Belisario Betancur: el primer presidente que le apostó a una salida negociada al conflicto | ¡PACIFISTA!
Belisario Betancur: el primer presidente que le apostó a una salida negociada al conflicto Jacobo Arenas (de píe, extremo izquierdo) y ‘Tirofijo’ (de píe, extremo derecho), fundadores de las FARC, lideraron las negociaciones en La Uribe, Meta, en los años 90. Foto vía Radiomacondo.fm.
Leer

Belisario Betancur: el primer presidente que le apostó a una salida negociada al conflicto

Staff ¡Pacifista! - Diciembre 7, 2018

Lea estas cinco claves para entender el rol del expresidente en los tiempos de guerra.

Compartir

Belisario Betancur fue el primer presidente en apostarle a la paz negociada en Colombia. Lo intentó con tres grupos distintos: las Farc, el M-19 y el EPL. Durante su vida fue un fuerte crítico de las injusticias que padecía el pueblo colombiano y de la violencia que azotaba la población a causa de los grupos guerrilleros y los narcotraficantes.

A pesar de la influencia militar que dejó el Estatuto de Seguridad de su antecesor, Julio Cesar Turbay, en el país, apenas un mes después de haberse posicionado como presidente, el humanista y literato creó una Comisión de Paz para buscar un diálogo de paz con las guerrillas, convirtiéndose en un pionero de la paz en Colombia.

A Belisario –como le decían la gran mayoría de colombianos– entre 1982 y 1986, le tocó la erupción del Nevado del Ruíz que destruyó el municipio de Armero, le tocó la toma del Palacio de Justicia por parte de M-19, le tocó el asesinato del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, inclusive le tocó renunciar a un mundial de fútbol que se quería hacer en Colombia en 1986. Su paso por el poder quedó marcada por contrastes.

“Levanto ante el pueblo de Colombia, una alta y blanca bandera de paz: la levanto ante los oprimidos, la levanto ante los perseguidos, la levanto ante los alzados en armas, ante mis compatriotas de todos los partidos y de los sin partido. No quiero que se derrame una sola gota más de sangre colombiana. Ni una gota más de sangre hermana. ¡Ni una sola gota más!”, dijo en su discurso de posesión en 1982.

En honor a la apertura a la oportunidad de hacer una paz negociada en Colombia, en ¡Pacifista! recogimos cinco claves para entender la importancia de Belisario Betancur .

1.La creación de la Comisón de Paz

El clima político durante el gobierno del antecesor de Betancur, Turbay Ayala (1978 – 1982) era tenso. Por ejemplo, el M-19 ejercía presión mediante acciones políticas y simbólicas para la apertura al diálogo por parte del Gobierno, como el robo de la espada de Bolívar o el robo de las armas de los militares en el Cantón Norte. Sin embargo, las medidas represivas a las que el gobierno de Turbay optó –como el Estado de Sitio– aumentaron la inestabilidad política.

Por estas acciones, Belisario Betancur optó por otra estrategia, y un mes después de su posesión, en 1982, creó la Comisión de Paz coordinada por John Agudelo Ríos y otros 34 miembros para darle viabilidad al proyecto de expresar su disposición a dialogar con el M-19 y las Farc. La Comisión arrancó en 1983.

Este fue un acto de reconocimiento a los grupos armados como actores políticos e interlocutores, acto simbólico que dio –de manera indirecta– el reconocimiento de la lucha armada como política y no delincuencial. De hecho, los guerrillas proponían una profunda reforma al sistema político, en la que, para cumplir sus fines, era menester su legalización en la vida política y garantía de participación, para que así fuera viable dejar las armas.

2.Primer intento de desarme de la historia colombiana

El 24 de Marzo de 1984 se firmaron los Acuerdos de La Uribe, Meta, donde se acordó un cese bilateral al fuego. Con este, se quería dar una reestructuración y modernización de las instituciones, fortalecer la democracia y crear garantías para ejercer la actividad política por parte de los miembros de las Farc. La negociación coincidió con la VII Conferencia de las Farc, donde formularon, por vez primera, un Plan Estratégico Político Militar y abrieron una posibilidad para una salida política al conflicto social y armado.

