Masacre en Argelia: el grito de auxilio que las autoridades nunca escucharon
Leer

Masacre en Argelia: el grito de auxilio que las autoridades nunca escucharon

Staff ¡Pacifista! - Julio 3, 2018

Una semana después de que circularan panfletos amenazantes, los pobladores denunciaron el hallazgo de siete cuerpos. La hipótesis de la Gobernación es que se trata de una disputa entre bandas criminales. 

Compartir
Foto: reporterosasociados.com.co

En la zona rural del municipio de Argelia, al sur del Cauca, fueron encontrados siete cadáveres por parte de los pobladores locales en la madrugada de este martes. Inmediatamente, una delegación de la gobernación del Cauca, acompañada por la Policía, fue a verificar los hechos. Justamente en esta región, hace tan solo una semana, circularon panfletos firmados por el Comando Popular de Limpieza (CPL), grupo que entregó una lista de personas que serían asesinadas, entre ellas líderes sociales.

Según el gobernador del Cauca, Rodrigo Campo, la masacre tendría que ver con una disputa entre bandas criminales. “Es bien conocido que en la cuenca del Río Micay hay una dinámica permanente del narcotráfico. Conocemos claramente que en la cordillera de El Patía y Argelia es donde concentran las mayores siembras de coca y sabemos las dificultades que se ha tenido todo el tiempo por esta actividad ilícita”, dijo.

Según el comandante regional de Policía número 4 del Cauca, Hugo Casas, dos de las víctimas serían disidentes de las Farc. “Tenemos dos personas identificadas como Jefferson Leandro Sánchez, conocido como ‘Carro Loco’, quien había huido de la zona de normalización de Policarpa en Nariño, mientras que la otra víctima identificada corresponde a Everth Gómez, conocido como ‘Crespo’, quien fue miembro de las Farc y había recibido curso como escolta de la Unidad Nacional de Protección”, señaló.

Aunque por el momento las autoridades no han confirmado la identidad de todas las víctimas, lo cierto que el ambiente en esta región del país es de zozobra. Primero por los panfletos, los cuales también han sido emitidos por las Águilas Negras, con mensajes amenazantes contra los integrantes de Marcha Patriótica, de la Zona de Reserva Campesina y de los simpatizantes del excandidato Gustavo Petro. Segundo, por asesinatos recientes. En abril pasado, por solo mencionar un caso,  fue asesinado Belisario Benavides Ordóñez, integrante de la Mesa de Víctimas del municipio de Rosas, en el sur del Cauca.

Desde febrero, las amenazas contra los líderes sociales se han ido extendiendo en el Cauca. La Red por la Vida y los Derechos Humanos del departamento, por ejemplo, denunció en marzo amenazas contra siete líderes sociales que trabajaban en una misión de apoyo al proceso de paz. Más adelante se conocieron amenazas contra familiares de los líderes sociales que trabajan en la Comisión Regional de Paz.

El lugar donde ocurrió la masacre, en los límites con el municipio de El Tambo, se han presentado varios enfrentamientos entre bandas criminales, Ejército y ELN.  Otra hipótesis, expuesta por Jonathan Patiño, diputado del Cauca, es que la masacre tiene como intención hacer un llamado a la Fuerza Pública para que “baje la presión” en esta zona del departamento. En los últimos meses, el Ejército ha realizado varios operativos que han dado como resultado diferentes capturas. Una de las más importantes para el gobierno fue la de alias ‘Yimmi El Gato’, presunto coordinador de las finanzas en el frente Manuel Vásquez Castaño del ELN en el sur del Cauca.

Los municipios del sur del Cauca están en el radar de las organizaciones de derechos humanos desde enero. Primero fueron asesinadas seis personas, el jueves cuatro de enero, en el corregimiento El Rodeo, municipio de Bolívar. Ese mismo día, en la vereda Mazmorras del mismo municipio, fueron encontrados los cuerpos de dos integrantes del ELN: alias ‘Bin Laden’ y alias ‘Niño’. Tan solo 17 días después, en el corregimiento El Plateado de Argelia, la población civil tuvo que presenciar un atentado de hombres encapuchados que buscaron en la vía pública a Lenin Gómez, presunto narcotráicante de la región. En este ataque fueron asesinadas dos personas.  Desde entonces se han realizado varios consejos de seguridad departamentales, donde las autoridades se han comprometido a intervenir en dos corredores de narcotráfico, uno en el sur del Cauca, en el cañón de Micay, y otro en el Naya, donde las disidencias de las Farc han amedrantado a la población.

La tensión entre la Fuerza Pública y el ELN se agudizó desde febrero de este año, cuando la guerrilla realizó un paro armado que afectó principalmente a los departamentos de Cauca, y Nariño. Justamente durante ese mes fueron asesinados dos líderes que respaldaban la sustitución de cultivos de uso ilícito: Jhonatan Cundimí y Orlando Guresso Obregón, este último integrante de Marcha Patriótica en el municipio de Guapi, en la costa Pacífica.

De acuerdo con información de la Fiscalía, en el Cauca operan por lo menos cuatro disidencias de las Farc, la guerrilla del ELN y nuevas organizaciones dedicadas al narcotráfico, las cuales han sido difíciles de rastrear porque, a diferencia de años anteriores, operan como grupos satélite. En el Cauca, según el último reporte de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), se concentra el 9 % de los cultivos de coca que hay en el país, lo que se traduce en 12.595 hectáreas, de las cuales 3.500 están semabradas en Argelia, donde ocurrió la masacre.