¿Qué tanto le puede aportar la nueva cúpula militar a la construcción de paz? | ¡PACIFISTA!
¿Qué tanto le puede aportar la nueva cúpula militar a la construcción de paz?
Leer

¿Qué tanto le puede aportar la nueva cúpula militar a la construcción de paz?

Staff ¡Pacifista! - Diciembre 18, 2018

La nueva cúpula llegará a enfrentarse con el siguiente panorama: 7.260 integrantes de los grupos armados ilegales que tienen presencia en 26 departamentos.

Compartir

Como estaba previsto, el presidente Iván Duque hizo un remezón en la cúpula militar del país.  Los nuevos generales tomaron posesión este lunes 17 de diciembre. En Ejército estará al mando el general Nicacio Martínez; en las Fuerzas Militares el general Luis Fernando Navarro; en la Armada el almirante Evelio Ramírez; en la Fuerza Aérea el general Ramsés Rueda y en la dirección de la Policía el general Óscar Atehortúa.

Con estos nuevos mandos, Duque dijo que el país atravesará por una “transición institucional sin precedentes”.  Todos los integrantes de la nueva cúpula han sido aplaudidos por el uribismo, lo que ha generado serias preocupaciones sobre el enfoque represivo que podrían tener las Fuerzas Militares en los próximos cuatro años. En la ceremonia de posesión, el presidente dio mensajes confusos: “Aquí no hay cúpulas de la paz o cúpulas de la guerra. Aquí hay una sola cúpula y es la cúpula que trabaja para proteger la vida la honra y los bienes del pueblo colombiano, en todo el territorio”.

“No hay una sola voz en el Centro Democrático que cuestione la nueva nómina de generales, escogidos en función del aplauso y aprobación de Uribe. A nadie le ha importado si el comandante del Ejército está o no salpicado por los “falsos positivos”, o si pesan sombras sobre el director de la Policía. Eso no importa en un partido donde están acostumbrados a esos “accidentes”, pues lo que trasciende es que ahora el dueño de la seguridad en todo el territorio nacional ya sabemos quién es. Sí, el todopoderoso Álvaro Uribe”, dijo el abogado Ramiro Bejarano en su columna de El Espectador.

Para Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, la cúpula en efecto “es uribista. Es una cúpula tropera, que sabe muy poco de estrategia militar, que son muy buenos en lo táctico, es decir, en ir al monte, en embarrarse. Es una cúpula que, en todo caso, mantiene la linealidad institucional de las Fuerzas Militares. Que no sean buenos en lo estratégico es preocupante porque pueden cometer errores con el caso de Venezuela, por ejemplo.Tampoco está tan claro cómo van a combatir al Clan del Golfo, al ElN y a las disidencias”.

Mientras que para Jairo Delgado, analista militar, la cúpula militar fue escogida “con base en una visión de seguridad enmarcada en unas características especiales, ya que el homicidio volvió a aumentar”. También explica que durante este tiempo de transición la cúpula se enfrentará a “un grupo típicamente insurgente como el ELN, pero también a modelos criminales reorganizados asociados al narcotráfico. Es una nueva realidad con actores viejos”.

Y por su parte, el penalista militar Giancarlo Mejía, quien ha sido profesor hace 15 años de Generales y Almirantes, aseguró que “contrario a lo que la gente dice, yo creo que es una cúpula militar altamente preparada desde el punto de vista de los Acuerdos de Paz ya que entiende el proceso clave de transformación”. A esto le sumó que varios de ellos estuvieron “altamente comprometidos con la finalización del conflicto armado”.

La nueva cúpula llegará a enfrentarse con el siguiente panorama: 7.260 integrantes de los grupos armados ilegales que tienen presencia en 26 departamentos. Actualmente, según el Ministerio de Defensa, el ELN es el grupo armado con más combatientes: cerca de 2.200 que operan en 15 departamentos. Los generales tendrán el reto de disminuir el número de homicidios en el país: mientras que en los primeros 10 meses de 2017 se reportaron 9.857 asesinatos, en el mismo lapso de 2018 se registraron 10.579, lo que representa un aumento del 6,2%.

En ¡Pacifista! indagamos sobre los perfiles de los nuevos generales y esto fue lo que encontramos.

Luis Fernando Navarro Jimenez

Comandante General

Luis Fernando Navarro Jimenez. Foto: Ejército

 

Ha estado 38 años en las Fuerzas Militares, ha sido comandante conjunto de Operaciones Especiales, comandante Fuerza de Tarea Omega, comandante Fuerza de Despliegue Rápido y comandante de la Escuela Militar de Cadetes. También tiene una maestría en seguridad y defensa.

En marzo de 2014, el colectivo de abogados José Alvear Restrepo radicó una denuncia ante la Fiscalía contra el ahora Comandante General Luis Fernando Navarro y al Teniente Coronel Anstrongh Polanía por, supuestamente,  incurrir en delitos de tráfico de influencias, utilización indebida de información oficial y abuso de función pública. Lo señalaron de filtrar información oficial a militares sobre procesos relacionados con el escándalo de los falsos positivos. 

