¿Quiere ayudar a los animales y sabe dibujar?: esto le puede interesar Juliana Acero: “mi motivación es alegrar a la gente, generar empatía a partir de lo que hago y recordarles algo propio".
Leer

¿Quiere ayudar a los animales y sabe dibujar?: esto le puede interesar

María Rodríguez - Octubre 24, 2018

Re-animal, abre convocatoria para ayudar a los animales abandonados.

Compartir

En Colombia, la mayoría de mascotas son abandonadas durante enero y febrero. La razón es simple: a la persona le regalan una mascota de navidad, luego se da cuenta de que es mucha responsabilidad y decide dejarla en la calle. En 2016, los post en Facebook de animales abandonados se hicieron tan recurrentes que los colectivos animalistas se movilizaron políticamente. Por el abandono y otro tipo de maltratos se expidió la Ley contra el maltrato animal. 

La ley, al considerar a los animales como seres sintientes, penalizó el maltrato de los mismos: no deben sufrir hambre, sed, dolor,  enfermedades por negligencia o descuido, situaciones de miedo o estrés o cualquier conducta que influya negativamente en su comportamiento natural. 

La persona que maltrate a un animal puede recibir multas entre 5 y 50 salarios mínimos legales mensuales vigentes, prisión de 12 a 36 meses e inhabilidad de 1 a 3 años para trabajar con animales. A pesar de esto, hasta ahora no hay ninguna persona pagando una pena en prisión por maltrato animal. Mientras tanto, la cifra de animales abandonados sigue creciendo: actualmente, según el Centro Zoonosis, en Colombia hay 900.000 animales en situación de abandono. 

Ante los escasos esfuerzos políticos para proteger a los animales, las medidas de protección han quedado en las redes de activistas. Diferentes colectivos y plataformas trabajan diariamente en campañas de sensibilización  para el cuidado de animales y hacen, de manera constante, denuncias por situaciones de maltrato, las cuales se vuelven virales en las redes sociales.

A pesar de estos esfuerzos, en el país existe mucha desinformación en torno al cuidado animal. Incluso para el ciudadano común que se interesa en el tema es difícil: una búsqueda rápida demuestra que en Colombia no existen  cifras contundentes o estudios de caso reveladores sobre el maltrato animal. A esto hay que sumarle las prácticas culturales que se hacen con animales como las peleas de gallos, las carreras de hamsters en el centro de Bogotá, las corridas de toros y la utilización de animales para el trabajo en el campo. Todas estas prácticas nublan la visión cuando se quiere ver, desde una perspectiva amplia, el maltrato animal.

En medio de dificultades, Iniciativas como Prappic Animales o Dogs & Hugs, trabajan por los animales abandonados y su rehabilitación. Y lo hacen, en la mayoría de los casos, con problemas de financiación. Mariana Grisales, la fundadora de Prappic Animales, nos contó que en un perro recatado se puede gastar hasta 400 mil pesos mensuales, dependiendo de las condiciones en que llegue. En lo corrido del 2018, “he rescatado 55 animales y me he gastado 12 millones de pesos, a veces me toca sacar de mi bolsillo, pero al final lo hago por el amor a los animales”.

Este trabajo tiene varias dificultades, explicaba Mariana: “los adoptantes no se dan cuenta del esfuerzo que requiere entregar un animal en condiciones óptimas, y si se dan cuenta que es mucho trabajo tener una mascota, lo vuelven a abandonar”.

Pensando en las limitaciones que tienen las fundaciones, los diseñadores Daniella Zuluaga, Andrés Moreno y José Cifuentes, decidieron crear Reanimal, “una red de proyectos libres sin ánimo de lucro que buscan ayudar monetariamente a las fundaciones”, nos contó Zuluaga.

“Teníamos el diseño y el arte, y queríamos hacer una vaina chévere, hablando de un tema cercano, como los animales que nos rodean”, nos contó Moreno, quien estaba al lado de su perro, adoptado de la fundación Huella Animal.

“Más allá de ser un regalo, las personas tienen que ser conscientes de que reciben una vida”, contaba Daniella indignada. Daniella y Andrés iban a jornadas de adopción o intentaban apadrinar a los animales abandonados mientras les encontraban casa, pero se dieron cuenta  de que no era suficiente. Por eso decidieron buscar a sus amigos más cercanos —también amantes de los animales— e ilustradores para que retrataran, en diferentes piezas, lo que ellos entienden por maltrato animal.

La iniciativa ha tenido tal acogida que decidieron abrir una convocatoria a todo el mundo para próximas ediciones. Es decir, por medio de dibujos, collages, esculturas, ropa o cualquier expresión artística, Reanimal hará una selección y venderá los productos. Con el dinero que recauden ayudarán a tres fundaciones que trabajan con animales abandonados. 

Estas son algunas de las ilustraciones que se venderán en la primera edición:

Ilustración: Vanessa Restrepo: “me gustó desde un principio poder dibujar para Reanimal. Explorar desde el arte el respeto por la vida y ser parte de una comunidad que crece al rededor del amor, que es lo único que realmente ha movido las cosas importantes del mundo”.
Juliana Acero: “mi motivación es alegrar a la gente, generar empatía a partir de lo que hago y recordarles algo propio”.
Daniel Castiblanco: “mi motivación es tener la oportunidad de aportar algo al servicio de los animales y recordarnos que ellos también merecen nuestra empatía y cariño”.
Juan Pablo Gómez: “los animales me han acompañado y me acompañarán toda mi vida, creo que todos deberian darse la oportunidad de amar alguno y que mejor que dedicar nuestro trabajo al cuidado de ellos”.

 

Si quiere participar en la convocatoria, puede mandar sus propuestas al correo somosreanimal@gmail.com.