Queremos un campo limpio, algo que muchos no han entendido: líder social del Cauca | ¡PACIFISTA!
Queremos un campo limpio, algo que muchos no han entendido: líder social del Cauca Ilustración: Juan Ruiz
Leer

Queremos un campo limpio, algo que muchos no han entendido: líder social del Cauca

José Puentes - Mayo 6, 2020

Hugo Calvache defiende los derechos de los campesinos que viven en el Macizo colombiano. También lucha porque se proteja el agua y la tierra.

Compartir

Los campesinos e indígenas del corregimiento Santa Lucía del municipio de Puracé, en el oriente del Cauca, han sufrido los embates del conflicto armado desde inicios de los años ochenta del siglo pasado. Tristemente por las montañas de ese territorio, que componen el Macizo colombiano, la reserva natural de agua más importante del país, han pasado distintos grupos armados ilegales. Algunos todavía permanecen allí.

“La gente acá sufrió tanto que hasta perdió el miedo”. Así resume Hugo Calvache lo que es vivir en Santa Lucía. Es un campesino de 34 años que, como a otros, la violencia lo marcó desde niño. A su padre lo asesinaron cuanto tenía seis años, comprendió siendo muy joven las carencias que tiene el campesinado por la falta de presencia del Estado y vio cómo se violaban los derechos básicos de su comunidad.

Un día, cansado del conflicto y de la pobreza, Calvache empezó a involucrase en las juntas de acción comunal del corregimiento para luchar por los derechos de los campesinos. “Los abusos y las necesidades me llevaron a poner un alto en el camino y pronunciarme”. Eso ocurrió hace 25 años y fue su entrada al liderazgo social. Se propuso trabajar por dos grandes causas: la primera es la defensa del agua y la tierra.

Además de la presencia de grupos armados, existen empresas interesadas en explotar los recursos del Macizo, ya sea por medio de una generadora de energía eléctrica o a través de la minería. Esto representa una amenaza a la subsistencia no solo para los campesinos y demás habitantes de Puracé sino de todo el Cauca. Por esa razón Calvache organizó a su comunidad en la Asociación Campesina Indígena de Colombia, pues los pueblos étnicos también se verían perjudicados.

 

“Hemos rechazados esos proyectos. Les hemos dicho a las empresas: nos da pena, pero queremos preservar la naturaleza. El campesino usa la tierra para la siembra de lo poco que puede vender y para el autoconsumo. Queremos que haya un medioambiente limpio, que haya agua limpia, algo que no han querido entender las empresas ni el Gobierno”, comenta el líder social.

 

La segunda causa por la que trabaja Calvache es el reconocimiento de los derechos del campesino. Le preocupa que los más jóvenes de su pueblo no vean oportunidades o un futuro en el campo. Sabe que esa es consecuencia del histórico abandono que ha tenido el Estado con las zonas rurales. “Aquí tenemos dos retos: lograr que nos reconozcan la zona de reserva campesina de Santa Leticia, lo que ayudaría a proteger y desarrollar nuestro territorio; y que los jóvenes vean que son importantes para el abastecimiento de agua y comida”.

Su labor con la asociación lo llevó a participar en la comisión política de Fensuagro, una de las organizaciones claves en la lucha campesina del país. Desde allí le habla a los jóvenes de 18 municipios del Cauca.

Pero, lastimosamente, por su liderazgo social ha recibido amenazas. “La asociación y yo hemos recibido ‘llamados de atención’. Es que a los grupos armados se les dice: aquí la gente ya está organizada, no vengan a cambiar las dinámicas. Le repito: por el conflicto, hasta el miedo se perdió”. Esto lo obligó a tomar medidas de autoprotección, porque dice que no ha recibido apoyo estatal para defender su vida y su labor. El Cauca es el departamento donde más asesinan a líderes sociales. Entre 2016 y 2019, según la ONG Somos Defensores, han sido asesinados 102.

Hoy su única defensa es hacer visible su trabajo, pues siente que la estigmatización sobre quienes defienden los derechos en Colombia es la razón de la violencia contra ellos. “Nos acusan de parar el desarrollo, de que no se construyan las cosas. Pero lo que queremos es el bienestar de la comunidad”. Cree que entre mas se conozca su trabajo, más garantías tendrá.

Calvache continuará defendiendo el derecho al agua y a la tierra en Puracé; también seguirá luchando por el reconocimiento de los campesinos, pese a los ‘llamados de atención`. Porque su mayor deseo es ver en paz a la comunidad que ha visto sufrir por el conflicto y la pobreza.

******

Aquí les dejamos algunos datos que dan cuenta de la realidad de los líderes sociales en el Cauca:

Infografía_lider_social_cauca
Diseño e ilustración: Juan Ruiz

******

Esta publicación fue posible gracias al apoyo del pueblo Americano y el gobierno de Estados Unidos, a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID).

Los contenidos de los trabajos periodísticos que aquí se publican son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de USAID ni del gobierno de los Estados Unidos.

Logo_Usaid