basura con violencia , excrementos, piedras y botellas adentro del edificio. Lo dejaron casi destruido. También arrancaron y dañaron la publicidad que estaba en la fachada del edificio.

Los que estaban adentro alcanzaron a cerrar los portones de metal para protegerse. Entonces los agresores, a punta de patadas y golpes, terminaron rompiéndolos. Afortunadamente, en ese momento llegó la policía y logró controlar la situación.

Al final el asunto no pasó a mayores, no hubo heridos, pero sí hubo daños materiales. Alguien lanzó una papa bomba que estalló a un metro de la entrada de la sede. Ese fue un momento de angustia para todos los que estaban ahí.

¿Quién cree que haya podido atentar contra su sede? ¿Tiene algún indicio?

Pues, a propósito, cerca estaba ocurriendo una protesta organizada por los estudiantes de la Universidad Pedagógica. Pero yo no creería que hayan sido estudiantes de la universidad. Creo que fueron personas que se infiltraron en la protesta con el propósito de atacar la sede. Este fue el único local o edificio que se vio afectado, todas las demás tiendas del sector no fueron atacados. Solo nuestra sede.

Las dos opciones que yo veo son: o que se haya tratado de un acto de vandalismo en el marco de estas protestas, o lo que me preocuopa, que tengo algunas razones de peso para creer que pudieron ser personas cercanas a las Farc que ven con malos ojos las impugnaciones que he venido haciendo contra varios candidatos de este partido.

Me preocupa que hayan hecho esto como un acto de intimidación o retaliación. Hace una semana presenté las impugnaciones, y las estaba presentando en el Consejo Nacional Electoral. Hoy precisamente teníamos otra audiencia pública, y sucede esto justo cuando se está llevando a cabo este proceso. Tengo que aclarar que son solamente suposiciones, quien debe determinar a los responsables y darnos explicaciones son las autoridades.

¿Cree que estos ataques puedan parecerse en algo a los que recibió Rodrigo Londoño en Armenia y Cali?

El ambiente político en la actualidad colombiana está muy caldeado en este momento. Yo preferiría que no nos pongan en el mismo plano con la Farc pero, evidentemente, en este estado de polarización en el que está el país puede verse lo que nos sucedió como un acto similar a lo que les pasó a ellos, aunque aquí la diferencia fue que nos atacaron no con tomates o huevos sino con una papa bomba y piedras.

Por eso le estamos pidiendo a las autoridades que nos den garantías como se las dan o deberían  dar a todos los candidatos: Timochenko está escoltado hasta los dientes para realizar su ejercicio político, y los ataques que le han hecho han sido controlados. Él ha sido protegido. En mi caso, yo no tengo esquema de seguridad, ni escoltas, ni esos beneficios.

Fuera de las inclinaciones políticas y de las ideologías, ¿qué opina de que la violencia contra cualquier candidato?

Esto me parece deplorable. Tenemos siempre que rechazar este tipo de ataques de forma absoluta y clara. Es obvio:  puede haber un debate, puede haber incoformidades en los escenarios políticos y pueden existir las manifestaciones de ellas. Pueden existir las marchas y las protestas, todos no tenemos que estar de acuerdo en todo y eso es absolutamente normal. Pero estas cosas solo pueden ser bienvenidas si vienen de manera pacífica.

Pero si, por el contrario, las inconformidades y los desacuerdos cobran una connotación violenta con papas bomba, con golpes y con piedras, con heces fecales y con daño material a un lugar que está destinado para el trabajo político sin agredir a nadie, esto puede ser tomado como un tema de vandalismo muy pesado o hasta de intimidación política grave.

De todas formas, evidentemente, lo que queremos es que haya un debate político sano y tranquilo en nuestro país. Queremos que exista la exposición de ideas y que se encuentren puntos de vista contrarios. Entiendo que haya una polarización,  pero no comparto la violencia.