Angélica Lozano y Carolina Sanín: visiones opuestas sobre la consulta anticorrupción
Leer

Angélica Lozano y Carolina Sanín: visiones opuestas sobre la consulta anticorrupción

Staff ¡Pacifista! - Agosto 23, 2018

El próximo domingo se someterá a las urnas la consulta anticorrupción. Para que no se hunda, los promotores necesitan que 12 de millones de colombianos la voten.

Compartir
Angélica Lozano (Izq.) y Carolina Sanín. Fotos: Alianza Verde y Twitter.

 

Este domingo 26 de agosto, con un ambiente electoral débil, se llevará a cabo la primera consulta contra la corrupción en Colombia. Detrás de esta iniciativa están Claudia López y Angélica Lozano, congresistas del Partido Verde (en el caso de López ya excongresista) que intentaron, desde el legislativo, que el gobierno aprobara siete reformas para prevenir la corrupción en el país: disminuir el salario de los congresistas; evitar que los condenados por corrupción tengan la posibilidad de una reclusión especial; obligar a las entidades públicas a utilizar un modelo único de contratación; obligar a las entidades a realizar audiencias públicas de cara a la ciudadanía; realizar rendiciones de cuentas de los congresistas; obligar a los funcionarios públicos a que hagan públicas sus declaraciones de renta; y establecer un límite de tres periodos para concejales, senadores, ediles y representantes.

Estas reformas se hundieron en el Congreso y por eso López y Lozano optaron por sacar adelante una consulta popular. Recolectaron 4.236.681 firmas en todo el país, lograron que 84 congresistas votaran a favor de la consulta y –después de año y medio de trabajo– que la Registraduría le diera vía libre a la Consulta Anticorrupción, la cual se someterá a la decisión de los colombianos en las urnas.

Para que las reformas pasen del papel a la realidad se necesita, primero, que 12 millones de colombianos salgan a votar. Sin este umbral, la consulta se hunde. Si se alcanza el umbral, cada punto de la consulta necesita por lo menos 6 millones de votos para ser aprobado.

Hoy, la consulta anticorrupción cuenta con el respaldo del presidente Iván Duque y de múltiples sectores adentro del Legislativo. Sin embargo, llega tan solo tres meses después de las elecciones presidenciales y no ha contado con la difusión que esperaban los promotores. Por otro lado, aunque cortarle las alas a la corrupción suene a una intención loable, a la consulta no le han faltado críticas, más allá del entorno legislativo. Un ejemplo fue el del columnista de El Espectador, Santiago Villa y otro el de Carolina Sanín, quien con más de 40.000 seguidores en su perfil de Facebook, ha llamado la atención con sus argumentos.

Sanín ha expuesto varios puntos que no le gustan de la consulta anticorrupción. De hecho, cuando la consultamos nos dijo que su postura estaba explicada en su más reciente columna en la revista Vice. También nos invitó a revisar algunos de sus trinos y posts de Facebook. Recopilamos algunos de ellos y le pedimos a la congresista Angélica Lozano que nos diera su opinión.

Lozano dejó claro que no estaba de acuerdo con el enfoque de este artículo, dijo que “a Carolina Sanín no le gusta nada” y que era la primera vez que le proponían desde un medio de comunicación  responderle a Sanín. “¿Qué clase de cubrimiento hacen ustedes? Me encantaría ver la reforma política contra la corrupción que va a proponer Carolina Sanín”, nos dijo evidentemente molesta.

Después de aclararle que con el artículo pretendíamos obtener varios puntos de vista sobre la consulta, con ánimo pedagógico, aceptó responder a algunos de los postulados de Sanín, no sin antes preguntarnos por qué le dábamos importancia a lo que decía la escritora si era una persona del mundo de la literatura y no de la política.

Estos son algunos puntos, entre muchos otros, que ha señalado Carolina Sanín en sus redes sociales:

Carolina Sanín: “Todos estamos contra la corrupción. Pero la corrupción no es un tema político ni administrativo. Es un tema ético. Hacer frente común por un problema ético implica aplazar y desplazar la agenda política. El Partido Verde promueve el referendo anticorrupción y dice, en su propaganda, que debido a la corrupción no hay educación en Colombia. ¿Cuáles son sus políticas precisas, por ejemplo, para promover y financiar la educación pública? ¿O lo primero y lo único y la solución para todo es “que no se roben la plata” (cosa que no depende además de ningún referendo, y que no acabará por ningún referendo)?

