Tiros y tijeras, la app que le ayudará a argumentar mejor Imágenes: Universidad de Caldas - Montaje: Jorge Aroca
Leer

Tiros y tijeras, la app que le ayudará a argumentar mejor

Colaborador ¡Pacifista! - Octubre 19, 2018

A través de dos mafiosos y una peluquera travesti la Universidad de Caldas le apuesta a llevar la lógica y la argumentación a un lenguaje callejero.

Compartir

Por: Daniela Mejía Castaño 

Tiros y tijeras es una aplicación móvil que cuenta con juegos sobre lógica y ética, un diccionario de falacias -o de argumentos inválidos- y una galería con tres series de cómics que ponen en un lenguaje cercano y comprensible el arte de la argumentación y los desafíos de la ética. La app fue desarrollada por la Universidad de Caldas, en cabeza del Laboratorio de Comunicaciones de la Facultad de Artes y Humanidades con su grupo de investigación Tántalo y su semillero, El Ornitorrinco.

La idea de crear la aplicación nació, comenta el escritor y profesor de filosofía Pablo Arango Gallego, de un problema, una queja y las ganas de resolverlas: “la mayoría de los libros que se usan para estudiar los problemas de la lógica de la argumentación son libros extranjeros, y esto trae el inconveniente de que muchos de los ejercicios resultan incomprensibles para jóvenes de países como Colombia”. Para esto, por ejemplo, en dos de las series los personajes principales son El Patrón y Bocadillo, un mafioso y su sicario que dan lecciones de lógica mientras van a misa, se hacen rezar por brujas y se enfrentan a balaceras y a retenes de la policía. 

“El aspecto físico de El Patrón y Bocadillo (de izq. a der.) está basado en Daniel Montoya y Pablo Arango (dos de sus creadores)”. Andrés Zabala, ilustrador del proyecto – Cortesía Universidad de Caldas.

“Por otra parte”, explica Arango, “encontramos como queja generalizada el uso de los teléfonos celulares en clase. Entonces decidimos reunir todo el trabajo en una aplicación para celulares, de tal modo que un profesor podría integrar ese aparato a la clase, en lugar de prohibir su uso”.

El resultado fue una aplicación única en el país que utiliza la estética del cómic y el lenguaje de la calle para hablar de dilemas argumentativos. “El Patrón es un clásico mafioso, desalmado, sentimental, hipócrita, a quien solo preocupan sus propios intereses. Bocadillo es el sicario de El Patrón, y es un personaje más ambiguo, se detiene a reflexionar y no parece estar muy a gusto con su trabajo, pero lo hace de todos modos”, comenta Arango. Los personajes de apoyo de la serie también provienen del mismo contexto del dúo de mafiosos, “violento, pobre, machista y misógino, en el caso de Rosalba y Socorro”, comenta Andrés Zabala, ilustrador del proyecto.

Tiffany fue creada por los estudiantes Juliana Zuluaga, María Luisa Pastrán, María Camila Toro y Juan Camilo Osorio. La ilustración estuvo a cargo de Dylan Quintero – Cortesía Universidad de Caldas.

En su otra serie llamada Tiffany, la app aborda otros temas: Tiffany es una estilista, travesti y negra, que en su peluquería de barrio atiende desde punkeros hasta coroneles del Ejército. Allá discute con ellos sobre desigualdad de género y diversidad sexual. “El vehículo a través del cual se desarrollan los diálogos es el parlache, una variedad lingüística que tiene como origen las transformaciones sociales que se dieron con el auge del narcotráfico en la década del 80”, señala Laura Patricia Bernal, filósofa y asesora pedagógica del proyecto.“Muchos puristas ven de forma negativa la inclusión de este (parlache) en las propuestas pedagógicas, pero es un producto más de la evolución de la sociedad”.

La aplicación maneja un tono desparpajado y brusco, es normal leer a El Patrón diciéndole a Bocadillo “socio” o “camine vamos a la iglesia a rezarle a mi diosito”, e incluso condenándolo al infierno con un “Bocadillo malparido”.

Por otro lado, el par de juegos sobre lógica y ética llamados Respóndale al patrón y ¿A quién matará? son dos apuestas por hacer pensar a sus jugadores hasta qué punto la contradicción acompaña sus opiniones y creencias. Arango los describe así: “el primer juego, en pocas palabras, busca estimular el pensamiento acerca de sus propias creencias sobre Dios, sobre las relaciones entre Dios, el bien, el mal, la libertad, la evidencia para afirmar o negar la existencia de Dios. El otro busca ayudarle a identificar sus creencias éticas, los principios que suscribe, y a compararlos con los de algunas figuras importantes en la historia de la filosofía”.

Y es que más allá del juego por el juego, Tiros y tijeras está pensado desde la enseñanza: “el objetivo era diseñar una aplicación atractiva, intuitiva y eficiente, con contenidos apropiados —afirma Bernal—que hicieran más agradable el proceso de enseñanza y aprendizaje de nociones básicas de lógica, argumentación y algo de filosofía. Los juegos no obedecen a la lógica del ganar o perder. En la mayoría de los casos el juego le dice a la persona ‘usted parece incurrir en una contradicción’ y de inmediato la invita a pensar si realmente tiene inconsistencias en sus creencias o si éstas son solo aparentes”.

La aplicación ya cuenta con más de mil descargas, y tiene una calificación de 4.7 estrellas. También hace parte de la selección de los editores de la plataforma, fue recomendada por la Sociedad de filosofía aplicada de España y es utilizada en clases tanto de filosofía como de sociología y derecho. Sus creadores ya trabajan en una actualización en donde se mejorarán los juegos y se crearán nuevos personajes y actividades.

Sin duda, la construcción de paz y ciudadanía crítica pasa por volvernos más lógicos y coherentes al momento de discutir y argumentar. “Tiros y tijeras logra resolver la cuestión sobre cómo, en un contexto apático a todo pensamiento crítico, a toda interrogación por la sociedad y el individuo, se puede llegar a despertar en los estudiantes el deseo de pensar por sí mismos sobre temas políticos y morales”, enfatiza la filósofa Bernal.

Sin embargo, sí que existen paradojas: “una persona puede ser una lógica excepcional, una argumentadora excelente y, al mismo tiempo, ser perversa o corrupta o demasiado egoísta para preocuparse por nada distinto de sí misma”, comenta Arango. Pese a la complejidad de determinar cuánto pesa la lógica y la ética en la construcción de una sociedad más pacífica, es posible afirmar que esta aplicación es un buen primer paso para empezar a identificar yerros en nuestros propios discursos y, por qué no, en los de nuestros dirigentes.

*Para descargar la aplicación Tiros y tijeras haga clic aquí