En medio del fuego: así les toca vivir a los líderes sociales de Piamonte, en el Cauca | ¡PACIFISTA!
En medio del fuego: así les toca vivir a los líderes sociales de Piamonte, en el Cauca Imagen: Cristian Arias
Leer

En medio del fuego: así les toca vivir a los líderes sociales de Piamonte, en el Cauca

Daniel Bello - Octubre 16, 2020

"Nos matan si saludamos al uno, nos matan si no saludamos. Nos desplazan y nos toca dejar todo tirado. ¿Qué pasó con la seguridad?". Hablamos con los líderes de esa parte del Cauca y nos contaron sobre las amenazas que reciben por su labor.

Compartir

Al líder campesino y juvenil Nelson Ramos lo separaron de su familia y lo mataron en el corregimiento Yapurá del municipio de Piamonte, en el Cauca, el pasado 13 de octubre. Un grupo armado llegó hasta esa zona y reunió a la comunidad. Luego de hablar con ellos por una hora, dijeron que se llevarían a Nelson para interrogarlo. La comunidad se opuso y entonces le dispararon. Cuando su familia encontró el cuerpo, él todavía agonizaba.

Nelson estaba por cumplir los 27 años y era padre de dos niños. Su liderazgo lo ejerció como integrante de la coordinación de Asociación Municipal de Trabajadores Campesinos de Piamonte (Asimtracampic), una organización campesina filial de Marcha Patriótica y de Fensuagro. La comunidad describía a Ramos como un joven luchador. Además, apoyaba el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS), por lo que también respaldaba el proceso voluntario de otros campesinos para reemplazar el cultivo de hoja de coca por otras labores.

Los compañeros de Nelson en Asimtracampic sufren de estigmatizaciones y señalamientos no solo por la defensa del territorio sino por su cercanía a Marcha Patriótica. El 5 de marzo de este año, por ejemplo, los miembros de la asociación recibieron una amenaza escrita que decía que todos sus integrantes debían de salir de Piamonte. Se hicieron las respectivas denuncias ante la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo y Naciones Unidas, pero al día de hoy no han recibido protección.

Y meses antes del asesinato de Nelson, la violencia en el Cauca golpeó a la familia de María Arroyo, también integrante de Asimtracampic. Su pareja, Hamilton Gasca, y sus dos hijos fueron asesinados en abril de este año, un mes después de recibir las amenazas. En Piemonte sienten que el desenlace de ambos crímenes contra Nelson y la familia de María es la impunidad. Los voceros de la asociación asumen que la respuesta que tendrán por parte de quienes deberían protegerlos será la militarización del municipio. Esa siempre ha sido la respuesta del Estado cuando exigen seguridad.

Juliana*, una lideresa social de Piamonte, le dijo a Pacifista! que la situación de inseguridad se ha incrementado y que una de las posibles causas de ese aumento es la aparición de nuevos grupos armados ilegales en la zona. Ella denuncian la presencia del frente Carolina Ramírez de las disidencias de las Farc, los Comandos de Frontera (alianza entre paramilitares y narcotraficantes) y el Cartel de Sinaloa. Además, los constantes enfrentamientos entre el Ejercito y estos grupos mantienen a la comunidad intranquila.

 

Nos matan si saludamos al uno, nos matan si no saludamos. Nos desplazan y nos toca dejar todo tirado. ¿Qué pasó con la seguridad? – dijo Juliana sobre la violencia en Piamonte.

 

A los problemas de violencia en Piamonte se le suma el difícil acceso al territorio, pues no hay vías para que la población esté mejor comunicada con el resto del departamento. Ni siquiera con la cabecera del municipio. En Piamonte se explota petróleo desde hace décadas. La empresa Gran Tierra Energy es la que se encarga de eso. Sin embargo, las regalías por la explotación no se ven reflejadas en inversiones para el municipio. 

El panorama que enfrentan los líderes sociales de Piamonte es un muestra de la violencia que padecen los líderes sociales en Cauca. De acuerdo con el contador de líderes sociales asesinados de Pacifista!, uno de cada cuatro asesinatos ocurre en ese departamento.

 

¡Pacifista! presenta: #ProtegeMiCausa Líderes sociales en Cauca

 

“Acá tenemos que guardarnos las lágrimas porque somos los líderes. Somos los que llevamos la batuta y no podemos permitir que nuestros compañeros nos vean derrotados”, comenta Juliana.

 

*Su nombre fue cambiado por seguridad.