Angélica Lozano:

“El problema ético es individual, es de cada ser humano y una Ley no lo puede modificar. Pero con la  Ley sí se pueden hacer ajustes institucionales sobre la contratación, los salarios de los congresistas (que son desproporcionados) y las rendiciones de cuentas, por solo mencionar tres ejemplos. Nosotros no podemos decretar sobre la ética de los seres humanos. Unas personas se dedican a dar sus opiniones sobre los individuos, nosotros nos dedicamos a la transformación de las instituciones”.

Sobre desplazar la agenda política, Lozano dijo que no es cierto que eso esté pasando y que la Alianza Verde radicó 20 proyectos de Ley, entre los que está la eliminación del servicio militar obligatorio, la sanción a la violencia contra la mujer y la formalización de la propiedad campesina.

Carolina Sanín: “La Consulta Anticorrupción pone al centro político a la cabeza de la oposición. Y el centro, por definición, no es oposición. Por sus consecuencias políticas, entre otras, no voto por ese chantaje perfecto que es la consulta”.

Angélica Lozano: “No entiendo qué quiere decir. A la consulta la apoya el Polo Democrático, la Unión Patriótica, el presidente Iván Duque, Humberto de la Calle, de tradición liberal, entre muchos otros”.

Carolina Sanín: “Los congresistas por los que voté ejercen control político, son trabajadores incansables, luchan denodadamente por la justicia y la equidad. Eso los hace arriesgar la vida y perder toda tranquilidad. ¿Por qué habría yo de cometer la mezquindad de pedir que les bajaran el sueldo?”

Los congresistas por los que voté ejercen control político, son trabajadores incansables, luchan denodadamente por la justicia y la equidad. Eso los hace arriesgar la vida y perder toda tranquilidad. ¿Por qué habría yo de cometer la mezquindad de pedir que les bajaran el sueldo?

— Carolina Sanín (@SaninPazC) 22 de agosto de 2018

Angélica Lozano: “Las personas pueden votar libremente sí o no en cada uno de los puntos. Respeto su opinión pero a mí sí me parece injusto que a los congresistas nos paguen 40 salarios mínimos mientras que el 80 % de los colombianos llegan a recibir hasta dos salarios mínimos. Además hay una desproporción en comparación con otros países. En Holanda, un congresista gana 6.000 euros, es decir, 20 millones de pesos, mientras que en Colombia ganan 31 millones de pesos. A mí me parece una desproporción”.

Carolina Sanín: “Si hay tantos malos congresistas, ¿por qué uno apto y probo tendría que estar en el Congreso por tres períodos solamente (pienso en Petro, por ejemplo, o en Germán Navas Talero)? ¿Para ‘darle la oportunidad’ a uno menos bueno? ¿O porque sí? La irrefelexiva consulta anticorrupción”.

Angélica Lozano: “Pues es que por cada congresista probo como Robledo hay mil congresistas mediocres o mil congresistas peligrosos. Pero Carolina puede estar tranquila, si se aprueba la consulta, la limitación de los tres periodos arrancaría en 2022. Navas y Robledo podrían estar tres periodos más”.

Carolina Sanín: “Por décima vez: la corrupción se combate ampliando la cobertura y la calidad de lo público, de modo que la gente empiece a entender que si le roba al Estado se roba a sí mismo. Sin construir el vínculo de propiedad común con lo público no sucederá, por más consultas y consignas”.

Angélica: “A ver, se lo repito. Lean los 20 proyectos de Ley que presentamos en el Congreso. Proyectos sobre medio ambiente, infraestructura, transparencia… Lean”.

Carolina Sanín: “Los organizadores de la consulta anticorrupción corren el riesgo irresponsable que se corrió con el referendo de la paz, que fue también muy mala idea. Si no ganan, pueden quedar sepultadas unas reformas importantes”.

Angélica Lozano: “Ella tiene que saber que el Congreso negó ocho veces las reformas que planteamos en la consulta anticorrupción. Es por esta evidencia que sabemos que el Congreso nunca las va a aprobar y el único mecanismo posible es una consulta. Y si se hunde pues las reformas no van a pasar en el Congreso, la clase política no lo va a permitir. La consulta es un mecanismo obligatorio y vinculante. Si pasa, este año estarán listas las reformas por decreto”.