El rey está desnudo: sobre las negociaciones entre el Gobierno y el ELN | ¡PACIFISTA!
El rey está desnudo: sobre las negociaciones entre el Gobierno y el ELN
Leer

El rey está desnudo: sobre las negociaciones entre el Gobierno y el ELN

Staff ¡Pacifista! - Febrero 11, 2016

OPINIÓN A pesar de los discursos y los hechos de guerra, es posible que en las próximas semanas haya una fase pública de conversaciones.

Compartir

Columnista: Luis Eduardo Celis*

Las negociaciones entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el ELN pasan por un momento de tensión que será superado. Ambas partes lograrán encontrar un camino de entendimiento, para pasar de una larga y difícil etapa “discreta” de diálogos a una esperada y clave fase pública.

La última semana ha sido especialmente rica en hechos que evidencian la tensión entre las partes y que ha permitido que unas voces ciudadanas nos expresemos sobre lo importante que es para Colombia que los impasses sean superados y se inicie la fase pública que será difícil, tanto como lo ha sido la “discreta”, o aun más.

Los hechos conocidos de esta tensión son declaraciones del Gobierno y respuestas del Coce del ELN, ambos manifestando que tienen el interés de concluir lo pendiente de la fase exploratoria. Al parecer, lo que está sin acordar tiene que ver con qué país o qué países serán sedes de las negociaciones; quiénes harán parte del grupo de países garantes y acompañantes; y temas logísticos como la seguridad y los pormenores legales para la movilización de la delegación del ELN que asuma la fase pública.

A las declaraciones de “dires y diretes”, igualmente se han sumado los hechos del conflicto armado, que han tensado aún más la cuerda entre el Gobierno y esa guerrilla. Hostigamientos que dejaron al cabo Jesús Villar en poder del ELN, un policía muerto por francotirador en el Cauca, el sabotaje al oleoducto Caño Limón – Coveñas y, el más grave, un atentado con explosivos contra la Brigada XVIII en Arauca, que ameritó un consejo de seguridad presidido por el  propio Presidente.

Santos, por su parte, respondió con la afirmación tajante de que no es posible continuar las negociaciones si la guerrilla no libera al cabo del Ejército Nacional y al ciudadano Ramón Cabrales, secuestrado desde septiembre del 2015, en el Catatumbo (Norte de Santander).

El conflicto armado continúa y por eso es imperativo buscar y desarrollar la negociación política para terminarlo. Lo mejor es que esa negociación se dé en un ambiente de distensión, como lo plantea el ELN con su propuesta de cese bilateral para desarrollar las negociaciones -una idea que espero que el Gobierno vea con buenos ojos-. E, igualmente, hay que decirle al ELN que incrementar su accionar armado no ayuda a un ambiente propicio para iniciar las negociaciones. Bien sabemos que siguen siendo una fuerza con capacidad de daño, ¿para qué insistir en ello?.

Los desencuentros no son insuperables y lo más seguro es que en las próximas semanas podamos ver una mesa instalada. Así se vea esto como un pensamiento esbozado con el deseo, tengo la convicción de que tendremos una fase pública de diálogos y negociaciones porque ambas partes tienen el imperativo de saltar a ella. A ninguno le conviene quedarse en la mitad del camino y abortar este proceso tan importante para el país y, por supuesto, para los involucrados.

Algo interesante de este rifi-rafe público es que ha permitido ver con claridad que hay sectores políticos y ciudadanos que seguimos con atención este proceso con todas sus dificultades y que hemos mantenido la voz firme y clara, con el mensaje de que no habrá una paz completa si ésta no involucra al ELN.

Igualmente hemos dicho que el inicio de unas negociaciones entre el gobierno colombiano y el ELN debe asumir como prioridad que se desarrollen en el marco de un cese multilateral de fuego y hostilidades, articulando lo avanzado con las Farc en materia de verificación.

Con un proceso tan adelantando como el que han logrado Gobierno y Farc, el país tendrá la posibilidad de ver cómo las dos mesas de conversaciones dialogan y se articulan en lo pertinente; y se desenvuelve con plena autonomía y creatividad el diseño que tanto trabajo ha costado establecer con el ELN en lo relativo a procesos de participación y temáticas. Todo, hacia un acuerdo político para la paz.

Venezuela sigue siendo otro de los temas que rondan esta negociación. Un mensaje: dejemos que los venezolanos resuelvan sus graves diferencias y agradezcamos al gobierno del Presidente Nicolás Maduro todo lo que ha hecho y hace por la paz de Colombia.

El Rey está desnudo.

*Sociólogo e investigador en temas de derechos humanos, paz y reconciliación. Twitter: @luchoceliscnai