Gobernar a capela
Leer

Gobernar a capela

Colaborador ¡Pacifista! - Diciembre 14, 2018

Memeteca | El cantante se convirtió en presidente y lleva ya casi cuatro meses tratando de afinar su propia voz de mando y ya prepara la remasterización de su gobierno en 2019.

Compartir

Por: @DanielRuge

Aunque todos pensábamos que Iván Duque solo quería sonar en la radio (o sea en el programa de Fernando Londoño) para ganar su primer millón de votos, todo indica que el sueño del presidente bacán era mucho más sencillo que eso: él no quería trabajar, no quería ir a estudiar, no se quería casar; solo quería tocar la guitarra todo el día y que la gente se enamorara de su voz.

Pero los caminos de la vida no son como él pensaba, como los imaginaba. A pesar de las clases de técnica vocal con el padre ‘Chucho’, el cantante se convirtió en presidente y lleva ya casi cuatro meses tratando de afinar su propia voz de mando y ya prepara la remasterización de su gobierno en 2019.

Lo primero que hará será reforzar la conexión con el pueblo. Por eso, ahora, quienes quieran participar en los Talleres Construyendo País podrán comprar sus entradas en Tuboleta.com. La noticia es que Duque entrará a las grandes ligas con MTV:

El presidente además pedirá al congreso que el próximo semestre, de nuevo, se intente aprobar el paquete de medidas de la consulta anticorrupción pero agregándole una más para facilitar su gestión: cadena perpetua para los DJs que reciban payola porque eso es juego sucio con los artistas emergentes como él.

Además, como medida de austeridad, dejará la Casa de Nariño y su alternativa será una alianza público-privada que le permitirá despachar desde un sitio que se adecua más a su estilo de gobierno. Este es el render de la propuesta:

A nivel internacional, el mandatario de los colombianos le solicitará al grupo de Lima no solo que firme una declaración pidiendo la salida del poder de Nicolás Maduro, sino exigiéndole a la organización de los Latin Garmmy que el próximo año premie una nueva categoría:

Los nominados serían Duque y Maduro, y no me cabe la menor duda de que el colombiano vencería fácilmente al venezolano, lo cual sería un duro golpe para el Socialismo del siglo XXI.

De otro lado, el gobierno buscará que en la reforma política se modifique la figura vicepresidencial. A Marta Lucía Ramírez ya no se le llamará más vicepresidenta y en cambio todos los documentos oficiales serán firmados así:

Al respecto de esa reforma, Duque también alista un un pronunciamiento sobre cuál es el mejor mecanismo para elegir a los congresistas. El presidente no está de acuerdo con las listas cerradas, ni con las listas abiertas, solo con las listas en Spotify.

Y como no vale la pena gobernar mirando el pasado puesto que —según un concepto técnico— solo se hace camino al andar, el presidente hará borrón y cuenta nueva. La posesión presidencial será repetida el próximo 7 de enero pero desprovista de acartonados protocolos que solo alejan al mandatario de su gente, esta vez será una toma de mando como Duque siempre la soñó:

Probablemente al presidente no lo trasnochan las encuestas y su objetivo, al final de estos 4 años, no es otro que estar sonando en el Hot 100 de Billboard. El problema es que los músicos de su orquesta sí necesitan popularidad para las elecciones de 2019 y podrían bajársele de la tarima para dejarlo cantando a capela.