¿Qué implica para la paz con el ELN la captura de uno de sus excomandantes? | ¡PACIFISTA!
¿Qué implica para la paz con el ELN la captura de uno de sus excomandantes?
Leer

¿Qué implica para la paz con el ELN la captura de uno de sus excomandantes?

María Flórez - Junio 21, 2016

Carlos Velandia fue detenido por un secuestro cometido en el año 2000. Es un asiduo impulsor del proceso de paz con el ELN.

Compartir
Carlos Velandia fue capturado en 1994 y condenado a 20 años de prisión. Salió libre en 2003. Foto: Pablo Albri

Durante los últimos años a Carlos Velandia se lo ha visto en casi todos los escenarios donde se habla de la posibilidad de una negociación de paz entre el gobierno Santos y el ELN. Como analista y consultor, frecuentemente está en las listas de invitados a paneles, foros, mesas redondas, seminarios y tertulias que se realizan por todo el país para debatir sobre la necesidad de llegar a acuerdos con esa guerrilla para cerrar el ciclo de la violencia política en Colombia.

Por eso, a quienes impulsan la paz con esa organización armada les cayó como un baldado de agua fría la noticia de que fue capturado en la noche del lunes en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá. Su detención se produjo cuando regresaba de España, donde dictó una conferencia titulada “La paz en Colombia: entre la ilusión y la incertidumbre”.

Luis Eduardo Celis, amigo de Velandia y también analista de la negociación con el ELN, dice que, a diferencia de lo que han informado varios medios de comunicación, el hoy capturado no sirve de enlace entre esa guerrilla y el Gobierno. Asegura que “Carlos es un hombre clave para la construcción de paz, pero no tiene un rol oficial en la negociación. Es una persona que opina, que escribe y que habla con mucha gente sobre temas de paz, pero que no tiene un rol directo en el proceso”. Y agrega que “no sabemos si (su captura) es netamente por un tema jurídico o se enmarca en un sabotaje al proceso de paz”, del cual es promotor.

Este martes y desde las celdas del complejo judicial de Paloquemao, donde permanece detenido por su presunta responsabilidad en un secuestro masivo cometido por el ELN en el kilómetro 18 de la vía Cali-Buenaventura —ocurrido en 2000—, Velandia le envió un mensaje a sus amigos vía Whatsapp: “Estoy preso. Es parte de los costos de hacer la paz”.

Velandia fue detenido por funcionarios de Migración Colombia en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, cuando volvía de España. Foto: Migración Colombia

En otro mensaje, les dijo que si con su captura “pretenden amilanar” al ELN en la búsqueda de la paz “nuevamente se equivocaron. Los elenos tienen en su ADN político la impronta de cumplir las decisiones internas y los acuerdos que pacten. El ELN irá hasta el final en su esfuerzo por la paz y la justicia social”.

Además, agregó que desde que abandonó la guerrilla, en 2003, luego de estar preso durante una década, “todas mis actuaciones han sido públicas y visibles: me he entrevistado con presidentes de la República, con parlamentarios, alcaldes y gobernadores. Con personas reconocidas de la sociedad civil, de las iglesias, de embajadas, con altos funcionarios del Gobierno que trabajan por la paz, con ONG de derechos humanos y con plataformas de paz”.

No obstante, la Fiscalía dice que Velandia todavía tiene una deuda con la justicia: su presunta participación en el secuestro de más de 50 personas en el Valle, que fue ejecutado por guerrilleros del ELN cuando él era integrante de la Dirección Nacional de esa guerrilla.

Es por eso que en el expediente también están involucrados el primer comandante del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, los miembros de la delegación de paz, alias “Antonio García” y “Pablo Beltrán”, y otros dirigentes y exdirigentes, como “Francisco Galán”. Justamente, durante el tiempo que estuvo detenido, Velandia ofició junto a “Galán” como vocero de esa organización insurgente para los fallidos diálogos de paz con los presidentes Ernesto Samper, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

Hoy, basta dar un vistazo a la web para percatarse de que Velandia es invitado de primera fila en los eventos de paz. Por ejemplo, en marzo de 2014 fue conferencista en el foro “La importancia histórica de los diálogos con el ELN”, realizado en la Universidad Pedagógica. En mayo de ese año participó en el conversatorio “Diálogos de paz: aproximación a las negociaciones”, en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, y en septiembre fue panelista del “II foro sobre cultura de paz y justicia transicional”, organizado por la Gobernación de Cundinamarca.

Imagen del evento sobre paz al que asistió Velandia en España.

En agosto de 2015, Velandia estuvo en el “Tercer encuentro ciudadano por la paz”, realizado en la Universidad Industrial de Santander, y en octubre habló en el foro “Proceso de paz y perspectivas en el territorio”, en la Universidad Francisco de Paula Santander, de Ocaña. Además, en marzo de 2016 leyó una ponencia en la “Quinta cumbre nacional por la paz”, en Tuluá (Valle del Cauca), donde abordó el eventual escenario de recrudecimiento de la guerra en caso de que el Gobierno firme la paz con las Farc y no negocie con el ELN.

También ha participado en varios eventos de pedagogía sobre los acuerdos que se han firmado en La Habana y, como director de la organización ABC-Paz, fue autor del polémico documento “Propuestas de ABC-Paz para (el) proceso de paz en Colombia”, que fue incorporado al grupo de sugerencias que la sociedad civil presentó en el último foro realizado por Naciones Unidas y la Universidad Nacional, de cara a la discusión de los puntos 3 y 6 de la agenda con las Farc.

En ese texto, propuso que los guerrilleros que dejen las armas tengan acceso a tierras, cargos públicos, becas, “programas de formación en cultura de paz” y atención psicosocial. No obstante, el punto que causó revuelo fue el de pensionar a los guerrilleros por el tiempo que estuvieron en filas homologando sus rangos con los de los militares.

Como ha apoyado el proceso con las Farc, Velandia dijo desde su celda que su captura tampoco podrá “amilanar” a los impulsores de esa negociación, porque “al Gobierno y a las Farc no las frena nada en interponer los mejores esfuerzos para lograr el acuerdo del fin del conflicto armado”.

De momento, se sabe que será enjuiciado en Cali por el secuestro masivo del kilómetro 18. Mientras la Fiscalía lo acusa de cometer secuestro extorsivo, homicidio y hurto gravado, él y su círculo cercano califican su captura como un “falso positivo judicial”.