¡Pacifista! invita al Rototom Paz | ¡PACIFISTA!
¡Pacifista! invita al Rototom Paz
Leer

¡Pacifista! invita al Rototom Paz

Staff ¡Pacifista! - Mayo 15, 2015

Este sábado 16, los Alerta Kamarada invitan al Rototom Paz, un festival de diez horas consecutivas de música y paz.

Compartir

El Rototom Sunsplash, uno de los festivales de reggae más importantes del mundo, que hasta el 2010 se celebraba en Italia y que ahora tiene sede en Benicàssim, España, llega a Colombia en su tercera versión bajo el nombre de Rototom Paz.

¿Y qué se trae? Simple: diez horas consecutivas de música y paz.

Alerta Kamarada, banda insignia del movimiento rastafari local durante los últimos 18 años, lidera una iniciativa que, este sábado 16 de mayo, con un cartel nutrido de bandas locales entre las que se encuentran la suya, La Severa Matacera , Alto Grado, Lo ke diga el dedo y Nawal, se llevará a cabo en La Media Torta, en pleno centro de la ciudad. El evento no solo será un concierto musical, sino un encuentro para la reflexión y la discusión acerca de conflicto y paz en Colombia que además contará con invitados especiales como María José Pizarro, protagonista de nuestro documental Hija de la Guerra, y Juan Carlos Villamizar, candidato de la Unión Patriótica a la Cámara de Representantes por los colombianos en el exterior.

Para conocer más a fondo esta iniciativa, hablamos con los kamaradas Javier Fonseca y Pablo Araoz.

 

Este año el Rototom lleva un bonito y oportuno apellido: Paz.

 

 

 

Pablo: Las dos pasadas ediciones que hicimos del festival Rototom acá en Colombia fueron a modo de concurso. En esas versiones, las bandas locales compitieron entre sí para representar al país frente a otras latinoamericanas, para decidir, luego, cuál viajaba a Europa al festival.

 

Javier: Este año no hay concurso. Lo que haremos es un concierto que celebre la paz. Por eso, lo más importante del evento será el conversatorio sobre el tema, con María José Pizarro y Juan Carlos Villamizar. Acá en Colombia será el Rototom Paz y en España el Rototom Sunsplash Peace and Love.

Pablo: Es una idea internacional que decidimos realizar acá porque estamos en pleno proceso de paz y sentimos que tenemos que hacer parte de él. Hay muchos que tenemos bastante que decir y la idea es que actuemos como mensajeros.

¿Desde la producción misma del concierto estuvo presente el tema de la paz?

Javier: Es que en la escena musical todo es competencia, se nos olvidó compartir. Este concierto tiene que ser visible no solo para la gente dentro del reggae o del ska, sino con todos. Por eso, desde el montaje invitamos a personas como al cantante de Triple X, que es una banda de punk; a Gustavo García, Pantera, que hace salsa; o a Rocca, que es de rap. Todos estamos en la misma desde hace mucho tiempo, tratando, desde nuestras plataformas y proyectos, de aportar para estar una chimba. Ya todos estamos re mamados de estar en guerra, de sentirnos perseguidos porque pensamos o nos vestimos diferente. Creemos que nuestras pequeñas acciones y nuestras canciones pueden hacer bien. Por eso el conversatorio, por eso compartir la palabra en un lugar tan importante como la Media Torta, que tiene más de 70 años, que es un emblema de Bogotá , por el que ha pasado Animalandia, Pacheco, Chespirito… y ahora nosotros.

¿Qué papel juega la música y, en especial, el reggae local en la construcción de paz?

 

Pablo: El reggae es la música de las naciones. Fue creado para unir, compartir y transmitir buena energía. Cuando escuchas reggae, inclusive sin letra, solo el riddim, es algo que te puede cambiar la vida, curar tus células, desintoxicar tu cuerpo y sanar tu alma. La música en sí es una herramienta intangible hermosa, de contestación y construcción, que ayuda a mantener el equilibrio.

