Las recomendaciones de Crisis Group para evitar el fracaso del plebiscito y del posconflicto | ¡PACIFISTA!
Las recomendaciones de Crisis Group para evitar el fracaso del plebiscito y del posconflicto
Leer

Las recomendaciones de Crisis Group para evitar el fracaso del plebiscito y del posconflicto

Andrés Felipe de Pablos - Septiembre 7, 2016

El informe ‘Colombia: los últimos pasos hacia el fin de la guerra’ explica el proceso que vivimos al público extranjero.

Compartir

El International Crisis Group (ICG), una organización internacional para la prevención del conflicto que investiga dinámicas violentas en más de 60 países y cuenta con cerca de 25 oficinas a nivel global, presentó, a propósito de la firma del Acuerdo para la Terminación del Conflicto del pasado 24 de agosto, el informe ‘Colombia: los últimos pasos hacia el fin de la guerra’.

El documento es una pieza pedagógica de texto y gráficos para lectores no colombianos –y para quienes no están empapados en el tema del conflicto– sobre nuestra guerra, las negociaciones de Cuba, lo acordado y el mapa político que se abre en nuestro país. Entre otros temas, el informe, basado en experiencias de otras transiciones entre la guerra y la paz, hace una serie de recomendaciones y exigencias al Estado, a las Farc y a la comunidad internacional de cara al plebiscito por la paz del próximo 2 de octubre y a la implementación de los acuerdos.

Para lograr la aprobación del acuerdo de paz en un “plebiscito legítimo”, el ICG recomendó:

Al Estado

La implementación de una estrategia de comunicaciones para educar a la ciudadanía sobre el acuerdo de paz, que esclarezca los beneficios de la paz para las víctimas y las comunidades afectadas por el conflicto, y que explique cómo se aplicará la justicia en el postacuerdo.

También, según el documento, es vital que el Estado, en el actual proceso de campaña, se coordine con partidos políticos y campañas de la sociedad civil a favor de la paz, y respete los derechos y las garantías de la oposición.

No obstante, conforme el informe, el papel principal del Gobierno para un verdadero proceso de reconciliación nacional será el de pedir perdón en público por las acciones del Estado en la guerra, en especial por su rol en el exterminio de la Unión Patriótica (UP), el fenómeno de los ‘falsos positivos’, el abandono del campo y los abusos de la Fuerza Pública.

A las Farc

Para esta organización, las Farc tendrán que demostrar, con gestos de buena voluntad, su compromiso con la paz: iniciar la destrucción de sus armas y la liberación de todos los menores en sus filas. También, dice el informe, deberían pedir perdón en público por sus delitos -extorsión, secuestro, desapariciones y asesinatos- y por acontecimientos como la matanza de los once diputados del Valle del Cauca en 2007 y la bomba del Club el Nogal en 2003.

Además, las Farc tendrán que cooperar con el Comité Internacional de la Cruz Roja en la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, y comprometerse públicamente a no presionar a las poblaciones a participar a favor del plebiscito.

Mapa de las zonas de Colombia con presencia de las Farc. Imagen tomada del informe ‘Colombia: los últimos pasos hacia el fin de la guerra’.

Por otro lado, para asegurar una transición efectiva de la guerra al posconflicto, el IGC sugiere:

Al Estado y a las Farc

La realización de jornadas de promoción enfocadas en la reconciliación entre los sectores afectados por la guerra, y la definición de actividades de reincorporación, a largo plazo, distinguiendo el género, la edad y la etnia de los excombatientes.

Al mecanismo tripartito compuesto por la Misión de la ONU, el Gobierno y las Farc

Entablar un diálogo con las comunidades rurales cercanas a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, para entender las preocupaciones de sus habitantes. Asimismo, amparar las economías de esas regiones que pueden verse afectadas por la implementación de los acuerdo de paz, y garantizar la seguridad de los miembros de las Farc cuando tengan que salir de las zonas de concentración.

A la comunidad internacional y a los verificadores

El informe también hace un llamado a la cuota internacional del proceso de implementación de los acuerdos. A la Misión de la ONU, parte del “Mecanismo tripartito” – junto al Gobierno y las Farc– que hará seguimiento al cese al fuego y a la entrega de las armas, el ICG le sugiere establecer un diálogo continuo con las autoridades y comunidades locales para explicar su misión, recolectar información, ser independiente, y planear la extensión y expansión del mandato, mientras que las Farc dejan las armas y se implemente, monitoree y verifique el cese al fuego.

También, manifiesta que la Comunidad Internacional, especialmente el gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea, tendrá que proporcionar a la Misión de la ONU apoyo cuando surjan crisis, financiación para proyectos comunitarios en áreas de posconflicto, y respaldo a la Estrategia de Respuesta Rápida del Ministerio del Posconflicto.

A América Latina, por otro lado, el IGC le recomienda mantener su apoyo al proceso de paz independientemente de las disputas diplomáticas y regionales que puedan surgir en los días de la implementación.

Mapa de la localización de la Zonas Veredales Transitorias de Normalización. Imagen tomada del informe ‘Colombia: los últimos pasos hacia el fin de la guerra’