Bolsonaro tiene planes devastadores para el Amazonas: documentos filtrados lo demuestran | ¡PACIFISTA!
Bolsonaro tiene planes devastadores para el Amazonas: documentos filtrados lo demuestran Los incendios forestales han arrasado la selva amazónica por semanas. Datos satelitales muestran un aumento del 84% en los brotes de incendios en el mismo período en 2018. | Pixabay /Democracia Abierta
Leer

Bolsonaro tiene planes devastadores para el Amazonas: documentos filtrados lo demuestran

Colaborador ¡Pacifista! - Agosto 23, 2019

DemocraciaAbierta tuvo acceso a una presentación PowerPoint que muestra que el gobierno de Bolsonaro tiene la intención de ejecutar grandes megaproyectos en la región a toda costa.

Compartir

Este artículo es producto de la alianza entre ¡PACIFISTA! y DemocraciaAbierta. Lea el contenido original aquí.

Por: Manuella Libardi /Democracia Abierta 

Documentos filtrados muestran que el gobierno de Jair Bolsonaro tiene la intención de utilizar el discurso de odio del presidente brasileño para aislar a las minorías que viven en la región amazónica. Las diapositivas de PowerPoint, las cuales fueron filtradas a democraciaAbierta, también revelan planes para implementar proyectos depredadores que podrían tener un impacto ambiental devastador.

El gobierno de Bolsonaro tiene como una de sus prioridades habitar la región amazónica para evitar la implementación de proyectos multilaterales de protección forestal, específicamente el proyecto llamado “Triple A”.

“Hay que implementar el Calha Norte sobre la cuenca del Amazonas e integrarlo al resto del territorio nacional para hacer frente a las presiones internacionales por la implantación del proyecto denominado ‘Triple A’. Para ello, es necesaria la construcción de la hidroeléctrica del río Trombetas, el puente de Óbidos sobre el río Amazonas y la implementación de la carretera BR 163 hasta la frontera con Surinam”, dice una diapositiva de la presentación.

En febrero de este año, los ministros Gustavo Bebianno (Secretaría General de la Presidencia), Ricardo Salles (Medio Ambiente) y Damares Alves (Mujer, Familia y Derechos Humanos) tenían planeado un viaje a Tiriós (Pará) para discutir con líderes locales la construcción de un puente sobre el Río Amazonas en la ciudad de Óbidos, una hidroeléctrica en Oriximiná y la extensión de la carretera BR-163 hasta la frontera de Surinam. Pero esta reunión fue cancelada.

En otra reunión entre funcionarios del gobierno, también en febrero, se usó una presentación PowerPoint que detalla los trabajos anunciados por el gobierno de Bolsonaro para la región que no dejan lugar para la interpretación. En la proyección, está claro que habitar la región amazónica es importante para que no se puedan desarrollar proyectos de preservación.

La diapositiva es clara. La estrategia, antes de que se desarrollen los proyectos predatorios, empieza con el discurso. El discurso de odio de Bolsonaro ya indica que el plan está funcionando. El Amazonas está en llamas. Ha estado en llamas por tres semanas y ni siquiera los que viven en Brasil lo sabían. Gracias a los esfuerzos de las comunidades locales con la ayuda de las redes sociales la realidad finalmente se está viralizando.

La reacción de los internautas no es sensacionalismo. Brasil tuvo 72,000 brotes de incendios solo este año, la mitad de los cuales ocurren en el Amazonas. El Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) informó que sus datos satelitales mostraron un aumento de 84% durante el mismo período de 2018.

 

Atacar a organizaciones no gubernamentales es parte de la estrategia del gobierno de Bolsonaro para el Amazonas. Según otra diapositiva de la presentación gubernamental, existe actualmente una campaña globalista que “relativiza la Soberanía Nacional en la Cuenca Amazónica”, usando una combinación de presión internacional y también de lo que denomina “opresión psicológica” tanto externa como interna. Esa campaña moviliza a ONGs ambientalistas e indigenistas, además de los medios, para ejercer presiones diplomáticas y económicas. Implica también a las minorías indígenas y quilombolas para que actúen con el apoyo de instituciones públicas a nivel federal, estatal y municipal. El resultado de este movimiento, aseguran en la presentación, restringe “la libertad de acción del gobierno”.

Por lo tanto, no es sorprendente que la respuesta de Bolsonaro a los incendios se presente en forma de un ataque contra las ONG. El miércoles, Bolsonaro dijo que creía que las organizaciones no gubernamentales podrían estar detrás de los incendios como una táctica para generar atención negativa para su gobierno.

Bolsonaro no citó nombres de ONG y, cuando se le preguntó si tenía evidencia de las acusaciones, dijo que no había registros escritos de las sospechas. Según el presidente, las ONG pueden estar tomando represalias contra los recortes presupuestarios de su gobierno. Su gobierno recortó el 40% de las transferencias internacionales a organizaciones, dijo al salir del Palacio de la Alborada el miércoles.

“Entonces puede haber, sí, puede haber una acción criminal de estas ONG para llamar la atención contra mí, contra el Gobierno de Brasil”, afirmó Bolsonaro.

Por lo tanto, parte de la estrategia del gobierno de burlar esa campaña globalista es devaluar la relevancia y las voces de las minorías que viven en la región y transformarlas en enemigos. Entre las tácticas citadas en el documento está la de redefinir los paradigmas del indigenismo, quilombolismo y ambientalismo a través de las lentes del liberalismo y conservadurismo basadas en las teorías realistas. Esas son, según una diapositiva, “las nuevas esperanzas para la Patria: ¡Brasil por encima de todo!”