El periodista de Urabá condenado por vínculos con “El Alemán” | ¡PACIFISTA!
El periodista de Urabá condenado por vínculos con “El Alemán”

El periodista de Urabá condenado por vínculos con “El Alemán”

Juan David Ortíz Franco - Septiembre 9, 2016

Jairo Banquet, propietario y director del periódico con mayor circulación en Urabá, fue condenado a 94 meses de cárcel por concierto para delinquir agravado.

Compartir

El nombre era ambicioso: “Urabá grande, unido y en paz”. Era la expresión en esa región de Antioquia del proyecto político que la “Casa Castaño” había diseñado para consolidar su poder político. Era su propia “combinación de formas de lucha”. A la ofensiva contrainsurgente que ya habían puesto en marcha desde los 90 en Urabá, le sumaban toda una maquinaria capaz de cooptar la política regional.

El hombre designado para esa tarea fue Freddy Rendón Herrera, alias “El Alemán”, comandante del bloque Élmer Cárdenas y libre desde julio de 2015, luego de pagar una condena de ocho años y 11 meses de cárcel en el marco de Justicia y Paz.

Fue Rendón quien, desde Necoclí, fraguó el proyecto que se hizo público en 2001 y para el cual los paramilitares convocaron alcaldes, concejales, líderes cívicos y funcionarios de las administraciones de la zona. Muchos de ellos usaron el apoyo de las AUC como plataforma para ganar elecciones y llegar cargos de poder a nivel departamental e incluso al Congreso de la República.

De acuerdo con un fallo que acaba de proferir el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Bogotá, en el que condena en primera instancia a seis personas por ese caso, “dicho proyecto político que en un principio se gestó con la idea de reivindicar política, social y económicamente a la olvidada región del Urabá; al parecer se convirtió en un apéndice político del bloque Élmer Cárdenas de las AUC”.

La sentencia, que según algunos de los procesados no les ha sido notificada, agrega que en ese grupo “tuvieron asiento dirigentes sociales y políticos de todo orden que llegaron a altas esferas como el Congreso de la República y otros a cargos de elección popular tanto a nivel regional como local, tales como la Asamblea Departamental, las Alcaldías y los concejos municipales de los diferentes poblados que integran la zona de Urabá”.

En efecto, “Urabá grande, unido y en paz” tuvo representación en diferentes niveles de Gobierno y tal vez el caso más sonado es el de los llamados “cuatrillizos”. César Andrade, Manuel Darío Ávila, Jesús Enrique Doval y Estanislao Ortíz se alternaron en el periodo 2002-2006 una curul en la Cámara de Representantes que ganaron con el aval de Cambio Radical y gracias a la campaña que impulsaron los paras en Urabá. Los cuatro dirigentes fueron condenados en medio del escándalo de la parapolítica.

Pero con este nuevo fallo, el turno es para otros involucrados en el proyecto político impulsado por “El Alemán”. Guillermo Cerén Villorina (exacalde de Turbo), Gustavo Germán Guerra y Jorge Mario Monsalve (ambos exalcaldes de Arboletes), Ángela María Machado (exasesora de la Empresa de Vivienda de Antioquia), Gladys Helena Bedoya (exgerente de Control Interno de la Alcaldía de Apartadó) y el periodista y exconcejal de Turbo Jairo Alberto Banquet Páez, fueron condenados por el delito de concierto para delinquir agravado.

Esas personas, junto con William Eduardo Salame (también exalcalde de Arboletes y muerto en marzo de 2015), ya habían sido capturadas en 2010 en un operativo en el que cayeron 25 supuestos parapolíticos de Urabá. Pero, en 2013, los procesados sobre los cuales acaba de emitirse sentencia recobraron la libertad por vencimiento de términos.

Periodista y coordinador político

Jairo Banquet Páez, comunicador social – periodista de la Universidad de Antioquia, es reconocido en Urabá por su emisora Antena Estéreo y por ser también el director y propietario de La Chiva de Urabá, un periódico popular con sede en Apartadó que llega a todas las localidades y es el de mayor circulación es esa región.

