“¡María del Pilar Hurtado sí era líder!”: el contundente mensaje tras su sepelio
Leer

“¡María del Pilar Hurtado sí era líder!”: el contundente mensaje tras su sepelio

Staff ¡Pacifista! - Junio 25, 2019

En Puerto Tejada, Cauca, se llevó a cabo el funeral de la líder. Sus hijos están en manos del ICBF.

Compartir

En Puerto Tejada, Cauca, a 1.200 kilómetros de Tierralta, Córdoba, donde intentó vivir dignamente, fue sepultada María del Pilar Hurtado, la mujer de 34 años que fue asesinada en frente de sus dos mellizos, de 12 años de edad, el pasado viernes 21 de junio. El sepelio fue el lunes festivo. Su féretro, rodeado de policías, pobladores y algunos familiares, fue bajando a la tierra mientras los asistentes sostenían carteles con mensajes contundentes: “las madres tienen derecho a ver crecer y educar a sus hijos”; “no más líderes asesinados”.

Uno de los sentimientos más fuertes durante el sepelio fue el de la necesidad de preservar la verdad sobre la vida de María del Pilar Hurto. En el gobierno y en la Alcaldía de Tierralta dicen que no era líder, pero ella trabajó en la Fundación de Víctimas Adelante con Fortaleza (Funviavor), en Cauca, donde denunció desapariciones, torturas y asesinatos. De hecho, hace un año ella tuvo que huir desplazada del Cauca al sur de Córdoba con su esposo y cuatro hijos. Con su familia se acomodó en un predio que le pertenece al terrateniente Fabio Otero Paternina, padre del alcalde actual de Tierralta, Fabio Otero. Incluso, Hurtado se reunió con el alcalde para buscar una reubicación no solo de su familias, sino de decenas que al no tener tierra estaban en ese predio.

Al final la Alcaldía no cumplió con una reubicación o con la parcelación del predio. En los últimos meses se fortaleció la presencia de las Autodefensas Gaitanistas  en la región, quienes, sin mayores problemas, ocuparon los espacios que dejó las Farc. A pesar de que la Defensoría del Pueblo advirtió el 25 de noviembre de 2018 que la población de Tierralta estaba en grave peligro, no se tomaron mayores acciones.

El riesgo, dice el documento, tiene que ver con “la presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) enfrentadas a estructuras armadas compuestas por exmiembros de las FARC-EP declarados en disidencia, y que al parecer se conforma de tres estructuras armadas articuladas entre sí que han empezado a presentarse a los campesinos por mensajes de voz, mensajes escritos y también de manera personal con el nombre de ‘Nuevo frente 18 – Román Ruiz – Cacique Coyará FARC-EP”.

En mayo de 2019 circuló un panfleto en Tierralta en el que las AGC, aunque no se refieren explícitamente a María del Pilar Hurtado, dicen que declaran objetivo militar a nueve líderes sociales. “Ya estamos cansados de esta manada de hijueputas desocupados que se la pasan invadiendo lotes”, dice el panfleto. En pocas semanas fueron asesinados cuatro líderes que aparecían en el panfleto. Es importante, dijeron las personas allegadas a Hurtado, que se sepa la verdad, pues el alcalde de Tierralta afirmó, a través de un comunicado, que ella no era líder social ni que se hacía referencia a ella en el panfleto, desvirtuando la información que entregó la organización social Cordoberxia. De hecho, Andrés Chica, uno de los integrantes de esta organización, teme por su vida. Después de las denuncias recibió mensajes de texto en las que le advierten que si no abandona el sur de Córdoba lo van a asesinar.

Otro líder de la zona nos dijo que hoy, cuatro días después del asesinato, “hay un miedo total en el municipio. La Policía ha aumentado bastante y ayer llegaron 200 personas del Gaula y del Ejército. Acá la gente está dolida porque María del Pilar sí era líder, ella era de una comunidad pequeña pero representaba a varias familias en la invasión. Nosotros todavía no sabemos quién la mató, pero sí podemos decir con certeza que ella estaba defendiendo un tema de tierras”.

Cuando le preguntamos sobre las medidas de protección para líderes como él, nos dijo que “muchos tienen esquemas de seguridad y sistemas de protección con la UNP. Otros estamos esperando los esquemas. A algunos, como Albeiro, Andrés y Paola, han tenido que sacarlos del municipio, porque no hay otra opción. Desde el 10 de mayo he recibido amenazas directas pero no me quiero ir. Y las amenazas se han disparado por todo el tema del Plan de Sustitución de Cultivos, como uno se niega a ir en contra de ese plan, pues los grupos armados toman represalias. También nos matan por denunciar donde hay minas antipersonales. Esperemos que Diosito proteja a los líderes de Tierralta, no tenemos de otra”.

Mientras en Puerto Tejada enterraban a Maria del Pilar, en la región del sur de Córdoba, donde fue asesinada y donde las Autodefensas están disputándose el territorio, murieron tres personas en el sector El Cinco, del municipio de Tarazá. A más de 1.000 kilómetros de distancia no había silencio, el ruido de los fusiles no se detuvo con el llanto de los dos hijos de María del Pilar. De vuelta al Cauca: en el funeral estuvieron presentes las personas que conocían a María del Pilar por su trabajo en la  Fundación de Víctimas Adelante con Fortaleza (Funviavor) y algunos senadores, como Iván Cepeda y Roy Barreras, quien habló sobre la necesidad de acompañar este duelo colectivamente. Dijo, además, que la madre de María del Pilar perdió otros dos hijos por el conflicto armado: Juan Carlos y Gustavo, ambos jóvenes.

La Comisión de Paz del Senado estará presente el jueves en Tierralta por una razón básica: debemos acompañar respetuosamente a la familia en el duelo, por más partidos de la selección Colombia o festivales musicales que haya. Aquellos que pueden acompañar a los familiares de María del Pilar en su proceso de dolor, incluso a sus vecinos que hoy tienen miedo, deben hacerlo.

El senador Iván Cepeda dijo, por otro lado, que el gobierno no está garantizando la reparación y mucho menos cuando cuestiona el liderazgo de Hurtado o dice, erróneamente, que la guerrilla del ELN la asesinó. Mientras tanto, en el gobierno dicen que están esperando una “respuesta rápida” sobre los responsables del crimen y delegaron al ICBF el cuidado de los niños, entidad que, por ahora, ha hecho un trabajo más mediático que de reparación con la familia de Hurtado.