¡PACIFISTA! en el OFF: Ojo, la mayor amenaza para la humanidad es el autoritarismo
Leer

¡PACIFISTA! en el OFF: Ojo, la mayor amenaza para la humanidad es el autoritarismo

Colaborador ¡Pacifista! - Mayo 23, 2017

BLOG | Segunda entrega del paso de nuestro director editorial Camilo Jiménez Santofimio por el Oslo Freedom Forum 2017.

Compartir

VICE News – Muzaffar Salman/Reuters

Por: Camilo Jiménez Santofimio

El título de esta entrada es, por supuesto, una exageración. Pero bien: así habla el activismo. Y así se habla por estos días en el Oslo Freedom Forum (OFF), a donde he venido invitado por la Human Rights Foundation y en representación de VICE Colombia y ¡PACIFISTA!.

De las exageraciones uno puede aprender mucho. Como periodista, a ser cuidadoso con ellas. Pero como ciudadano, a despertar: a advertir algunas cosas, cosas graves, que en medio de la rutina quedan rezagadas y desatendidas.

La misión de las docenas de defensores de derechos humanos y activistas que he conocido en los últimos dos días aquí en Noruega es entonces esa: abrirles los ojos a los incautos. Y apalear a quienes forman parte del bando opuesto.

Ayer lunes, durante la conferencia de prensa de apertura del OFF y durante las conversaciones privadas que pude llevar con los participantes del evento, me quedó claro quiénes son los del otro bando, los adversarios del activismo de derechos humanos a nivel global: los señores del autoritarismo.

La conferencia de prensa fue un espectáculo para los ojos. Entre los defensores de derechos humanos más famosos del mundo hay de todo. Algunos, lo digo con perdón, se comportan como divas. Con actitud de superestrellas, altivos y la nariz arriba se pavonean por los corredores del Hotel Continental de Oslo buscando solo interlocutores dignos de su altura, moral y social.

Pero, por fortuna, con ellos no se agota esto. Los verdaderos rockstars del OFF son los menos visibles, los que menos ruido hacen.

Entre ellos, el bondadoso Guillermo ‘Coco’ Fariñas, disidente cubano que se ha declarado en 23 ocasiones en huelga de hambre para protestar contra la censura y otros abusos del régimen cubano.

Fariñas es un hombre parsimonioso y caballeroso que prefiere estar lejos de las luces y del small talk de los corredores. No solo me dejó fotografiarlo, también hablamos un largo rato sobre Cuba y, en especial, sobre su nueva preocupación: el declive de Venezuela, que, según él, conllevará también la caída de la isla. | Foto: Camilo Jiménez Santofimio

O el genial Danilo ‘El Sexto’ Maldonado, con quien me topé en una plaza pública en el centro de Oslo, con la mirada perdida de siempre, con la cámara terciada, chaqueta y zapatos grafiteados por él mismo y fumando un cigarrillo hecho a mano (“oye, ¡en Oslo todo es muy caro!”).

Maldonado se la pasa en un estrato mental distinto al de la gente que lo rodea. Siempre mira hacia arriba, pero no por distraído sino porque algo anda maquinando: normalmente una idea para un trabajo o para una acción. Caminando por Oslo me habló del “paramilitarismo” en Venezuela y de la rabia que le da ver cómo “allá también” van por “nuestro mismo camino”. | Foto: Camilo Jiménez Santofimio

 

Foto: Camilo Jiménez Santofimio

E incluso el mesurado Luis Almagro, secretario general de la OEA, que nos regaló una hora de tiempo para charlar (lamentablemente off the record) y que es un tipo sensible y profundamente sabio, víctima muchas veces de la carnicería política del liderazgo machote y ególatra latinoamericano.

Foto: Camilo Jiménez Santofimio

Pero volvamos al contenido. Al arranque de este artículo: el autoritarismo.

Ahí coinciden todos los presentes en el OFF: este es peor que el cambio climático, amigos ambientalistas. Y lo es porque, según el organizador del evento, el noruego-venezolano Thor Halvorssen, casi la mitad de la población mundial vive hoy en dictaduras o regímenes autoritarios. La lógica es esta: las tragedias climáticas son el futuro; las humanas, el presente.

Y tienen razón los activistas. Hay que mirar nomás al infame Kim Jong-un, al demoniaco Robert Mugabe de Zimbabue, al sinuoso y nefasto Vladimir Putin, a los líderes represores y opresores de Arabia Saudita, de China, de Turquía, de Venezuela, de Bielorrusia.

Halvorssen y su organización manejan una cifra bastante aterradora: 3.900 millones de personas viven en regímenes que han asfixiado la democracia y que violan derechos fundamentales.

Para terminar esta entrada, van algunos casos concretos de personas verdaderamente impactantes que están conmigo en Oslo.

 

Leyla Hussein

Psicoterapeuta, escritora y defensora de los derechos de las mujeres y las niñas en Somalia. Hussein (@LeylaHussein) fue víctima del crimen que hoy combate: cuando era niña la sometieron a una mutilación genital. En una conversación a la que asistí dijo: “Cuando eres musulmana y negra sufres más que nadie: en Somalia, al menos, nos violan o nos matan”. Una de sus acciones más llamativas fue perseguir a políticos británicos por la calle disfrazada de vagina.

 

Vian Dakhil

Como les conté ayer, esta es una de las dos mujeres que tiene el parlamento iraquí. Y Dakhil, como miembro de la minoría yazidí, ha abanderado la lucha por los derechos de su pueblo. Entre 2014 y 2015, sus denuncias revelaron la masacre que perpetró Estado Islámico contra los yazidí, así como la esclavización y el comercio de mujeres por parte de esa organización criminal.

 

Vladimir Kara-Murza

Este es uno de los participantes del OFF más elocuentes e impactantes por la seguridad con que arroja dardos por doquier. Kara-Murza es quizá uno de los adversarios más valientes que tienen Vladimir Putin y su régimen. Y ha vivido las consecuencias: ha sido envenenado en dos ocasiones. Al parecer, esto solo lo ha impulsado a seguir criticando a su gobierno. En el OFF, durante la conferencia de prensa, comparó a Putin con Mussolini al recordar el consejo del italiano de “desplumar la gallina pluma por pluma” para referirse a cómo someter a un pueblo entero a una tiranía. Y luego dijo: “A mí la comparación entre la Rusia de hoy y la Rusia soviética siempre me ha parecido problemática. Claro, hoy como entonces no hay elecciones, no hay libertad de expresión, hay docenas de presos políticos… Pero en la época soviética, las democracias occidentales tenían aislados a los miembros del régimen. Hoy predomina la hipocresia: los miembros del actual régimen ruso tienen inversiones en el extranjero, mansiones…”.

 

Manal al-Sharif

La vida y la obra de esta saudí es tan impresionante que les sugiero llevarse una idea general aquí o aquí y ver su TEDTalk acá. Fue la primera mujer que condujo un auto en Arabia Saudita y desató así una ola de denuncias sobre los horrores del régimen de ese país. Más adelante, mediante la campaña Women2Drive, generó otra ola: esta vez una de reformas en beneficio de los derechos de la mujer. Al OFF llegó con nuevas denuncias: una lista de mujeres hoy presas en Arabia Saudita por actos de básica desobediencia civil.

 

Foto: Camilo Jiménez Santofimio

Para despedirme los dejo con una imagen. Leyla Hussein, la víctima de mutilación genital que mencioné arriba, departe tranquila durante una pausa.

Foto: Camilo Jiménez Santofimio