Piero canta para ayudar a los indígenas que sustituyeron amapola por café
Leer

Piero canta para ayudar a los indígenas que sustituyeron amapola por café

Andrés Bermúdez Liévano - Noviembre 16, 2018

Piero hará dos conciertos en Bogotá y Pasto para ayudar a los indígenas que sustituyeron amapola por café.

Compartir

Piero, el famoso cantante argentino de la Sinfonía inconclusa en la mar y Mi viejo, acaba de tomar una decisión: desde ahora él es wuasikama. Es un guardián del territorio.

Lo decidió hace un par de semanas, cuando Hernando Chindoy y la comunidad indígena inga del norte de Nariño –que es uno de los mejores ejemplos de sustitución de cultivos de uso ilícito en Colombia– lo buscó para contarle su historia.

Un par de días después, Piero decidió que quería ayudarles de la manera que mejor sabe: cantando.

La lucha de los inga

La historia de los inga del resguardo de Aponte, en las montañas de Tablón de Gómez en el norte de Nariño ilustra –como ha contado Proyecto Coca– todas las complejidades de decirle adiós a un cultivo como la amapola y, en general, de vivir en una apartada zona rural de Colombia.

Por años, esta comunidad de indígenas inga cultivó amapola en su montañoso resguardo en el norte de Nariño. Luego, al completar 40 muertos en una comunidad de apenas 951 familias y vivir en medio de las amenazas y los ataques permanentes de las Farc, el ELN y los paramilitares, tomaron una decisión radical. Se reunieron y dijeron ‘no más’.

En 2003, ellos solos comenzaron a eliminar toda la amapola de sus tierras y se convirtieron en el primer caso de éxito de la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos en Colombia y en un modelo para el camino que están recorriendo unos 115.000 campesinos en todo el país. Su resguardo de Aponte, en el empinado municipio de Tablón de Gómez, completa ya casi 15 años libre por completo de cultivos ilícitos. Los mismos años en que, como parte de ese mismo proceso, recuperaron su lengua, su vestido tradicional, su sus ceremonias espirituales y escribieron el manual –mandato integral de vida– que reúne sus reglas de comportamiento.

Hoy viven sobre todo del aromático café especial que bautizaron Wuasikamas o ‘guardianes de la tierra’ en inga, en honor al rol que ese cultivo les ha permitido asumir de cuidar la vasta área de páramos, bosques y nacimientos de agua que tiene su resguardo en las faldas del parque nacional Doña Juana Cascabel. Ese proceso los llevó a ganarse en 2015 el Premio Ecuatorial, el más importante que otorga Naciones Unidas en temas de desarrollo sostenible local.

Ahora, para llegarle a los consumidores bogotanos y consolidar su apuesta productiva, en diciembre pasado abrieron –como contó Proyecto Coca– el Café Wuasikamas en La Candelaria, que ellos mismos atienden.

No obstante, en una ilustración de los complejos problemas del campo colombiano, lo perdieron casi todo en 2015, cuando una falla geológica destruyó casi toda la infraestructura del poblado donde viven, dejando unas 485 familias fuertemente damnificadas.

Piero decidió sumarse a la causa de los inga de Aponte tras leer la historia que relató en una serie de emails Hernando Chindoy, el gobernador que lideró el proceso. “Conociendo de nuestra situación, se entusiasmó. Le gustó el tema de wuasikamas, que Aponte haya hecho ese ejercicio de erradicación y de superación del narcotráfico en medio de la guerra para cuidar la naturaleza”, dice Chindoy, que le mandó varios reportajes sobre el proceso de su comunidad, incluido el que publicó Proyecto Coca cuando inauguraron su café en Bogotá.

A raíz de ese intercambio, Piero les donó dos conciertos –que bautizaron “Todos somos wuasikamas”- con los que recaudarán fondos para reconstruir el pueblo de Aponte.

¿Cuándo ver a Piero?

En Bogotá, el sábado 8 de diciembre en el auditorio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano (Carrera 4 # 22-40) a las 4 pm. El bono de entrada costará 100.000 pesos e incluye un cuarto de libra de café especial Wuasikamas.

En Pasto, el miércoles 5 de diciembre en el Teatro Bethlemitas (Carrera 43 # 17A – 34) a las 7 pm. El bono de entrada costará 60.000 pesos e incluye un cuarto de libra de café especial Wuasikamas.

¿Dónde comprar la boleta?

Pueden comprar la boleta –y el café, la panela y las artesanías de los inga– en el Café Wuasikamas (Carrera 4 no 12B – 27), a dos cuadras de la Biblioteca Luis Ángel Arango y del Chorro de Quevedo.