¿Qué pasó con la agenda de paz para Medellín que prometió Federico Gutiérrez?
Leer

¿Qué pasó con la agenda de paz para Medellín que prometió Federico Gutiérrez?

Juan David Ortíz Franco - Junio 7, 2016

La ciudad invertirá en temas de paz menos del 1% de su presupuesto para cuatro años. ¿Será suficiente?

Compartir
El Museo Casa de la Memoria, el informe Medellín ¡Basta Ya! y la búsqueda de los desparecidos de “La Escombrera” son algunos de los procesos de la agenda de paz de la capital antioqueña. Foto cortesía Museo Casa de la Memoria

En agosto de 2015 cuatro candidatos a la Alcaldía de Medellín asumieron el compromiso de que, si llegaban a ganar las elecciones, continuarían con algunos proyectos y promoverían otros más que construirían una agenda de paz para la ciudad.

El pacto fue firmado en un debate citado por la Mesa Voces de Paz, un espacio conformado por asociaciones de víctimas, organizaciones sociales, y varias instituciones públicas y privadas. El documento incluía siete puntos entre los cuales se encontraba la necesidad de desarrollar una política pública de paz territorial, promover acciones para garantizar los derechos de las víctimas, favorecer los procesos de reintegración, y continuar proyectos como el Museo Casa de la Memoria, la búsqueda de los desparecidos de La Escombrera y el desarrollo del informe Medellín ¡Basta Ya!.

Entre los firmantes de ese compromiso estuvo Federico Gutiérrez, quien finalmente ganó las elecciones y en diciembre, antes de su posesión, le dijo a ¡PACIFISTA! que cumpliría ese pacto. Poco más de cinco meses después de que asumiera el cargo y una semana luego de que el Concejo de la ciudad aprobara su Plan de Desarrollo, miramos cómo han avanzado o cuáles son las perspectivas de los temas contemplados en la agenda paz de Medellín.

El 1% de la plata que Medellín invertirá en cuatro años

El primer avance es que el tema de paz quedó consignado en el Plan de Desarrollo, la hoja de ruta de la ciudad para los próximos cuatro años. Los proyectos sobre la materia hacen parte de un reto denominado “Medellín cuenta con vos para construir la paz en el territorio”.

La justificación de esa línea en el Plan destaca “la corresponsabilidad para la construcción de confianza y la reconciliación”. También se refiere a la necesidad de que la ciudad se prepare para la reintegración de combatientes en un eventual postacuerdo.

Pero tal vez el mayor énfasis del texto está en las víctimas. Reconoce la “deuda histórica” del Estado con esa población y dice que la ciudad “debe seguir trabajando por lograr una reparación integral que cumpla con la garantía de todos los derechos humanos de las víctimas”.

Sin embargo, para los temas de paz en su conjunto está prevista una inversión de $157 mil millones. En un presupuesto total que supera los 16 billones de pesos, significa que solo el 0.98% de la plata que invertirá la ciudad en los próximos cuatro años será dirigida a los asuntos relacionados con la construcción de paz y la atención a las víctimas del conflicto armado.

“La Escombrera”: sigue la espera

El próximo 16 de junio se cumplirán seis meses desde que culminó la primera etapa de búsqueda de desaparecidos en “La Escombrera”. En este tiempo el proceso ha estado detenido. Foto Samuel Tabares Adarve

A finales de diciembre de 2015, cuando ¡PACIFISTA! le preguntó al entonces alcalde electo Federico Gutiérrez sobre la continuidad de sus compromisos con la agenda de paz y posconflicto de la ciudad, su respuesta se centró específicamente en el proyecto para la búsqueda de los desaparecidos de “La Escombrera”.

Gutiérrez aseguró que se trataba de “un asunto de responsabilidad social y moral, además de un compromiso con un sector de la población que por años ha padecido las consecuencias de la violencia”.

Pero casi seis meses después de que terminó sin éxito la búsqueda de restos en el primer polígono, hoy esas actividades siguen paralizadas. De acuerdo con la administración, existe voluntad política para continuar el proceso.

Carlos Arcila, subsecretario de Derechos Humanos de la Alcaldía de Medellín, explicó que las autoridades locales esperan de la Fiscalía la entrega de un plan integral de búsqueda que permita continuar con el proceso. Sin embargo, aún no hay una fecha prevista.

Lo cierto es que en Plan de Desarrollo quedó aprobado un proyecto denominado “Reconocimiento y dignificación humana en el Cementerio Jardín Universal y otros sitios de la ciudad”.  Su objetivo es la “recuperación patrimonial y construcción de memoria histórica de un espacio público dedicado a la dignificación de las personas fallecidas que se encuentran sin identificar, víctimas de la violencia social y el conflicto armado en la ciudad de Medellín. Mediante este proyecto se realizarán algunas exhumaciones, buscando dignificar a las víctimas, de las cuales sólo en el cementerio Jardín Universal se encuentran unas 3.000 NN”.

