¿Dónde quedó la verdad de "El Alemán"? | ¡PACIFISTA!
¿Dónde quedó la verdad de “El Alemán”?
Leer

¿Dónde quedó la verdad de “El Alemán”?

Juan David Ortíz Franco - Julio 31, 2015

Freddy Rendón Herrera salió de la cárcel después de muchos enredos jurídicos. Cumplió con el tiempo de su condena alternativa, pero las víctimas dicen que en verdad y reparación hay muchos asuntos pendientes.

Compartir
Freddy Rendón Herrera comandó el Bloque Émer Cárdenas de las AUC hasta su desmovilización en 2006. Foto archivo Semana.

 

Era una deuda que puso a tambalear la validez de los acuerdos que hizo el Estado con los paramilitares a través de la Ley de Justicia y Paz. Faltando menos de un mes para que se cumplieran nueve años desde su reclusión, Freddy Rendón Herrera, alias “El Alemán”, salió el jueves en la tarde de la cárcel de máxima seguridad de Itagüí.

Se dice que el Estado estaba en deuda porque si bien el excomandante del bloque Élmer Cárdenas de las AUC habría tenido que pagar una pena de hasta 60 años de prisión en la justicia ordinaria, el modelo alternativo que se pactó con las autodefensas para su desmovilización implicaba que los postulados, de cumplir con su parte, no pasarían más de ocho en la cárcel.

En su caso, un juzgado de ejecución de penas de Bogotá se atravesó en el camino. El argumento consistía en que Rendón Herrera tenía varios procesos pendientes con la justicia ordinaria pese a que un magistrado del Tribunal Superior de Medellín y la propia Fiscalía habían reconocido que cumplía con todos los requisito para recobrar su libertad.

Esa situación fue interpretada, incluso, como un mal mensaje para la mesa de negociaciones de La Habana y para las expectativas que tendrían los guerrilleros al pactar un modelo de justicia alternativa. Finalmente, el enredo judicial fue resuelto por el Tribunal Superior de Bogotá que aceptó un recurso de apelación  de la defensa del exjefe paramilitar que dominó buena parte del Urabá antioqueño y del norte del Departamento de Chocó.

Pero más allá del tiempo en la cárcel, Justicia y Paz exigía de los postulados la confesión de todos sus crímenes, la entrega de sus bienes para la reparación de las víctimas y el aporte de información que condujera a la identificación de otras personas vinculadas con actividades criminales.

Y ese, precisamente, es el detalle que genera preguntas que aún no han sido resueltas en la zona que dominó el Bloque Elmer Cárdenas.

Carlos Páez es el vocero de Tierra y Vida, organización que reúne a reclamantes de tierras en varias partes del país. Según dice, entre el 60 y el 70% de las personas que integran esa organización civil fueron despojadas por la presencia o la acción directa del bloque Elmer Cárdenas. Por eso afirma que el regreso a la libertad de “El Alemán” constituye un riesgo para su seguridad y al mismo tiempo demuestra que la verdad no fue una prioridad para el Estado.

“Para nosotros tiene un impacto negativo. ‘El Alemán’ no devolvió la tierra, no dijo todos los reclutamientos de menores que hizo, no confesó todas las desapariciones. Entonces, creemos que esto es un retroceso y sobre todo un fracaso para la restitución, porque si no ha devuelto la tierra es porque no tiene voluntad y se va a oponer al proceso de restitución”, dice Páez.

Y es que el exjefe paramilitar durante su proceso siempre negó las acusaciones por despojo que han hecho los campesinos de la zona. El caso de Belén de Bajirá, territorio en disputa entre Antioquia y Chocó, es uno de los más emblemáticos.

En esa zona cientos de campesinos fueron desplazados, según se dice, por hombres al mando de El Alemán. Luego, sus fincas se transformaron en extensos cultivos de palma de aceite.

“Lo de los palmicultores se quedó quieto, esa gente se fue de acá y los campesinos están ocupando los predios que sus ancestros les han dejado. Uno puede decir que un 70 o un 80% han regresado a sus territorios y están esperando que salgan los fallos de restitución”, dice un líder de Belén de Bajirá.

Por su parte, Carlos Páez se refiere a otro asunto que, a su juicio, demuestra que “El Alemán” no debería haber recibido beneficios jurídicos. Explica que si bien hizo señalamientos con nombre propio sobre algunos dirigentes políticos de la región, asegurando que participaron del proyecto político de los paramilitares denominado Urabá Grande, la mayoría de ellos quedaron en libertad porque la justicia no encontró méritos para vincularlos en procesos por parapolítica.

“Si ellos quedaron libres fue porque él dijo mentiras, y eso era una razón para sacarlo de Justicia y Paz. Pero ahora quedan libres ellos y queda libre él”, dice el vocero de Tierra y Vida.

¿Y los desmovilizados?

“Puede que haya cosas que no haya dicho porque son reserva de su propio sumario, otras que se le escaparon y otras que no las sabe. Es que en 10 años de guerra es muy difícil que alguien recuerde minuciosamente todo lo que pasó”.

Esas palabras son de un desmovilizado del Bloque Elmer Cárdenas que todavía espera que avance un proyecto productivo que financiará la Agencia Colombiana para la Reintegración en un municipio del norte del Chocó y que se pondrá en marcha el próximo mes.

Ese excombatiente, cuya identidad se reserva por razones de seguridad, permaneció dos años en la estructura comandada por “El Alemán” y es uno de los más de 1.500 integrantes del Elmer Cárdenas que se desmovilizaron en 2006 junto al propio Rendón Herrera.

Aunque reconoce que no salió a flote toda la verdad sobre el fenómeno paramilitar en esa región, asegura que la liberación de su antiguo comandante es justa: “Si salió es porque cumplió con su parte, además el Estado también ha cumplido”. Aunque añade que el Estado no cumplió: “prometieron vivienda y nos tienen viviendo a la intemperie, prometieron educación y nos tocó desplazarnos para poder estudiar y sostenernos con los $368 mil que nos daban al mes”.

Reconoce el contraste de sentimientos que genera entre víctimas y antiguos combatientes la liberación del hombre que llegó al municipio de Necoclí en 1994 y que desde allí lideró paso a paso la toma paramilitar de Urabá. Dice que para él, sin embargo, poco cambia con la salida de prisión de Rendón Herrera.

“La verdad es que mucha gente estará contenta y mucha gente estará ofendida porque salió. Para mí sí será el mismo cuento porque desde que uno esté en la parte legal y no se meta con nadie a uno lo dejan quieto. Yo me dedico a trabajar y así tratamos de cumplirle al Estado, pero es que el Estado no cumple y así es muy difícil que la gente no se le dañe la mentalidad”, dice el desmovilizado.

Se calcula que el Bloque Élmer Cárdenas de las AUC fue el responsable de aproximadamente 120 crímenes de lesa humanidad. En su historial hay reclutamientos forzados, masacres y desplazamientos, entre muchos otros delitos, algunos de ellos, como lo ha demostrado la justicia, facilitados o promovidos por agentes del Estado. El hombre que comandó ese bloque con sus tácticas de terror ya está libre y sus víctimas dicen que su salida de prisión aleja aún más la verdad.