Defender la vida, así se arriesgue la propia: líder social de Tarazá | ¡PACIFISTA!
Defender la vida, así se arriesgue la propia: líder social de Tarazá Ilustración: Juan Ruiz
Leer

Defender la vida, así se arriesgue la propia: líder social de Tarazá

José Puentes - Marzo 5, 2020

Esa es la consigna de William Muñoz, quien defiende los derechos y la vida de los campesinos en el Bajo Cauca antioqueño ante los grupos armados que pelean por el control de la minería ilegal y los cultivos de uso ilícito.

Compartir

Todo empezó por el fútbol. Hace unos 10 u 11 años, en la vereda donde vive William Muñoz buscaban a alguien que se encargara de organizar los partidos y campeonatos. Eso lo motivó a meterse en la junta de acción comunal. “Duré como un año en el comité de deportes y después fui el coordinador de trabajo. Me tocaba velar por la economía de la comunidad”.

Así fue su entrada al liderazgo social y comunitario en Tarazá, un pueblo de la región del Bajo Cauca antiqueño. Hoy a sus 39 años preside la Asociación de Campesinos del Bajo Cauca (Asocbac), desde donde defiende el derecho a la tierra y a una vida digna para los campesinos en medio de la confrontación entre grupos armados ilegales que se disputan el control de la minería ilegal y los cultivos de uso ilícito.

Sin querer -dice William- se convirtió en líder social. De a poco fue escalando posiciones dentro de la junta comunal de su vereda y en otras organizaciones de Tarazá. Justo ese liderazgo lo llevó a Asocbac. Ahora no solo trabaja por los derechos de los campesinos de su pueblo sino de los otros municipios del Bajo Cauca. “Con el paso del tiempo uno se va encariñando con las comunidades. Me gusta lo que hago”.

Pero su labor se da en condiciones muy complejas. Además de la presencia de grupos armados, que representan una amenaza para su vida por el simple hecho de defender a los campesinos, a William le toca batallar contra la estigmatización que existe sobre los líderes sociales.

“A nosotros, los de la asociación, nos dicen guerrilleros por exigir derechos. Eso nos ha traído problemas de seguridad”.

Pese a esto, William sigue respaldando a las comunidades cada día. Las escucha, recoge sus problemáticas, las discute junto a la asociación y toca las puertas del Estado -o de quien toque- para encontrar soluciones. “Uno hace esto por las necesidades que tenemos. Aquí hay vulneración de derechos fundamentales”.

Él y los miembros de la asociación, cerca de 2.500 campesinos, tomaron medidas de autoprotección para no correr peligro debido al liderazgo social que adelantan, pues en 2017 recibieron una amenaza colectiva. Los grupos armados pidieron acabar con ellos. Una de esas medidas fue trasmitirle a las comunidades el trabajo diario de Asocbac para así hacerse más visibles y ganar confianza en los pueblos. “A los compañeros les decimos: tu voz es mi voz. Entonces hablemos el mismo idioma y así defendemos la vida”.

Defender la vida es lo que impulsa a William para seguir siendo líder social, así por momentos exponga la suya. ¿Cómo lo hace? Hablando por los campesinos y exponiendo las necesidades que tiene el territorio, en especial las zonas rurales. “En una región donde históricamente el negocio ha sido la coca y la minería ilegal, la respuesta debe ser inversión social“. Por eso renunciar no es una opción.

William sabe que su trabajo es relevante, que en Tarazá y en el resto del Bajo Cauca lo necesitan. Confía en que la visibilidad entre las comunidades lo ayuden a protegerse de quienes no ven con buenos ojos los derechos que defiende. Y pide que por fin se salde esa deuda que el Estado tiene con el campo, para que su labor y la de Asocbac tenga mayor impacto. “Es que los líderes sociales no estamos para crear conflictos, sino para encontrar soluciones”.

******

Aquí les dejamos algunos datos y cifras que dan cuenta de la realidad de los líderes sociales en Antioquia:

******

Esta publicación fue posible gracias al apoyo del pueblo Americano y el gobierno de Estados Unidos, a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Los contenidos de los trabajos periodísticos que aquí se publican son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de USAID ni del gobierno de los Estados Unidos.

 

Logo_Usaid