Quién nos protege de la Policía: van 27 casos de violencia sexual y de género reportados durante el Paro | ¡PACIFISTA!
Quién nos protege de la Policía: van 27 casos de violencia sexual y de género reportados durante el Paro Foto: Isaac Díaz
Leer

Quién nos protege de la Policía: van 27 casos de violencia sexual y de género reportados durante el Paro

María Camila Paladines - mayo 20, 2021

Temblores ONG reportó que 21 han sido por violencia sexual y 6 por otras violencias basadas en género. Además, estos casos pueden ser tipificados también como tortura y detrás de ellos hay retenciones, agresiones físicas, hostigamientos y violencia verbal.

Compartir

Desde 2017 hasta 2020, y entre el 28 de abril y el 18 de mayo de 2021, Temblores ONG ha registrado diferentes casos de violencia basada en género, incluida la sexual, en los que miembros de la Fuerza Pública habrían sido sus victimarios:

  • 36 personas víctimas en 2017, 29 mujeres y 7 hombres.
  • 33 personas víctimas en 2018, 28 mujeres y 5 hombres.
  • 33 personas víctimas en 2019, 25 mujeres y 8 hombres.
  • 30 personas víctimas en 2020, 25 mujeres y 5 hombres.
  • 27 hechos registrados en el marco del Paro Nacional durante 2021; 20 mujeres y 7 hombres.

Es decir, en los cuatro años anteriores se registró un hecho de violencia sexual cada diez días, mientras que en 9 de 22 días de 2021 se han presentado alrededor de 3 casos diarios.

Es importante aclarar que la organización reconoce el alto subregistro de estos hechos, pues la revictimización, la inaccesibilidad dentro del sistema de justicia, el temor a represalias por parte de los victimarios y el silenciamiento social y cultural que sufren las víctima son factores que les impiden denunciar.

La escalada es innegable y aterradora, y la expresión “la Policía no me cuida, me cuidan mis amigas” cobra todo el sentido, en especial cuando en, aproximadamente, 25 de cada 32 casos de violencia sexual, la víctima ha sido mujer.

Según Temblores ONG, la violencia sexual son los “actos sexuales en los que se viola la intimidad física de la víctima sin consentimiento o de manera coercitiva” y preocupan, sobre todo, acciones de desnudamiento forzado, tocamientos y violación; y la violencia basada en género son los “hechos violentos en razón al género de la víctima y puede incluir violencia física, verbal, económica o sexual” dentro de los que han prevalecido el acoso sexual verbal y las amenazas de violencia sexual.

De los 27 casos que ha registrado la ONG en este último Paro Nacional, 21 han sido por violencia sexual y 6 por violencia basada en género. Además, más de la mitad de los hechos han ocurrido en el centro del país:

  • 10 en Bogotá
  • 3 en Soacha, Cundinamarca
  • 2 en Facatativá, Cundinamarca
  • 4 en Cali, Valle del Cauca
  • 2 en Popayán, Cauca
  • 2 en Medellín, Antioquia
  • 2 en Barranquilla, Atlántico
  • 1 en Acacias, Meta
  • 1 en Yumbo, Valle del Cauca

En su último comunicado, Temblores ONG explicó que en cuanto a estas violencias hay patrones que demuestran la sistematicidad de las prácticas de los agentes: las víctimas tienen entre 17 y 30 años y son separadas de su grupo; los actos son cometidos en su mayoría entre las cuatro de la tarde y las diez de la noche, de manera simultánea por varios agentes; todos los hechos han sido en lugares cerrados y de propiedad de la Fuerza Pública, como los Comandos de Atención Inmediata (CAI), las Unidades de Reacción Inmediata (URI), las estaciones y los vehículos; y además de la violencia sexual se presentan retenciones, agresiones físicas, hostigamientos y violencia verbal.

Según argumentó la ONG, basándose en normativa internacional, los actos de violencia sexual son caracterizados también como tortura cuando el victimario es servidor público o cuando este da la orden, por lo que exige que “los casos de violencia sexual y violencia basada en género sean investigados por la justicia ordinaria”.

Y concluyó que según la información que han recopilado en los últimos cuatro años, la sistematicidad en “la transgresión de algunos cuerpos (por parte de la Fuerza Pública, en el marco de protestas), en especial de los cuerpos femeninos y feminizados ha pasado a ser una política de represión y corrección estatal”.

¿Hasta cuándo nuestra vida y nuestros cuerpos serán violentados y criminalizados por “unas cuantas manzanas podridas”? ¿Hasta cuándo esas “manzanas podridas” seguirán uniéndose a la larga lista de la impunidad? El 90% de los casos quedan impunes, según cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica, citado por Temblores. ¿Hasta cuándo el Estado va a negar que no son solo unos cuantos agentes, sino una doctrina florecida y enraizada desde lo más profundo de la estructura policial?

Para PACIFISTA!, igual que para Temblores ONG, es necesaria y urgente una reforma policial que cuente con un enfoque de género claro y que garantice los derechos de las mujeres, mujeres trans y personas no binarias.