Con respecto al Comandante General Navarro y su presunta participación en la filtración de información sobre procesos de falsos positivos, el analista Jairo Delgado explicó que “mientras en la vía judicial no haya un fallo que permita corroborar ilicitud con respecto a los falsos positivos, no se puede descalificar al general”. Además, cuenta que el Gobierno ha buscado “preservar el debido proceso” para que este sea un garante para esclarecer situaciones, pero aclara que las investigaciones “deben continuar”.

Más adelante, en junio de este año, el Comandante General Navarro (cuando se desempeñaba como Comandante del Ejército) firmó una carta enviada a la senadora Paloma Valencia en la que le pedía al partido Centro Democrático avanzar en los cambios propuestos para la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el Congreso porque “son indispensables para blindar la seguridad jurídica de los miembros de la Fuerza Pública”.

El Centro Democrático había propuesto congelar el sometimiento ante la JEP de los miembros de la Fuerza Pública mientras se creaba una nueva sala para juzgar a los militares.

Nicacio de Jesús Martínez Espinel

Comandante del Ejército Nacional

Nicacio de Jesús Martínez. Foto: Twitter

 

Martínez Espinel venía desempeñándose como inspector general y segundo comandante del Ejército. En sus 39 años de experiencia ha ocupado diferentes cargos: comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, director de inteligencia y contrainteligencia del Ejército y comandante de la Quinta División de la misma institución y de la Cuarta Brigada. Martínez, quien se graduó como subteniente de la Escuela Militar de Cadetes José María Córdova, fue cuestionado por la ONG Human Rigths Watch por su presunta participación en casos de falsos positivos y por su cercanía con la CIA.

En 2014 tuvo que afrontar una investigación en la justicia penal militar por un presunto desvío de recursos de la Cuarta Brigada a sus cuentas personales. En medio de este escándalo fueron relevados 10 integrantes de la institución. Este caso lo tomó la Fiscalía ese mismo año y le abrió formalmente una investigación por una contratación presuntamente irregular por más de 300 mil millones de pesos en la Cuarta Brigada del Ejército y el Batallón Pedro Nel Ospina  de Medellín. A Martínez también lo han cuestionado por su actuación como comandante de la Quinta División del Ejército entre 2004 y 2006, la cual es presuntamente responsable de 72 casos de falsos positivos.

Ramses Rueda Rueda

Comandante Fuerza Aérea 

Ramses Rueda (centro). Foto: Fuerza Aérea

 

Rueda tiene 37 años de experiencia y es uno de los integrantes con más conocimiento sobre armamento en la Fuerza Área. Era el inspector General de la Fuerza Aérea, ha sido piloto de combate e instructor de misiones de combate. También se desempeñó como comandante del Comando Aéreo Combate 1 y director de la Escuela Militar de Aviación.

De acuerdo con esa la Fuerza Aérea, “desde que inició su carrera como piloto de combate e instructor de vuelo en aviones de entrenamiento y ataque AT-33, reconocimiento aéreo RT-33 y caza bombarderos supersónicos Mirage 5. Posteriormente, continuó su carrera en aeronaves de transporte de carga y pasajeros, terminando como instructor del tanquero KC-137. En su experiencia de carrera ha acumulado 7.000 horas de vuelo”. Su perfil, como lo hemos podido averiguar, es más táctico y de escenarios de combate.

Oscar Atehortúa Duque

Director de Policía

Óscar Atehortúa Duque. Foto: Twitter

 

Fue inspector general de la Policía Nacional. Es experto en seguridad urbana, inteligencia y tráfico de estupefacientes. Tiene una trayectoria de 33 años en la Policía Nacional, donde ha ocupado cargos como director de sanidad, comandante de la Unidad Nacional contra la minería ilegal, comandante de la Policía de Córdoba, director de Policía judicial y de la Escuela Nacional de Operaciones policiales. Ha sido cercano al general Óscar Naranjo, exvicepresidente de la Nación. Cuando fue comandante de Policía en Córdoba tuvo que enfrentar diferentes episodios de violencia. De hecho, en 2008 ordenó el relevo del comandante de la estación de Uré después de que fueran asesinados cinco desmovilizados de las AUC a 200 metros de la sede policial.

Evelio Ramírez Gafaro

Comandante Armada Nacional

Evelio Ramírez Gafaro. Foto: Ejército

Ha estado 37 años en la Armada Nacional y solía ser el jefe de operaciones Navales. Ha sido director de la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla y estuvo en la jefatura de Inteligencia Naval. Durante los últimos años, siendo vicealmirante,  se concentró en operaciones contra el narcotráfico. Su estrategia se basó en esfuerzos combinados con marinas de otros países en el mar Caribe y en océano Pacífico, buscando cooperación contra los  carteles y la innovación tecnológica que usan los narcotraficantes para transportar drogas ilícitas.  

En 2016 se enfocó en priorizar la seguridad de los 16 municipios de Montes de María en los departamentos de Bolívar y Sucre, ya que fue una zona que tuvo uno alta incidencia en el conflicto armado y que,  según la misma Armada , es un corredor para sacar drogas ilícitas del país. Bajo su dirección, durante la presidencia de Juan Manuel Santos, llevaron a la zona agua potable con carrotanques y vehículos todo terreno, hicieron jornadas de desarrollo y se trabajó en pedagogía para la paz.