El ELN dice que no tiene reparos con La Habana
Leer

El ELN dice que no tiene reparos con La Habana

Juan David Ortíz Franco - Enero 14, 2016

La guerrilla reaccionó a una nota de ¡PACIFISTA! en la que una fuente de esa organización asegura que hay debates internos sobre los diálogos entre el Gobierno y las Farc.

Compartir
Voceros del ELN insisten en que lo único que falta para iniciar una fase pública es llegar a acuerdos sobre temas operativos. Foto: Arcoiris

 

Luego de una nota publicada en ¡PACIFISTA! el pasado domingo, en la que una fuente del ELN asegura que en esa organización existe un debate interno sobre la forma como se acogerían los avances del proceso de negociación entre el Gobierno y las Farc, esa guerrilla aseguró que “no hay contradicciones ni frente a las posiciones de las Farc, ni frente al hecho de dialogar con Santos”.

En diálogo con este portal, voceros de Radio Nacional Patria Libre (Ranpal), emisora oficial del ELN, afirmaron que esa organización respeta el desarrollo de los diálogos entre el Gobierno y las Farc.

“El ELN no critica ni tiene preocupaciones o dudas por la forma en que las Farc está negociando en La Habana. Creemos que ellos, al igual que nosotros, buscan transformaciones sociales de fondo en pro del pueblo colombiano. No hay divisiones, ni divergencia de opinión al interior del ELN, y cualquier duda que tenemos frente a algún tema, frente a algún punto o a conceptos nuevos que no entendemos de los que se plantean en La Habana, el Comando Central se lo pregunta directamente al Secretariado de las Farc, pues avanzamos en un proceso de unidad muy fuerte”, respondió esa guerrilla.

Con esa declaración, por medio de la cual dijeron desmentir a su militante, aseguraron que no es cierto que reparos sobre el proceso de negociación de La Habana sea la razón para que aún no se haya instalado su propia mesa de conversaciones. Insistieron en que solo se deben acordar algunos aspectos logísticos y operativos, por lo que faltaría “muy poco” para el inicio de una fase pública.

“Es muy poco lo que falta, pero el Gobierno dilata los tiempos. Ya es cosa de voluntad política para acordar rápido todo eso que define el Coce(Comando Central) como ‘operativo’”, afirmaron los voceros de la guerrilla.

¿Tomar como punto de partida lo acordado en La Habana?

Desde finales de diciembre de 2015, algunos analistas han indicado que los asuntos logísticos que aún están por acordar tendrían que ver con la definición de la sede definitiva de los diálogos. Esto, después de que en una entrevista con un diario español, Nicolás Rodríguez Bautista, máximo comandante del ELN, dijera que “la agenda de los diálogos se encuentra acordada en su totalidad” y que “el atranque está en cómo concretar asuntos operativos para la fase pública”.

Sin embargo, de acuerdo con Ranpal, no es cierto que la discusión sea sobre la sede. “Ese tema es confidencial y en su momento ELN y Gobierno informarán dónde se realizará (…) Lo logístico no se refiere a la sede. Se refiere a otras cosas, porque deben moverse personas, grupos de apoyo, permisos, etc”.

Lo que aún no está claro es qué tanto de lo acordado en La Habana servirá de base en el proceso de negociación entre el Gobierno y el ELN. Justamente, ese tema desató una enérgica reacción de la guerrilla ante la nota del pasado domingo, pues, según había afirmado el militante consultado para esa publicación, algunos sectores del ELN consideran que el proceso de paz con las Farc tiende más al sometimiento que a las transformaciones del país.

Vea también: 2015: un año difícil para negociar con el Eln

Por ahora, la posición oficial de esa guerrilla es que esas discusiones no existen y que, por el contrario, hay un canal de comunicación constante entre el Comando Central del ELN y el Secretariado de las Farc, por medio del cual plantean sus interrogantes y sus opiniones sobre el proceso de Cuba.

Eso, sumado a la idea de que ambas guerrillas avanzan en “un proceso de unidad muy fuerte”, no despeja la incógnita que aún persiste sobre el contenido de la agenda pactada por el Gobierno y el ELN, pero sí deja en el aire la idea de que, si bien son procesos de negociación diferentes, habría muchos puntos en común.