Javi: El reggae es eso: peace and love and unity for the community (paz y amor y unidad, para la comunidad). ¿Sí o no? Y en eso estamos nosotros. Alerta Kamarada lleva en eso 18 años, intentando hacer con la música algo que sea opuesto a la violencia. Nosotros con el reggae buscamos que la música vaya a la acción. Los mensajes son una nota, pero los movimientos son los que sirven para hacer aportes positivos. Generalmente, un concierto es eso, un concierto. Pero nosotros queremos que este llegue a otro nivel, por eso vamos a romper el esquema con el conversatorio de María José Pizarro y Juan Carlos Villamizar, para que hablen de paz con la gente joven, en su lenguaje y los motiven a involucrarse.

Muchos sostienen que el origen de la guerra parte de la división interna de cada persona, de sus ruidos mentales y emocionales. ¿Creen que esto es cierto?

Pablo: La idea, precisamente, es que si hablamos de paz en Colombia, significa que tenemos que empezar a hacer la paz con nosotros mismos. El mensaje que enviamos en el concierto es que cada uno se ponga la mano en el corazón y mire cómo puede aportar. Este asunto no depende de que el comandante tal se reúna con el otro, sino que desde acá la construyamos.

Javier: Pensar que la cosa es solo de que allá se haga un acuerdo mientras acá nos matamos, no sirve. Si se firma algo acá tenemos que hacer acuerdos personales.

La creatividad es un mecanismo importantísimo para la paz. ¿Cómo combatir la ignorancia y las mitificaciones en torno a la paz desde alternativas creativas?

 

Pablo: Nosotros, por ejemplo, vamos a proponerle a la gente que cambiemos de dinámica. Que ya no pensemos en guerra y destrucción sino en paz y construcción. Solo de esa manera logramos generar memoria colectiva, que es la que permite perdonar sin olvidar.

Javier: Otra cosa es que cuando se habla de paz, uno ve a esos manes y a uno le da una locha y cambia de tema. A veces esa parecer ser la estrategia, porque entre más lejos lo tengan a uno mejor. Imagínate donde la gente joven realmente se pusiera a hacer algo. La música es eso, darle oportunidades a la gente, inspirarla. Nosotros lo que vamos a hacer es motivarlos con algo que nos les de mamera: ¡con música!

 

Pablo: Y todo el tiempo hay lados intentando desprestigiar el cambio. En el caso del proceso de paz hay un porcentaje pequeño que es poderoso, empezando por el señor U y el procurador, que lo quieren tumbar. Pero el gran común de la gente quiere paz. Las víctimas quieren paz.

Javier: Pero es que todos somos víctimas de la guerra.

¿Cómo se han sentido víctimas ustedes?

Javier: El año pasado fuimos víctimas directas de la guerra, con el asesinato de Daladier Arismendi, nuestro parcero de la vida. Uno sabe que pasan cosas y que matan a gente y que atracan, pero algo tan visceral, hijueputa, eso nunca lo había vivido… Después reflexioné y entendí que yo siempre había sido víctima de la guerra porque nunca había podido estar en paz por mi país. Y, ¿por qué? Esto no puede seguir así. Yo entiendo que muchos empuñan un arma por falta de oportunidades, pero la cosa es de uno mismo.

 

Que los jóvenes no sintamos que la paz es ajena, porque finalmente es nuestro futuro…

Javier: Los negociantes son los que están definiendo nuestro futuro, nuestra vida, y la gente no puede desentenderse del asunto porque después no van a tener cómo reclamar. Es importante escuchar a todos, no solamente a los que son públicos o protagonistas, porque todos tienen nuevas perspectivas. Esta energía de este concierto busca eso.

 

Pablo: La cultura y la música en el postconflicto toman una importancia fundamental porque es donde va a estar involucrada la gente. La política y la música no están desconectados, porque finalmente lo que hacemos es dialogar, conciliar y construir.

 

***

Festival Rototom Paz

¿Cuándo?: Sábado 16 de mayo a las 11 a.m.
¿Dónde?: Teatro La Media Torta
¿Cuánto?: Gratis