El discurso de Iván Duque en 10 frases
Leer

El discurso de Iván Duque en 10 frases

Juan Pablo Sepúlveda - Agosto 7, 2018

Habló de seguridad para los líderes sociales, sobre el proceso de paz con las Farc y, claro, le hizo un homenaje a Álvaro Uribe. 

Compartir

El nuevo jefe de Estado estuvo acompañado por alrededor de 3.000 personas en la Plaza de Bolívar, entre las que estuvieron distintos presidentes latinoamericanos, representantes de otros países, delegados del anterior y actual gobierno y otros invitados, además de los periodistas y las cuotas del Ejército y la seguridad del evento.

Después de un homenaje al Ejército y a las regiones colombianas (que incluyó la presentación de niños llevando camisetas con el mensaje “el futuro es de todos”), un acto musical, y el ingreso de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, Iván Duque caminó con su familia desde el Palacio San Carlos y llegó a la Plaza con una sonrisa un tanto nerviosa.

Duque tomó juramento ante Ernesto Macías, presidente del Senado, y prometió defender la Constitución como presidente. Luego Macías le impuso la banda presidencial y vino el momento de los discursos. El primero lo dio el propio Macías, quien lejos de asumir una posición independiente como presidente del Senado, continuó con lo que hizo el Centro Democrático durante casi ocho años: una descalificación del gobierno Santos.

Entre otras cosas, dijo que Duque recibía el país con “las cifras más preocupantes de la historia en lo social, en lo económico y en lo institucional”, que Colombia se encuentra atemorizado porque “regresaron los crímines a uniformados, reaparecieron los secuestros y volvió la extorsión”, que se debía modificar el acuerdo de paz para restablecer el Estado de Derecho y las instituciones, que no podía quedarse con la “disculpa” que planteó Santos al culpar los consumidores de drogas de Estados Unidos por el aumento de cultivos ilícitos en Colombia.También lanzó una frases que recordaron los primeros días del gobierno de Álvaro Uribe en 2002, cuando aseguró que en el país no ha existido conflicto armado y sí una “amenaza terrorista”.

El discurso de Macías pareció hecho a la medida del propio Uribe y contradijo de comienzo las proclamas recientes de Duque frente a la superación de la polarización y la división. Palabras más, palabras menos, el nuevo presidente llega a poner orden a un ingobernable Apocalipsis.

Luego de esto le llegó el turno a Duque, quien habló enérgico durante 45 minutos y siguió con la línea de algunas cosas que prometió en campaña:  cambios al Proceso de Paz, economía naranja, unidad, menos impuestos para los empresarios “asfixiados” y revisión rigurosa y exigente de los diálogos con el ELN. También promovió anticipó una reforma anticorrupción, rechazó la violencia contra líderes sociales y le hizo un homenaje a Álvaro Uribe. Por si no pudo verlo, aquí recogimos 10 de las frases más contundentes que dejó su intervención:

  • “Recibimos un país donde más de 300 líderes sociales han sido asesinados en los últimos dos años. Los cultivos ilícitos se han expandido explonencialmente. Bandas criminales aumentan su capacidad de daño en varias regiones del país. Existen problemas que envejecieron mal y que en repetidas ocasiones se han transformado en terribles amenazas. Así ocurrió con el abandono de muchas regiones, con el narcotráfico, con la corrupción, el clientelismo, con la falta de oportunidades para muchas comunidades. Ser una nación resiliente es la oportunidad que tenemos para corregir el pasado y construir el futuro que reclama Colombia”.

 

  • “Quiero una Colombia donde todos podamos construir la paz. Donde se acaben esas divisiones falaces entre amigos enemigos de la paz, porque todos queremos la paz y todos queremos construirla. Por el respeto a Colombia y por el mandato ciudadano, desplegaremos correctivos para asegurar a las víctimas verdad y justicia proporcional, y que reciban también la reparación efectiva y que no exista repetición (…) Las víctimas en Colombia deben contar con que habrá verdadera reparación moral, material y económica por parte de sus victimarios”.

 

  • “Creo en la desmovilización, en el desarme y en la reinserción de la base guerrillera. Muchos de ellos fueron reclutados forzosamente o separados de su entorno por la intimiadación de las armas. Estoy convencido y comprometido con buscar para la base de esas organizaciones oportunidades productivas y velar por su protección”.

 

  • “Como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, aseguro que no vamos a permitir que los disidentes, los combos y las mal llamadas oficinas sigan haciendo de las suyas en ningún lugar del territorio”.

 

  • Ha llegado el momento de evitar que los grupos armados ilegales que secuestran y trafican drogas pretendan ganar beneficios mimetizando sus delitos con causas ideológicas. Sencillamente debemos dejar claro que en adelante en nuestra Constitución el narcotráfico y el secuestro no son delitos conexos al delito político ni mecanismos legítimos para financiar y promover ninguna causa. Hoy mismo le cumplo a Colombia y llevaré esta iniciativa ante el Congreso de la República.(Comentario del editor: Este punto llama mucho la atención, pues sería una de las reformas que podría golpear el Acuerdo de Paz con las Farc. Aunque es muy pronto para hacer conjeturas, el apartado “en adelante” resulta sumamente interesante, pues al menos de principio podría dar para sospechar la continuidad de lo pactado en el pasado. Ya veremos).

 

  • “En los primeros 30 días de nuestro gobierno vamos a realizar una evaluación juiciosa, prudente, responsable y analítica de lo que han sido los últimos 17 meses de conversaciones con el ELN. Nos vamos a reuinr con las Naciones Unidas, con la Iglesia Católica y los países que han apoyado el proceso para que nos den su opinión. Pero quiero dejar claro, que un proceso creible debe cimentarse en el cese de acciones criminales con estricta supervisión internacional y tiempos definidos”.

 

  • “Hoy radicamos el paquete anticorrupción ante el Congreso de la República”.

 

  • “Nos duele cada homicidio, cada ataque, cada amenaza. Vamos a trabajar con la Defensoría del Pueblo, con la Procuraduría y con la Fiscalía para prevenir la violencia contra los líderes sociales”.

 

  • “No más divisoines entre izquierda y derecha, somos Colombia. No más divisiones entre socialistas y neoliberales, somos Colombia. No más ismos, somos Colombia”.
  • “Es imposible terminar este discurso sin hacerle un homenaje este Congreso donde pasé los últimos años de mi vida pública, donde tuve el honor y el privilegio de trabajar al lado de quien me invitó a servirle este servicio a la patria: el expresidente y amigo Álvaro Uribe Vélez. Gracias por su servicio a la patria”.