Belisario fue conocido por la Amnistía más generosa que se le dio a los grupos armados al margen de la ley. Con la llamada Ley de Amnistía, dio libertad a la 1.384 presos de las guerrillas. Se trató de un ‘perdón’ general de los delitos políticos y conexos, con excepción de los crímenes atroces.

3.La creación de la Unión Patriótica

Al reconocer a las Farc como un actor político, el partido Unión Patriótica tuvo vía libre para ser creado. Miembros de las Farc, del partido comunista, indígenas, estudiantes, sindicales, empezaron a militar por el partido. Ganaron 23 alcaldías propias y 102 en coalición, tuvieron 8 congresistas, 13 diputados y dos candidatos presidenciales.

El narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, impulsó una guerra en contra de los miembros de las Farc que terminó afectando a militantes de la UP, al cual él acusaba de ser el brazo político de las Farc. A estos homicidios ordenados por Gacha, se sumaron grupos paramilitares bajo el mando de Carlos Castaño. Se estima que uno 3.500 militantes de la UP fueron asesinados.

4.El narcotráfico le hizo la guerra

La explosión del narcotráfico sucedió justamente en los años en los que Betancur fue presidente: los nombres de Pablo Escobar, Carlos Lehder, los hermanos Orjuela y José Gacha empezaron a retumbar en los oídos de los colombianos. Los narcos tenían ejércitos privados, negocios por todo Colombia, grandes extensiones de tierras y el control de mercados como el de las esmeraldas.

En 1983, promoviendo un cambio en su gabinete y con el propósito de enfrentar el narcotráfico, el presidente puso a Rodrigo Lara Bonilla como ministro de Justicia, quien durante ese tiempo señaló a narcotraficantes que estaban involucrados en política,  economía, inclusive en el mundo del fútbol. La guerra de los llamados “extraditables” contra el Gobierno, se torno violenta y sádica. Más adelante, Lara desmantelaría el laboratorio de cocaína más grande del Cartel de Medellín, Tranquilandia, y decomisaría 30 aviones del mismo grupo.

Por estas acciones, en abril de 1984, Lara fue asesinado por dos sicarios en un motocicleta, suceso que llevó a Belisario a aplicar el tratado de extradición entre Colombia y Estados Unidos. Hernán Botero Gómez, dirigente del Atlético Nacional, fue una de las primeras personas en ser extraditado del país. “Preferimos tumba en Colombia que cárcel en Estados Unidos”, decían los narcos.

5.El fracaso del proceso de paz con el M-19

A pesar de la presión que ejercía el enfrentamiento con los narcotraficantes al Gobierno, Belisario decidió apostarle a la paz y seguir adelante con el proceso que estaba en tránsito con el M-19. En 1983 se reunió con los líderes del M-19 Álvaro Fayad e Iván Ramiro Ospina, para concretar un cese al fuego. Sin embargo, empezaron a caer líderes de izquierda y líderes cercanos al proceso de paz. El atentado al dirigente del M-19, Antonio Navarro Wolf, en 1985, y sumado a las tensiones que había creado la violencia, los avances con esta guerrilla se quedaron ahí.

Por esta razón, en noviembre de 1985, el M-19 decidió tomarse el Palacio de Justicia para hacerle un juicio público a Belisario Betancur. Las Fuerzas Militares entraron detrás de los milicianos y, durante 27 horas, hubo enfrentamientos entre ambos bandos. El resultado: 97 personas asesinadas y en la desaparición de  12 personas. Las intenciones de paz del Gobierno de Belisario se quedaron sin aliento.

Después de la toma del Palacio de Justicia, Belisario Betancur pidió perdón 30 años después de la tragedia: “Pasados tantos años y en el contexto de nuevas realidades desconocidas entonces, miro hacia atrás y veo que se debieron tomar aún mayores precauciones para preservar todas las vidas y para garantizar un mejor manejo del lugar de los hechos donde fueron vilmente sacrificados numerosos ciudadanos”, dijo en su declaración.