Sin embargo, su trabajo periodístico se ha cruzado con la actividad política. Entre 1992 y 1994 se desempeñó como concejal de Turbo, hizo parte la Unidad de Trabajo Legislativo del exsenador Rubén Darío Quintero Villlada –también condenado por parapolítica–   y en las elecciones locales de 2003 fue candidato a la Alcaldía de Apartadó avalado por un movimiento denominado “Nuevo Partido”.

En esos comicios, que ganó Phidalgo Banguero Zapata (también capturado en 2014 en una redada contra supuestos parapolíticos de Urabá), Banquet obtuvo 3.353 votos y ocupó el tercer lugar. Justamente ese proceso electoral es uno de los elementos que involucra al periodista con el proyecto político impulsado por “El Aleman”.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía, citada en el fallo, en la casa del condenado excongresista, César Andrade, fueron hallados varios documentos que dan cuenta no solo de la asistencia de Banquet a reuniones de “Urabá grande, unido y en paz”, sino que ponen en evidencia el papel protagónico que desempeñó en ese movimiento.

Se trata de actas de las reuniones en las cuales el periodista aparece “como asistente y coordinador de dichas reuniones del proyecto político (…) A su vez en la lista de la junta central de coordinadores aparece su nombre, lo cual confirma que no solo hacía parte del proyecto político sino además fue candidato a la Alcaldía de Apartadó avalado por dicho proyecto político regional y por ende por las autodefensas”.

En sus consideraciones, el juez Nelson Francisco Torres argumenta que la Fiscalía logró demostrar “la estrecha relación que existía entre este acusado y el comandante del bloque Élmer Cárdenas Freddy Rendón Herrera y otros reconocidos cabecillas de la organización armada ilegal, así como su activa y protagónica gestión al interior del proyecto político regional ‘Por una Urabá grande, unida y en paz’”.

El fallo agrega que Banquet actuó como “promotor y coordinador” de ese movimiento, “no simplemente con fines meramente ideológicos o políticos, como aconteció con muchos otros de los aquí implicados, sino con aspiraciones políticas al interior del mismo y sobre todo con el absoluto y previo conocimiento de que tras el mencionado proyecto estaban miembros de las AUC”.

De igual forma, la decisión judicial se refiere a las declaraciones de Rendón Herrera, quien dijo ante los tribunales que se reunió con el periodista en más de 15 oportunidades “para tratar temas no solo del proyecto político sino de una emisora radial que el mencionado ciudadano montó para servir a las autodefensas, aspecto que da fe del claro y categórico proselitismo y auspicio que realizó a favor de la organización armada ilegal”.

Y es que, a juicio de la Fiscalía, uno de los aspectos determinantes para demostrar en su acusación la relación entre los ‘paras’ y Banquet, es la entrega de 50 millones de pesos que el periodista recibió de “El Alemán” para montar una estación radial en Arboletes al servicio del bloque Élmer Cárdenas.

De acuerdo con la versión que el propio jefe paramilitar entregó a la justicia, Banquet en efecto se encargó de instalar algunos equipos para “Radio Libre”. La emisora alcanzó a emitir señales de prueba, pero salió de funcionamiento apenas cuatro meses después por problemas técnicos.

La defensa de Banquet argumentó durante el proceso –y así lo cita el fallo– que “todas las reuniones a las que asistió y en las que se encontraban grupos armados lo hizo en su condición de periodista, y que por tal labor profesional recibió amenazas de dichos grupos armados ilegales. Sobre el proyecto político regional, solo tuvo pleno entendimiento de él cuando fue privado de la libertad [marzo de 2010] y recluido en la Picota”.