Aunque no lo menciona de forma explícita, ese proyecto sería la base para la búsqueda de personas desaparecidas que se encuentran sepultadas y sin identificar en La Escombrera, también en el Cementerio Universal y en otros lugares de la ciudad. La meta establecida en el Plan es identificar los restos de 400 personas.

Medellín ¡Basta Ya! ¿La Alcaldía aporta?

El proyecto cuenta en la actualidad con la mitad de los recursos con los cuales se desarrollo la primera fase de la investigación. Aun así está previsto que haya una primera versión del informe antes de finalizar el año. Foto cortesía Museo Casa de la Memoria

Medellín ¡Basta Ya! es la primera apuesta en Colombia para construir un informe de memoria histórica en clave territorial. En su primera fase, desarrollada durante el segundo semestre de 2015, el proyecto fue coordinado por la Corporación Región, contó con la participación del Centro Nacional de Memoria Histórica (Cnmh), las universidades de Antioquia y Eafit, y recibió aportes del Ministerio del Interior y de la Alcaldía de Medellín.

Sin embargo, la segunda fase, que estaba prevista para empezar a desarrollarse a comienzos de este año, se retrasó por cuenta de un recorte presupuestal del Cnmh, de los trámites administrativos en los entes nacionales y porque apenas ahora empieza a destrabarse la continuidad de la administración municipal en el proceso.

Marta Inés Villa, directora la Corporación Región y del Medellín ¡Basta Ya!, explicó que en los próximos días quedará perfeccionado un convenio entre las instituciones que participaron en la primera fase, con excepción de la Alcaldía de Medellín. Eso implica que hoy la investigación cuenta con la mitad de los recursos que se invirtieron en la primera etapa. La directora de Región destacó “la decisión política” de Eafit y de la U. de A. que resolvieron aportar a la investigación el trabajo de los investigadores principales. Asunto que, según dijo, es clave para la continuidad del proyecto.

Explicó, sin embargo, que en las últimas semanas la administración municipal expresó su voluntad de sumarse nuevamente. “Ellos (la Alcaldía de Medellín) manifestaron la intención. Pero el convenio con Mininterior y con el Cnmh ya se había firmado, entonces no pueden estar por lo menos en la parte investigativa. Lo que estamos explorando es la posibilidad de que financien otros componentes”, dijo Villa.

Por su parte, Luz Patricia Correa, directora de la Unidad Municipal de Atención y Reparación a Víctimas del Conflicto Armado de la Alcaldía de Medellín, afirmó que antes de resolver su participación, la administración local quería analizar en profundidad asuntos contractuales y conocer los detalles de esa iniciativa.

“Se trató de darle la mejor institucionalidad al tema, la administración quería tomarse el tiempo de comprender los proyectos. Fue muy difícil entrar al convenio porque ya iba muy avanzado, pero ya le manifestamos al Gobierno Nacional la voluntad de participar y vamos con el componente de pedagogía con la idea de crear un espacio de trabajo conjunto”, dijo Correa.

El Museo Casa de la Memoria, ¿eje de articulación?

El Museo Casa de la Memoria quedó incluido como responsable de cuatro proyectos en el Plan de Desarrollo de Medellín. Foto cortesía Museo Casa de la Memoria

El Museo Casa de la Memoria ha estado en el centro del debate sobre el enfoque que tendrá la ciudad y su administración en relación con la paz. La postura de su directora, Adriana Valderrama, sobre la neutralidad que a su juicio debería tener ese espacio ha sido uno de los aspectos que han suscitado polémica.

Vea también: “Los museos no deben ser de las víctimas ni de los victimarios”: Adriana Valderrama

Hace dos semanas, Valderrama dijo en una nota para Bitácora, revista de los estudiantes de Comunicación Social de Eafit, que el Museo revisará algunas narraciones para presentar un relato neutro: “Lo primero es que estamos revisando los relatos de la Sala 2, un espacio que tal vez, inconscientemente, está responsabilizando a ciertos actores con la narración”. Esa sala de la que habla la directora incluye relatos de desaparición forzada sobre los cuales hay responsabilidades atribuidas incluso por sentencias judiciales.

Pero más allá de la polémica, el Museo también logró un espacio en el Plan de Desarrollo de Medellín. El programa “Memoria para la construcción de paz” cuenta con recursos por más de $17 mil millones que se dividen en cuatro proyectos, uno de ellos enfocado en el fortalecimiento institucional del Museo.

Contrario a lo que varios funcionarios de la Alcaldía expresaron a principios de 2016, ni el Museo ni ninguna otra dependencia se ha consolidado como eje articulador de los temas de paz en la administración municipal. La desaparición de la Consejería para la Vida y la Equidad, que asumió esas funciones en la administración pasada, ha implicado que todavía no exista claridad sobre la vocería en la administración alrededor de la agenda de paz.