Agregó que en esa posición de coordinador fue nombrado sin saberlo: “(…) la filosofía del proyecto le interesó, además por cuanto le sacaba provecho para su actividad periodística, ya que tiene documentada la rueda de prensa en la que conoció a alias “El Alemán”, quien luego lo nombró a él como coordinador pese a que no estaba presente cuando ello sucedió”.

Sin embargo, ese argumento fue desestimado por juez al considerar que Banquet no solamente “dirigía y promocionaba el proyecto político (…) sino que a su vez el mismo proyecto político lo secundaba a él como candidato a la Alcaldía de Apartadó en una perfecta simbiosis e interrelación de intereses”. El fallo concluye que, en contra de lo que afirmó la defensa, su accionar “desbordó la actividad meramente periodística” pues no se explica cómo tuvo aspiraciones electorales dentro del movimiento político, “resultó siendo designado coordinador” y organizó “el montaje de una emisora radial para las AUC”.

¿Intimidación o conveniencia?

En las declaraciones de “El Alemán” que cita el fallo, el jefe paramilitar asegura que el proyecto político  “tuvo unos estatutos, una organización regional, administración centralizada, que era una agremiación de carácter político y público, ya que cualquier ciudadano de cualquier condición y cualquier filiación y partido podía hacer parte de dicho proyecto (…) se trató de aglutinar a todos los líderes políticos de distintos partidos con el fin de sacar adelante la aspiración de llevar un representante del Urabá en el Congreso”.

Banquet (izquierda) se ha mantenido activo en la política de Urabá. En las pasadas elecciones locales hizo parte de la campaña de Felipe Cañizales, candidato a la Alcaldía de Apartadó que perdió los comicios frente a Eliecer Arteaga. Foto archivo particular

El jefe paramilitar explicó –añade la sentencia– que los líderes recibieron apoyo con recursos de las autodefensas y que, con la figura de “promotores de desarrollo social”, se impulsaba la difusión de los programas de gobierno de sus candidatos entre las comunidades de la región. Finalmente, Rendón Herrera aseguró que las AUC “no amenazaron o constriñeron a nadie para pertenecer al proyecto político regional (…) ni tampoco impidió hacer política a ningún otro grupo político o social”.

A esos testimonios se suma el de Humberto Atehortúa Salinas, alias “Juan Diego”, otro exparamilitar quien aseguró que, en las reuniones del proyecto político, “El Alemán” nunca “ocultó su condición de comandante del bloque Élmer Cárdenas y allí se nombraron los coordinadores o promotores de desarrollo social en cada uno de los municipios de influencia del mentado bloque”.

Sin embargo, esas posturas se contradicen con la idea que Jairo Banquet y otros de los involucrados en el caso han defendido desde el inicio del proceso, en el sentido de que las relaciones entre paramilitares y algunos líderes cívicos y personalidades de la política en Urabá estuvieron mediadas por las amenazas y las intimidaciones.

El fallo también le resta credibilidad a la idea de que no hubo presiones sobre ninguno de los asistentes a las reuniones. Incluso, ese es el argumento con el cual fue absuelta, por ejemplo, Blanca Soledad Ayala. “La realidad es que quienes tenían el control absoluto de toda la región en todos los ámbitos, con la complacencia y auspicio de las autoridades legítimas del Estado, eran las AUC y, por eso, pese a ese cariz democrático que los testigos han querido imprimirle a tales convocatorias (…) ello era una mera falacia”, dice la sentencia.

Sin embargo, esa no fue la interpretación del juez en el caso de Banquet y de los otros cinco condenados, de quienes, consideró, se sumaron con un interés particular a las actividades de “Urabá grande, unido y en paz”. Por tanto, el periodista y otras dos personas fueron sentenciados a 94 meses de cárcel y los otros tres condenados a 91 meses. A los seis les fue revocada la libertad provisional de la que gozaban desde 2013 y por tanto se emitieron órdenes de captura para que sea un juez de ejecución de penas el que resuelva si deberán pagar lo que resta de sus condenas en prisión.